Castilla-León
Enero

El chorro de Navafría

1 2 3 

Mapa de situación


Plan de ruta


Los pinares segovianos que se extienden en torno a la localidad de Navafría, en el piedemonte guadarrameño, constituyen un paraje de excepción. A la vista quedan las miles de hectáreas de sus densos pinares, auténtico tesoro cuidado con mimo por sus lugareños desde la noche de los tiempos. Gracias a ese mimo, a la sabia explotación de estos bosques, hoy puede disfrutarse de una de las mayores manchas de pino silvestre de toda Europa. La riqueza silvícola que proporciona es el motor de un elevado número de pueblos en una y otra vertiente de la sierra.

Guarda esta apretada mancha forestal un lugar fresco y apetecible: el área recreativa de El Chorro de Navafría. En medio de los pinares que rodean esta localidad, perfectamente señalizado y a muy poca distancia del pueblo, se descuelga el arroyo del Chorro por un largo tobogán rocoso de varias decenas de metros. Desde su parte superior hasta su base, el salto se escalona en varios tramos largos, a modo de acuática escalera, proporcionando un espectáculo siempre reconfortante. Recuperado del resuello al que fuerza la pronunciada pendiente, que permite alcanzar la cascada en unos veinticinco minutos desde los aparcamientos del área recreativa a la que da nombre, los más inquietos pueden continuar la trepada. Unos toscos escalones de piedra habilitados en uno de sus costados permiten ascender desde la poza oscura en la que se precipitan las aguas, con ameno estruendo y agitación, hasta el punto, en lo alto, desde donde se arranca la pinariega cola de caballo. Sano ejercicio y satisfacción asegurada. La desmadrada afluencia de visitantes que este lugar recibía en el pasado, en épocas de asueto, llevó a la creación de esta área recreativa, perfectamente ordenada y dotada de servicios, fuentes, barbacoas, mesas, restaurante Pero, sin duda, la estrella, sobre todo cuando aprieta bien fuerte el sol, son las diferentes piscinas naturales que se han acondicionado en el lugar. Su uso y disfrute —de las piscinas y de todo el entorno natural —conlleva pagar una entrada y tener que dejar el coche en los aparcamientos muy bien sombreados por los centenarios pinos.

Prohibida su reproducción total o parcial. ©2006 Hola, S.A.

  

1 2 3