CÁCERES

Los mejores chapuzones del verano están en Sierra de Gata

Extremadura posee 1.500 kilómetros de costa. En el norte de la provincia de Cáceres, esta costa está perfilada por presas, cascadas, gargantas y numerosas piscinas naturales donde abandonar, por unas horas, el bochorno del verano. Aquí las playas son verdes y están bañadas por las gélidas aguas que discurren por Sierra de Gata, una región de espesos valles y montes salpicados por encantadores pueblos.

Cáceres presume de contar con uno de los mejores oasis para aliviar el calor estival. Hablamos de Sierra de Gata, una comarca poco conocida que oculta pueblecitos impregnados de tradición, paisajes repletos de verdes y abundantes baños de agua dulce. Un desconocido remanso de paz que, durante el verano, protagoniza refrescantes chapuzones entre los sonidos de la naturaleza.

Castillo-de-Trevejo-sierra-de-Gata-CaceresVER GALERÍA

Comenzamos nuestra ruta en el castillo de Trevejo donde los atardeceres son uno de los maravillosos regalos de la zona. En este peculiar pueblo tan solo hay un bar, El Buen Avío (el-buen-avio-de-trevejo.eltenedor.rest/), aunque sus tapas no necesitan competencia. A las puertas de las casas, los vecinos parecen esperar, enorgullecidos por su querido Trevejo, a los escasos visitantes que hasta aquí llegan.

Atardecer-desde-el-castillo-de-TrevejoVER GALERÍA

A 10 kilómetros del castillo, bodegas, casas labriegas y un antiguo convento convertido en hospedería dan vida a San Martín de Trevejo, otro pueblo imprescindible en un recorrido por Sierra de Gata. Entre sus empinadas callejuelas corren riachuelos espontáneos que dejan constancia de que aquí la protagonista es el agua.

San-Martin-de-Trevejo-CaceresVER GALERÍA

Desde San Martín de Trevejo iniciamos la ruta por los mejores baños de agua dulce, situados a una distancia de no más de 20 minutos en coche entre uno y otro. Para ello conduciremos por la EX-205, desviándonos hacia los pueblos de nuestras piscinas naturales. Son de uso libre y cuentan con aparcamientos, también gratuitos, a escasos pasos de cada una de ellas. Además, todas tienen restaurantes o chiringuitos donde sirven sabrosas parrilladas de carne a muy buenos precios, y merenderos por si preferimos llevarnos un bocadillo. Algunas también ofrecen, entre sus servicios, hamacas, columpios para niños e incluso espectáculos. Todo lo necesario para disfrutar de los días más calurosos del verano. Desde muchas de las piscinas parten rutas de senderismo y bicicleta que conducen a la naturaleza más abrumadora de la región.

Hoyos

Las carreteras de Sierra de Gata zigzaguean entre bosques de castaños, robles, olivos y encinas. En la primera parada llegamos a Hoyos, donde los arroyos de Santa Catalina y Razas conforman una piscina junto a una gran extensión de terreno para tomar al sol. Al otro lado de la cristalina ribera, los árboles acarician el agua.

Piscina-natural-en-Hoyos-Siera-de-Gata-CaceresVER GALERÍA

Acebo

Carreciá y Jevero, en Acebo, son las piscinas más frecuentadas. Y es que, sus cuidadas instalaciones y la calidad del agua lo merecen. Muy próximas la una a la otra, son idóneas para una desconexión absoluta, ya que muchas redes móviles no tienen cobertura aquí. La primera es presidida por un puente bajo por el que el río Cervigona se abre paso entre la roca.

Carrecia-en-Acebo-Sierra-de-Gata-CaceresVER GALERÍA

Por otro lado, Jevero es uno de los espacios de baño más amplios, con una piscina de arena seguida por otra completamente natural. Destaca por la escalonada fuente de piedra desde la que va cayendo el agua. Entre sus servicios sobresalen zonas de césped con sombrillas a varios niveles y un restaurante con grandes terrazas. Desde Jevero se puede visitar la espectacular cascada de la Cervigona siguiendo una larga ruta a pie.

Jevero-en-Acebo-Sierra-de-Gata-CaceresVER GALERÍA

Ribera de Acebo en Perales del Puerto

Muy cerca de Acebo, aunque hacia el sur, llegamos a la piscina de Perales del Puerto, conocida como “La Peña”. En ella, un puente de tres ojos es el escenario para navegar en colchoneta bajo su arco central.

