Castilla-La Mancha

Las hoces del río Júcar: un paisaje de riscos y gargantas

 1 2 3 

En Alcalá del Júcar existen miradores con impresionantes vistas.

A orillas del río Júcar se pueden encontrar agradables rincones.

Desde el cercano Casas del Cerro o desde el puente de Rafael se obtienen, especialmente a primeras horas de la mañana, las mejores vistas de todo Alcalá, que habrá que recorrer despacio sin olvidar su castillo, de origen árabe —al igual que todas las fortificaciones de la comarca— y la iglesia parroquial de San Andrés (siglos XVI al XVIII).
Otra curiosidad es su plaza de toros con gradas de piedra, que presume de ser una de las más antiguas de España, y que está levantada aprovechando una de las pocas zonas llanas.

En Alcalá hay una curiosa gastronomía: las tonas de sardinas que viene fabricando desde hace muchos años el panadero Modesto, uno de los personajes más señeros de la localidad. Modesto tiene horno para hacer asados y mantecados, rollos de huevo y torticas. El duro frío del invierno justifica la consistencia de los gazpachos manchegos (nada que ver con los de Andalucía) y la afición secular a los productos de la matanza.

Prohibida su reproducción total o parcial. ©2006 Hola, S.A.

  

 1 2 3