Lerma, el bonito pueblo de Burgos que se ha llenado de ángeles

Frías, Covarrubias, Caleruega y… Lerma. Cuatro pueblos burgaleses con el mérito de estar entre los más bonitos de España. El primero queda al norte, algo más retirado, pero los otros tres se podrían unir en una ruta para cualquier fin de semana. Preferimos ir desgranándolos por sí solos. Para empezar, nos hemos fijado en Lerma, que este verano tiene dos motivos extra para descubrirlo.

Lerma es más que un pueblo, es una villa ducal. Y desde hace nada menos que cuatro siglos, cuando vivió su momento de esplendor al servicio de los Austrias. Resulta imposible no percibir su carácter señorial y distinguido cuando uno pasea por sus calles. Antes, incluso antes, cuando desde lejos, al aproximarse a ella por la autovía A-1 se adivina el perfil de sus murallas y torres, situada como está en lo alto de un cerro. Pero, una vez a sus puertas, ¿qué es lo que no debes perderte?

lerma-4aVER GALERÍA

EL PALACIO DUCAL

Tanto empeño puso Francisco de Rojas y Sandoval, el poderoso duque y valido del rey Felipe III, en convertir Lerma en una influyente corte desde la que gobernar el mundo que hizo que hasta aquí se desplazaran los mejores arquitectos de la época. Símbolo de su poder es esta majestuosa construcción de estilo herreriano levantada sobre el antiguo castillo medieval y coronada por cuatro imponentes torres. En su interior destaca el patio central, rodeado de galerías con columnas, donde hoy uno puede alojarse o sentarse a tomar un café, pues el edificio acoge el Parador de Turismo.

parador-de-lermaVER GALERÍA

UNA VISTA DESDE EL MIRADOR DEL ARLANZA

Entre los conventos de Santa Teresa y Santa Clara está la plaza de Santa Clara, presidida por la tumba del cura Merino, un héroe de la Independencia muy presente en el entorno. Por detrás de ella se abre un mirador de amplias vistas sobre el río Arlanza y los despejados horizontes de Castilla.

plaza-lermaVER GALERÍA

LA COLEGIATA DE SAN PEDRO

Aquí mismo, en la plaza de Santa Clara, otro de los edificios importantes de Lerma, que llegó a ser una abadía dependiente de Roma. Para ver su interior y admirar sus retablos barrocos, sus atrevidas bóvedas, sus órganos o la estatua orante del arzobispo Cristóbal de Rojas, tío del duque de Lerma, hay que contactar antes con la oficina de turismo (citlerma.com), desde donde organizan visitas guiadas por la villa.

colegiata-san-pedroVER GALERÍA

EL PASADIZO DEL DUQUE

Así se conoce al único tramo conservado de las galerías cubiertas que comunicaban en el siglo XVII el Palacio Ducal con las iglesias y conventos de la localidad para que el duque, el rey Felipe III y sus más allegados pudieran desplazarse a los distintos oficios sin pisar la vía pública. Se trata de un estrecho corredor elevado sobre arquerías y abovedado en cuyo interior hay una instalación audiovisual centrada en el personaje y la época en la que vivió.

lerma-3aVER GALERÍA

POR LA ZONA MEDIEVAL

Pasando el arco de la Cárcel se accede a la zona medieval, con la antigua plaza de la villa con sus típicos soportales. Se ven casas medievales en la calle del Reventón, la Paloma o de José Zorrilla, donde se conserva la casa del poeta y dramaturgo. De época medieval también es el puente que salva el Arlanza.

DE CONVENTO EN CONVENTO

En el de San Blas, las monjas dominicas realizan vistosos trabajos de cerámica pintada a mano; en el de la Ascensión, las clarisas venden a través de su horno productos de repostería; el de Santa Teresa acoge la oficina de Turismo y el centro de interpretación de la villa ducal; y luego están los de Madre de Dios y Santo Domingo.

LA FIESTA BARROCA

Del 2 al 4 de agosto, Lerma celebra su fiesta barroca recordando aquellas grandes fiestas con las que el valido de Felipe III quería impresionar a los embajadores extranjeros. Desfiles, representaciones teatrales, pasacalles, espectáculos de fuego y luz, recreaciones históricas… todo cabe en esta cita por las calles de la villa ducal.

lerma-cartelVER GALERÍA

ANGELI

Desde abril, Lerma vive centrada en los ángeles, esas criaturas divinas que forman parte de la corte celestial a las que está dedicada la 24º edición de la exposición de Las Edades del Hombre. Una oportunidad única para disfrutar, hasta el mes de noviembre, de las mejores muestras de arte sacro de España en tres sedes: la ermita de la Piedad, el monasterio de la Ascensión de Nuestro Señor y la colegiata de San Pedro.

También para leer sobre Burgos:

¿Por qué nos gustan tanto estos pueblos de Burgos?

Burgos, capital del gótico y de la evolución, en 10 imprescindibles

Más sobre

Read more