Guillermo de Holanda

Primogénito de la reina Beatriz de Holanda y del príncipe Claus von Amsberg, Guillermo de Holanda ha sabido cumplir con su deber de heredero desde muy pronta edad. En 1985, el príncipe de Orange-Nassau se convirtió en miembro del Consejo de Estado. Amante de los altos vuelos (obtuvo el título de piloto en 1993), Guillermo de Holanda promete convertirse en un Rey modélico para el siglo XXI.

Biografías relacionadas

Máxima de Holanda

17 Mayo 1971

Buenos Aires, Argentina

Beatriz de Holanda

30 Enero 1938

Utrecht, Holanda

¿Quieres tener en tu web las últimas noticias, fotos y vídeos de Guillermo de Holanda? Entra aquí y te explicamos cómo hacerlo

27 Abril 1967
Utrech, Holanda
Página oficial: http://www.koninklijkhuis.nl/
Horóscopo : Tauro

Con la década de los ochenta recién nacida, Beatriz de Holanda dijo el sí quiero a su pueblo. Desde ese momento, su hijo, el príncipe de Orange-Nassau, se convirtió en el heredero de la Corona de Holanda. Trabajó arduo para mantener bien alto el excelente papel que aún desarrolla su madre, la Reina. Estudió Historia en la Universidad de Leyden y se preparó intensamente para conocer todas y cada una de las riquezas que guardaba la historia de su país. En 1993, una vez alcanzado el título de maîtrise, logró el diploma militar de piloto en el 334º escuadrón de transporte del Ejército del Aire. Y, todo un sueño, se lo concedió su abuelo, el príncipe Bernardo.

A medida que los años pasaban, Guillermo de Holanda fue asumiendo más responsabilidades dentro de la Casa Real de su país. Desde que alcanzó la mayoría de edad formó parte del Consejo de Estado y, durante los siguientes años realizó con frecuencia visitas oficiales en nombre de su madre. También dedicó gran parte de su tiempo a la gestión del agua, ya que aceptó dos cargos importantes en este sentido: miembro de honor de la Comisión Mundial del Agua y alto patronazgo del Partenariat Mundial para el agua.

El príncipe Guillermo ha sido miembro del alto patronazgo del Comité Olímpico Holandés y desde febrero de 1998 pertenece al Comité Olímpico Internacional.

 

Un noviazgo y una boda convertidas en cuestión de Estado

Y mientras en la vida profesional Guillermo de Holanda cumplía con nota en todas sus funciones, en la vida sentimental no había encontrado la princesa que ocupara su corazón y no fue hasta el 30 de marzo de 2001cuando la reina Beatriz de Holanda anunció el compromiso oficial de su hijo con la joven argentina Máxima Zorreguieta. Guillermo tenía 34 años aunque su historia de amor con Máxima comenzaría en mayo de 1999 cuando ambos acudieron a una fiesta en Sevilla. Ella era la encargada de hacer las fotografías del evento y el príncipe holandés parece que no pudo evitar fijarse en ella.

"Lo primero que vi al entrar fue a esta señora detrás de una cámara enorme y pensé: no, por favor". Unos días después, Guillermo comenzó a llamar por teléfono a Máxima "llamaba hasta tres y cuatro veces al día". Tres semanas después, Guillermo cruzaba el Atlántico y visitaba a Máxima en Nueva York. "A mí hasta se me había olvidado su cara", reconocía Máxima.

El noviazgo entre Guillermo de Holanda y Máxima Zorreguieta no estuvo exento de polémica. Cuando se descubrió la relación entre el Príncipe y la joven argentina se creó un halo de misterio entorno a quién había sido la elegida por el corazón del heredero de la Corona. Mientras algunos apuntaban a que se trataba de la hija de unos inmigrantes afincados en una provincia argentina, otros, aseguraban que era hija de un ex secretario de Estado argentino durante el régimen de Videla.

Una vez que fue verificado la segunda versión y, por lo tanto el pasado político de Jorge Zorreguieta, el noviazgo de Guillermo y Máxima se convirtió en una cuestión de Estado en Holanda. A pesar de estos recelos iniciales, la relación de la pareja, que tuvo que pasar la aprobación del primer ministro y de la reina Beatriz, se fue formalizando con el paso de tiempo hasta llegar al esperado anuncio del compromiso, el 30 de marzo de 2001.

