Extremadura

El Valle del Jerte despliega todo su esplendor en primavera

 1 2 3 4 

La naturaleza en el Valle del Jerte se desborda en primavera.

Una paleta impresionista de blancas tonalidades convierten el valle en algo digno de ver.

La sorpresa del valle

El paisaje entonces cambia de forma radical, apareciendo a nuestros pies un profundo valle cubierto por extensos bosques de robles y castaños, surcado por cristalinas gargantas que dan vida al Jerte y, naturalmente, modelado por las terrazas en las que se cultiva el esperado cerezo.
La buena vista de este espectáculo se tiene desde la misma carretera, en una de las últimas curvas del kilómetro 353, fácilmente reconocible por una pequeña explanada que se abre a su derecha. Desde aquí la panorámica es completa.

Tornavacas es el primer pueblo de la ruta. La exuberante vegetación y el rumor del agua envuelven a esta localidad encajada entre las sierras de Gredos y Bejar, en la que nace el Jerte. Su caserío compacto se articula en torno a la Calle Real, que guarda hermosas construcciones medievales, y a la iglesia de la Asunción, del siglo XVI.

Prohibida su reproducción total o parcial. ©2006 Hola, S.A.

  

 1 2 3 4