Andalucía

Aracena: ruta gastronómica por la tierra del jamón ibérico

1 2 3 

Uno de los pueblos más bellos de la sierra de Aracena es Alájar.

La ruta discurre entre idílicos paisajes serranos tupidos de encinas, castaños y robledales.

Sólo mencionar Aracena y la boca se hace agua. Su nombre recuerda el sabor de uno de los mejores jamones ibéricos de España. Es el nombre del pueblo más grande de la comarca, pero también el de uno de los parques naturales más bellos de Andalucía.

Desde Aracena a Aroche, la N-433 dibuja una ruta con cientos de motivos para disfrutar. Hay grutas naturales, pueblos blancos colgados de los peñascos, dehesas de alcornoques y encinas, conjuntos histórico artísticos, edificios nobles, iglesias imponentes, castillos medievales y, sobre todo, una gastronomía que por sí misma merece una escapada. Hay que partir en su busca.

Entre idílicos paisajes serranos tupidos de encinas, castaños y robledales descubrirás un conjunto de bellos pueblos que engrandecen la Sierra Morena onubense. El viaje comienza en Aracena, cuyo principal reclamo turístico es la Gruta de las Maravillas. Aprisionada en una montaña, se adentra entre estrechos pasadizos hasta llegar a salones celestiales de donde cuelgan cónicas estalactitas. Siglos y siglos lleva el agua construyendo este espacio irreal y caprichoso que se sucede a lo largo y ancho de 1.500 metros de irregulares galerías. A las puertas de la gruta, un curioso museo de escultura al aire libre invita a perderse en un mundo de formas, insinuaciones y pulsaciones artísticas.

Aracena está a los pies de un castillo templario construido allá por el siglo XIV y que primero fue mezquita, como buena parte de las iglesias que se prodigan por esta serranía de pardos bosques y tiernas dehesas. Entre la blancura de sus calles y el abrigo de sus alamedas, la localidad muestra un catálogo de hermosos templos.

Prohibida su reproducción total o parcial. ©2006 Hola, S.A.

  

1 2 3