El 2 de febrero de 2002, el príncipe Guillermo y Máxima se daban el ‘sí, quiero’ en una ceremonia religiosa celebrada en la iglesia de en Nieuwe Kerk de Ámsterdam y oficiada por el reverendo C. A. Ter Linden, ministro emérito de la iglesia Kloosterherk. Durante el enlace, la princesa de Holanda luchó por contener sus lágrimas, las que derramaron en más de una ocasión por la gran emoción de la ceremonia. Los grandes ausentes de la boda fueron los padres de Máxima, ya que así lo decidió el Parlamento holandés en respuesta a las críticas que Máxima recibió por ser hija de un antiguo ministro del régimen de Jorge Rafael Videla en Argentina.

El enlace fue entonces recibido con dudas en Holanda, tanto por el mencionado pasado de la familia de Máxima como por su confesión católica -frente al protestantismo habitual de la Familia Real holandesa-, unas reticencias que han ido desapareciendo con el paso del tiempo. La pareja es la más popular de la Familia Real, sobre todo gracias a la espontaneidad y la simpatía de Máxima, que es muy querida por los holandeses. Desde que celebraron su enlace, Máxima de Holanda ha sabido vencer las reticencias con cercanía y se ha convertido en una de las princesas más elegantes de Europa.

Guillermo y Máxima han logrado crear una familia, en donde las "princesas" han ganado la batalla a los "príncipes". Tan solo un año y medio después de convertirse en marido y mujer, los Príncipes de Orange se convertían en padres. El 7 de diciembre de 2003 nacía la primera hija del matrimonio, a la que llamaron Catharina-Amalia Beatriz Carmen Victoria y quien tras la coronación de su padre como Rey de Holanda el 30 de abril de 2013 ocupará el primer lugar en la lista de sucesión.

A la futura reina de Holanda le duró muy poco su papel de hija única, pues un año después, el 29 de diciembre de 2004 la Casa Real holandesa anunciaba en boca de la pequeña Amalia que pronto tendría una hermanita: "Estoy muy contenta de poder anunciaros que espero tener un hermanito o una hermanita a mediados de julio de 2005" rezaba el citado comunicado. El 26 de junio de 2005 nacía, varias semanas antes de lo previsto, su segunda hija, en el hospital Bronovo de La Haya. La pequeña recibiría el nombre de Alexia Juliana Marcela Laurentien y no sería la última en llegar.

Aún faltaría por llegar la tercer "A" de Holanda y tras la llegada de Amalia y Alexia, nacería Ariane, el 10 de abril de 2007. La pequeña, que al igual que sus hermanas nacería en el hospital Bronovo, fue bautizada el 20 de octubre de 2007 bajo el nombre de Ariane Wilhelmina Máxima Inés de Orange-Nassau.

 

Cumpliendo con su papel de Príncipe heredero y de padre de familia y justo después de haber llegado de un viaje oficial a Singapur acompañado por su madre y su esposa, Guillermo de Holanda veía como le llegaba la oportunidad para la que se había preparado toda su vida, ser Rey de Holanda. El 28 de enero de 2013 la reina Beatriz anunciaba su decisión de abdicar el 30 de abril, trigesimotercer aniversario de su investidura real, a favor del príncipe Guillermo Alejandro. En un escueto discurso, Beatriz aseguró que Guillermo y Máxima estaban "completamente preparados" para sus futuros cargos dejando claro que ambos "servirán a la nación con devoción, en conformidad con la Constitución y pondrán al servicio del Reino todo su talento".

Guillermo de Holanda accede al trono con 45 años y lo hace con el nombre de Guillermo IV. Es el primer príncipe europeo de su generación, en la que se encuentra el príncipe de Asturias, Federico de Dinamarca, Carlos de Inglaterra, el príncipe Guillermo de Luxemburgo, que se convierte en Rey tras la abdicación de su madre.

El nuevo rey gobernará un país -un auténtico paraíso para todas las manifestaciones artísticas-, situado entre Bélgica y Alemania y abierto al Mar del Norte, con una altísima renta per cápita, sin a penas desempleo, rica agricultura, próspera industria, hermosos paisajes y población acogedora.

 

La única sombra que empañará el comienzo de este reinado, será el delicado estado de salud que atraviesa su hermano, el príncipe Friso, quien en febrero de 2012 sufría un grave accidente al ser aplastado por una avalancha en la nieve y que le mantiene en coma desde entonces. Ni Guillermo ni ningún miembro de su familia han perdido la esperanza de que Friso vuelva a recuperarse y pueda ver como su hermano, ahora es el Rey.

Archivo de biografías
Buscador de biografías: