Sabino Fernández Campo

Conde de Latores, Caballero del Real Cuerpo de la Nobleza del Principado de Asturias y ante todo y sobre todo Secretario General de la Casa del Rey hasta el año 1993, Sabino Fernández vivió apegado a un misterioso silencio, predico con el ejemplo de la honradez y fue, hasta el final de sus días,  fiel a España, fiel al Rey y a las personas que le rodeaban.

¿Quieres tener en tu web las últimas noticias, fotos y vídeos de Sabino Fernández Campo? Entra aquí y te explicamos cómo hacerlo

17 Marzo 1918 - 26 Octubre 2009
Oviedo
Horóscopo : Piscis

Sabino Fernández Campo vino al mundo a principios del siglo XX con un libro de protocolo bajo el brazo. Educado como hijo único en un ambiente político dividido se licenció en Derecho por la Universidad de Oviedo con el objetivo de moverse en las altas esferas de la diplomacia, sin embargo pronto sus pasos se dirigieron hacia el ámbito militar, no solo por la Revolución de Asturias de 1934 donde se decido principalmente a la labor de abastecimiento sino también debido a la Guerra Civil Española.

 En 1941 Sabino ingresó en las primeras oposiciones del Cuerpo de Intervención Militar, donde tras su paso por varias ciudades españolas acabó ascendiendo a Teniente Coronel, en diciembre de 1956. Su afán de superación y sus ganas por aprender parecían no tener fin, y después de haber ejercido el cargo de Interventor en la Dirección General de Industria y Material del Ministerio del Ejército se marchó a Estados Unidos para realizar el curso "The economics of the National Security" en el Industrial College.

Diplomado en Economía de guerra, Fernández Campo formó parte durante 20 años de la secretaría técnica de siete ministros del Ejército, una labor que dio por terminada para volver a encauzar sus pasos hacia el mundo político. Durante la transición y después de haber conocido de primera mano todos los ‘entresijos’ del Ejército, Sabino fue nombrado en 1975 subsecretario de la Presidencia del Gobierno gracias a la propuesta presentada por el ministro Alfonso Osorio, el mismo puesto que ocuparía un año en el Ministerio de Información y Turismo bajo el gobierno Arias Navarro.

Su soledad de hijo único le llevó a convertirse en padre de diez hijos tras contraer matrimonio con Teresa Fernández Vega, su fiel compañera hasta 1974 momento en el que ambos decidieron poner punto y final a su matrimonio de manera amistosa. Tras perder dos hijos, Sabino se refugió en el trabajo y en 1977 fue designado por el rey, Juan Carlos, Secretario General de la Casa del Rey hasta 1993. Sabino tuvo un papel esencial en la Monarquía y durante los años que ejerció como ‘mano derecha’ del Rey no se puede hacer un paso por La Zarzuela sin ensalzar su figura.

Fue un férreo y fiel defensor de la Corona, y muchos son de la opinión de que Sabino más sabe por lo que calla que por lo que dice. Esconde con esmero un libro de anécdotas y sucesos durante sus años como Secretario General de la Casa del Rey que nadie ha podido leer y que vigila con recelo. En él imaginamos que habrá un capitulo especial al fallido Golpe de Estado del 23-F en donde él también fue uno de los encargados en desarticularlo. Suya es la famosa frase: “Ni está ni se le espera” respuesta que dio telefónicamente al general Juste (general de la división acorazada Brunete) cuando pregunto si Alfonso Armada había llegado al Palacio de la Zarzuela.

Implacable defensor del juacarlismo se convirtió el mejor consejero del Rey y aunque volcado en sus compromisos profesionales, Sabino Fernández Campo tuvo de nuevo tiempo para abrir su maduro corazón a la periodista y escritora asturiana María Teresa Álvarez, veintisiete años más joven que él y con la que contrajo matrimonio en 1997.

Conde de Latores y Caballero del Real Cuerpo de la Nobleza del Principado de Asturias, Sabino Fernández, quien fallecía el 26 de octubre de 2009 en Madrid a los 91 años de edad debido a una dolencia intestinal agravada por una insuficiencia respiratoria, vivió apegado a un misterioso silencio, predico con el ejemplo de la honradez y fue, hasta el final de sus días, fiel a España, fiel al Rey y a las personas que le rodeaban.

Archivo de biografías
Buscador de biografías: