Lugares que tienes que ver cerca de Oviedo, pero sin alejarte mucho

Desde las joyas prerrománicas del monte Naranco a los meandros del río Nora o un descanso de relax en la villa termal de Las Caldas. Hay mucho que descubrir a dos pasos de la capital asturiana.

BALNEARIO REAL DE LAS CALDAS

En las cercanías de Oviedo, en un pueblecito con encanto en medio del verde paisaje asturiano, se encuentra el balneario histórico de Asturias, una antigua casa de baños diseñada en 1776 por Ventura Rodríguez que es el origen de esta villa termal, cuyas aguas con propiedades mineromedicinales son conocidas desde hace más de dos siglos. El complejo lo forman hoy dos hoteles, el original espacio wellness Aquaxana, inspirado en el emblemático Panteón de Roma, el centro termal El Manantial, un centro Clinic, un restaurante...

Termal-las-candasVER GALERÍA

MEANDROS DEL NORA

Entre los concejos de Oviedo y Las Regueras y a su paso por el pueblo de San Pedro de Nora, el río Nora dibuja en su tramo final, hasta su desembocadura en el río Nalón, unos curiosos meandros. El mejor lugar para disfrutar de ellos es el mirador situado en la parte más alta del pueblo de Priañes, rodeado arces, castaños, encinas y fresnos. Para visitar también en este entorno, las termas romanas de Valduno y, sobre todo, la iglesia prerrománica de San Pedro de Nora, a orillas del río.

meandros-noraVER GALERÍA

CENTRO NIEMEYER DE AVILÉS

Fue este centro cultural obra del arquitecto brasileño quien cambió radicalmente la fisonomía de esta ciudad asturiana a 25 minutos de Oviedo. Pero en Avilés, además de la vida cultural que gira en torno a este lugar, también hay otras cosas por descubrir, como su casco antiguo, que además es conjunto histórico, los soportales de su calle Galiana y edificios tan notables como el Palacio de Ferrara o el Teatro Palacio Valdés.

niemeyer-avilesVER GALERÍA

GIJÓN

Una de las grandes excusas para dejarse caer por Gijón, a menos de media hora en coche, es su gastronomía. Para golosos están sus confiterías y heladerías, para conocer y degustar la bebida asturiana por excelencia, sus llagares y sidrerías, y para disfrutar de lo mejor del mar y la montaña, los restaurantes y bares en torno a su porticada plaza Mayor. Pero la excursión puede dar mucho más de sí en esta ciudad, porque también tendrás que sacar tiempo para pasear por la playa de San Lorenzo y seguir su senda costera, por el Jardín Botánico Atlántico, hacerte una foto con el anagrama de Gijón o el Árbol de la sidra del puerto deportivo, ir de compras por el llamado Soho de Gijón y patear a fondo Cimadevilla, su barrio más emblemático.

gijonVER GALERÍA

MONTE NARANCO

El monte Naranco da mucho juego para una excursión, a 15 minutos en coche de la catedral. Se puede disfrutar de las vistas desde su cima –donde se encuentra la descomunal escultura del Sagrado Corazón de Jesús–, de su área recreativa, con merendero y zonas verdes y de juego–, de una senda peatonal acondicionada… Pero, a lo que todo el mundo sube es visitar las dos joyas prerrománicas que se encuentran en la ladera del monte, Santa María del Naranco (en la imagen) y, a un centenar de metros de ella, San Miguel de Lillo. Como complemento, en las antiguas escuelas se encuentra el Centro de Interpretación del Prerrománico Asturiano, donde a través de paneles, piezas y maquetas se explica de manera rigurosa este arte declarado Patrimonio de la Humanidad.

monte-narancoVER GALERÍA

SENDA DEL OSO

Atrae por su nombre y por lo cerca que está de Oviedo, a media hora, pero cuando uno recorre a pie o en bicicleta esta senda que discurre por el trazado de un antiguo ferrocarril que comunicaba las minas del valle de Quirós y las de Teverga lo que sorprenden son los parajes por los que atraviesa: desfiladeros impactantes, túneles excavados en roca... Se divide en dos tramos, el primero tiene como punto de partida Entrago, el segundo discurre entre Caranga de Abajo (Proaza) y Santa Marina (Quirós).

senda-osoVER GALERÍA

CANDÁS Y LUANCO

Dos pueblos bonitos en la costa a solo 30 minutos de Oviedo para una escapada rápida. El primero es la capital del concejo de Carreño, que merece un largo paseo y un vistazo desde abajo para ver el trajín de barcos de su puerto, pero también desde arriba, bien desde la cuesta de La Formiga, en el monte Fuxa, bien desde el mirador del faro. Hay otros paseos para el recreo visual, como el que bordeando la playa de Candás –con la peña Furada como insignia– y la llamada de la Palmera enlaza el paseo marítimo con Perlora. Siguiendo el litoral hacia el norte, está Luanco, la capital del concejo vecino, el de Gozón, una villa con mucho encanto que preside una amplia ensenada con buenas playas, el antiguo puerto, sidrerías y restaurantes donde se come buena cocina marinera y un casco histórico, con una larga colección de edificios notables.

candasVER GALERÍA

También puedes leer:

Asturias, uno de los tres destinos españoles que The New York Times recomienda para 2020

Oviedo, resumida en un día, para descubrirla y salir de fiesta

Más sobre

Read more