Ribera de Gata en Villasbuenas

Nos adentramos entre olivares a Villasbuenas, en la Ribera de Gata. Esta piscina se caracteriza por su ambiente bohemio, con hamacas colgadas entre los árboles, una cantina y muchas actividades para grandes y pequeños, especialmente por la noche, momento en el que la música llena la tranquilidad de la sierra. La piscina de Villasbuenas es apta para ir con mascota, ya que tiene un área especial para que los perros puedan disfrutar del baño. También hay otro espacio, rodeado de vegetación, perfecto para los niños.

Arroyo de San Juan en Torre de Don Miguel

Junto a un antiguo molino, un río represado hace las delicias de los bañistas en Torre de Don Miguel. Se trata de una de las zonas de baño recientemente restauradas, por lo que cuenta con todo tipo de servicios, como sombrillas de brezo, césped de lo más cuidado o un chiringuito donde probar las delicias locales. El ambiente inspirador del molino se completa con otras cuatro almazaras de aceite que forman la Ruta de los Molinos.

Molino-en-Torre-de-Don-Miguel-Sierra-de-Gata-CaceresVER GALERÍA

Piscina-junto-a-molino-en-Torre-de-Don-Miguel-Sierra-de-Gata-CaceresVER GALERÍA

Los Pilares en Cadalso

Para aquellos que buscan un auténtico baño en un río, las aguas frescas y limpias del Árrago a la altura de Cadalso modelan una de las piscinas más salvajes de Sierra de Gata. Con una zona de césped y una profundidad de cuatro metros, Los Pilares disfrutan de unas bonitas vistas, con la vegetación abriéndose paso hasta las montañas. A lo largo del río hay varios espacios habilitados para el baño, aunque será cruzando el puente al final del camino donde podremos hacernos con un espacio más privilegiado.

Cadalso-Sierra-de-Gata-CaceresVER GALERÍA

Malpica en Descargamaría

Los azulejos de colores llenan de alegría los bancos de Malpica, una agradable poza, de hasta tres metros de profundidad, en la que refrescarse bajo el chorro de una cascada. El arriesgado toque modernista de esta piscina, la ha convertido en una de las más populares.

Malpica-en-Descargamaria-Sierra-de-Gata-CaceresVER GALERÍA

Entre los encantos próximos a Descargamaría, se puede contemplar al buitre negro y visitar el cautivador pueblo de Robledillo de Gata, el más escondido de la comarca. La arquitectura es su seña de identidad, con viviendas de pizarra y barro unidas por puentes. El río Árrago discurre junto a las casas dejando bonitas estampas entre las que perderse durante las tardes de verano.

Robledillo-de-Gata-Sierra-de-Gata-CaceresVER GALERÍA

En Robledillo de Gata el río realiza la primera parada en su descenso para perfilar la primera piscina natural de Sierra de Gata, y por lo tanto, la de aguas más cristalinas y frías. El lugar perfecto para concluir nuestra ruta. ¿Ya te has enamorado de esta sierra?

DÓNDE DORMIR

Para una relajante escapada a Sierra de Gata es primordial elegir el alojamiento adecuado. A dos kilómetros del pueblo de Villamiel, El Sosiego (elsosiego.com) se presenta como el mejor candidato para deleitarnos con el relax más absoluto rodeados de las espectaculares vistas del valle desde lo alto de una colina. Aunque para panorámicas cautivadoras, las de sus atardeceres tiñendo de verano el cielo y las de sus noches estrelladas.

El-Sosiego-sierra-gata-caceresVER GALERÍA

La Fundación Starlight certificó a El Sosiego como uno de los destinos únicos en España para observar las estrellas. Además, este alojamiento sostenible y lleno de personalidad, figura en la guía Michelin por sus suculentas cenas con platos locales. El Sosiego también cuenta con una piscina perfecta para relajarse antes de ponerse en ruta por Sierra de Gata.

Y en Cáceres no te pierdas

Por la sierra de Gata: tres pueblos, una senda y el mayor castañar de Extremadura

Una parada en la sierra de Gata, el rincón extremeño en el que Jesús Vázquez desconecta

Cinco gargantas naturales de La Vera para despedir el verano

Ruta por los escenarios extremeños de Juego de Tronos 

Más sobre