Manuel Díaz 'El Cordobés'

Nació en la madrileña localidad de Arganda, aunque siendo niño se trasladó con su madre y hermanos a Córdoba. A los quince años hizo su debú de luces. Diez años más tarde, tras una irregular carrera de novillero, tomó la alternativa el 11 de abril de 1993 en un cartel de lujo con Curro Romero de padrino. El diestro es fuerte dentro y fuera de la plaza, porque la vida le ha dado luces y sombras que él enfrenta con la misma elegancia. Y una enorme sonrisa...

¿Quieres tener en tu web las últimas noticias, fotos y vídeos de Manuel Díaz 'El Cordobés'? Entra aquí y te explicamos cómo hacerlo

30 Junio 1968
Arganda del Rey, Madrid
Horóscopo : Cáncer

Se vistió de luces con quince años. Corría 1983 y aún le quedaban por delante diez años antes de tomar la alternativa, el once de abril de 1993, de la mano de Curro Romero. Fueron años en los que Manuel Díaz quería demostrar -en cosos de tercera y segunda categoría y como novillero- que su amor hacia el mundo del toro, y su arte, corría por las venas. Porque él siempre reivindicó que Manuel Benítez El Cordobés era su padre. Y aunque esta paternidad nunca ha sido reconocida ni por el mítico diestro ni por los tribunales, el joven novillero se ha batido por las plazas de medio mundo para mostrar que por las venas fluye un espíritu muy torero.

El amor
En octubre de 1997 se casó con Vicky Martín Berrocal en la iglesia del Salvador de Sevilla. Ella es hija de un prestigioso empresario taurino. La pareja resplandeció cuando nació su hija, Alba, "una niña que ha heredado la raza del padre y la fuerza de su madre". Sin embargo, como un duende malo que aparece en los momentos más inoportunos, llegó el desamor. Se materializó justo cuatro años después de la boda. La pareja volvía a reunirse para firmar un papel, pero esta vez se trataba de una separación matrimonial de mutuo acuerdo.

Durante el proceso de separación ambos demostraron que por encima de todo son dos personas elegantes. Se respetaron y lucharon porque la separación fuera lo menos traumática posible, sobre todo por su hija. Y aunque pronto parecieron rehacer sus vidas, siempre guardaron unas gotas de afecto el uno para el otro.

Manuel Díaz El Cordobés declaró en esos momentos: "La vida me ha dado más de lo que yo pensaba, pero vivir es difícil y ahora todas mis fuerzas están en mi profesión. Mi vida es empezar de nuevo cada día". Las plazas del mundo, su hija y el amor... Con sus venturas y desventuras a El Cordobés no se le olvida conservar una sonrisa amable que comparte con todos los que le rodean.

Archivo de biografías
Buscador de biografías: