Información

  Ver descripcion  Descripción
  Más información  Más información
  Ver galería de fotos  Galería de fotos

(Australia)

Ayers Rocks, uno de los monolitos más grandes del mundo en el desierto australiano

1 

Espectacular imagen del atardecer sobre el monolito de Ayers Rock.

Vista de los Montes Olga, que a lo lejos parecen cabezas de gigantes.

Esta mole de arenisca se levanta sobre el árido paisaje del outback australiano, a unos 450 kilómetros al Suroeste de la ciudad de Alice Springs. Hoy desde ésta se puede volar hasta las inmediaciones de este magnético monolito que durante miles de años ha sido considerado sagrado por los aborígenes, pero es mucho más excitante hacerlo por carretera para por fin ver despuntar su inmensidad tras largas horas al volante por una carretera sin apenas curvas que se abre camino por el paisaje monótono y rojo del desierto australiano. Está aparentemente vacío, pero lleno de lirismo para quien tenga la sensibilidad de captar lo de indómito y ancestral que tienen estos parajes y el vigor que por estos pagos se gasta la Naturaleza, que pasa sin contemplaciones de la sequedad más demoledora a las lluvias torrenciales que han ido modelando tortuosamente sus roquedos a lo largo de los siglos. La mayor recompensa –aunque no la única– que depara semejante viaje aparece en Uluru, uno de los monolitos más grandes del mundo, con sus 3,6 kilómetros de largo y 2,4 de ancho, cuyas tonalidades rojizas son consecuencia de la oxidación. Son 348 los metros que se eleva desde el suelo, aunque lo que asoma sobre la superficie se cree que es apenas una tercera parte de su enormidad, ya que el resto yace sepultado bajo la tierra. Su nombre más conocido internacionalmente es Ayers Rock, el que le dieron los británicos en honor a un primer ministro que rigió una parte de la colonia, pero el verdadero, por el que siempre lo ha designado el pueblo anangu, es Uluru. Hoy la gran roca ha recuperado su nombre ancestral gracias a la política de valorización de la cultura aborigen que en los últimos tiempos se está llevando en Australia tras décadas de desmanes en este sentido.

Lugar sagrado para los Anangu
No es extraño, con la mística que con turistas y todo irradia el monolito, que los anangu lo hayan venerado durante siglos como lugar sagrado y hayan tejido a su alrededor todo un rosario de leyendas. Hasta 1958 Uluru y los montes Olgas, una peculiarísima colección de casi cuarenta rocas redondeadas como cabezas de gigantes a una media hora por carretera de Ayers Rock, quedaban dentro de una reserva aborigen hasta que la zona se constituyó en el hoy Parque Nacional Uluru-Kata Tjuta, que fue en 1987 declarado por la Unesco como Patrimonio de la Humanidad. Los anangu, que han reclamado en infinidad de ocasiones su control y han denunciado que se permita a los visitantes escalar su roca sagrada, de momento han logrado un acuerdo con el Gobierno australiano, que les reconoce su titularidad y les concede una gestión conjunta del parque durante un periodo de transición. Hoy algunos de sus enclaves más sagrados están vetados a los visitantes, en la zona ha abierto un centro que da a conocer la cultura aborigen y son guías locales los que muestren a los visitantes algunos de sus secretos, como las pinturas rupestres que pueden verse en algunas cuevas de la gran roca.

Prohibida su reproducción total o parcial. ©2006 Hola, S.A.

  

1 

Síguenos

Síguenos en facebook
Síguenos en twitter

DESTINOS HOLA

imagen YA A LA VENTA ESPECIAL ¡HOLA! VIAJES 2014


Puedes encontrar en tu quiosco el nuevo número en el que que este año proponemos 50 experiencias inolvidables para hacer una vez en la vida. ¡No te lo pierdas!

imagen NAVEGANDO POR LOS CONFINES DEL MUNDO


Un crucero para hacer (al menos) una vez en la vida.

Especial Viajes Nº 19 VIAJES Nº 19


Este año te proponemos 50 experiencias inolvidables por el mundo para hacer una vez en la vida.

banner_ofertas_escapadas_hola

Recomendaciones

Nuevo Servicio

hofmann