Una ruta inesperada (peliculera y musical) por Viena

No importa que ya la hayas descubierto en otra ocasión, hay nuevos motivos para una escapada a esta ciudad imperial, porque este año celebra dos aniversarios. Por un lado, el 150º aniversario de la Ópera y el 70º del estreno de El Tercer Hombre, un clásico del cine negro cuyos escenarios serán parada imprescindible en Viena.

MUSEO DEL TERCER HOMBRE

La película que triunfó en países como España o Estados Unidos pasó de puntillas en Austria cuando se estrenó. Protagonizada por Orson Welles y Joseph Cotten, El Tercer Hombre sigue levantando pasiones 70 años después, como la de Gerhard Strassgschwandtner, fundador del Museo del Tercer Hombre (3mpc.net), quien decidió coleccionar desde 1997 todo lo relativo a este clásico. El resultado, más de 3.400 originales, entre los que se incluye el guión original, fotografías, uniformes o documentación histórica de la Viena de entonces. ¡Hasta se puede disfrutar de la proyección de dos minutos de una copia de la cinta original!

Guion-original-Museo-del-Tercer-HombreVER GALERÍA

EL DÚO DINÁMICO, TAMBIÉN

La cítara del virtuoso músico Anton Karas, al que descubrieron casualmente en una taberna de Viena, es una de esas bandas sonoras que se recuerda décadas después. En el Museo del Tercer Hombre, además del instrumento original, una gramola reproduce medio centenar de las 400 versiones de Harry Lime Theme, interpretadas, entre otros, por José Feliciano y el Dúo Dinámico.

Citara-original-de-Anton-karasVER GALERÍA

La-gramola-del-Museo-del-Tercer-Hombre-Firma-a)VER GALERÍA

ESCENARIOS DE PELÍCULA

Con la música de Karas en los talones, hay que salir en busca de los múltiples escenarios de la película que aún conserva la ciudad. Los tours guiados recorren edificios y plazas situados en el Ringstrasse de Viena, el anillo de 5 kilómetros aderezado con indudables joyas arquitectónicas. Entre ellas, la fuente del Palacio Imperial Hofburg situada en Michaelerplatz; el portal 8 de Schreyvogelgasse o las cariátides que custodian el elegante edificio del número 5 de Josefsplatz.

Palacio-Imperial-de-HoburgVER GALERÍA

Por-el-Ringstrasse-en-tranvíaVER GALERÍA

TOUR DE LAS ALCANTARILLAS

Una de las escenas más impactantes de la película, Oscar a la Mejor Fotografía en 1951, es la persecución final por las cloacas de la capital, en las que Orson Welles se negó a rodar. Para recordarla, nada mejor que hacer la visita que permite adentrarse en la red de alcantarillado, que recorre 2500 kilómetros. El tour (thirdmantour.at) parte de la Karlsplatz, frente al archiconocido Café Museum. La reserva online es obligatoria.

Tour-de-las-Alcantarillas-de-El-Te-rcer-HombreVER GALERÍA

A LA ÓPERA, POR 3 EUROS

Este 2019 la Ópera Estatal de Viena cumple 150 años y su visita es un alto obligado. La buena noticia es que el bolsillo no es una excusa para disfrutar de un programa que anualmente incluye 350 representaciones de ópera y ballet. Si se hace la cola, se puede adquirir una entrada por 3 € (wiener-staatsoper.at). Eso sí, tendrá que ser de pie, al fondo del patio de butacas.

Opera-Estatal-de-VienaVER GALERÍA

LUJO GOLOSO PARA LA VISTA

En una ciudad ideal para golosos y amantes del buen gusto como es Viena hay un sinfín de opciones para guardar en la memoria momentos inolvidables, como los que se disfrutan en dos indispensables de la capital austriaca. El Café Sacher Wien (sacher.at), fundado en 1876 e inmortalizado en El Tercer Hombre, es una secuencia de delicadeza desde que se cruza el vestíbulo y se accede a su salón aterciopelado rojo, con independencia de que se cene en su restaurante Grüne Bar o, simplemente, uno quiera darse un capricho con su deliciosa tarta Sacher. La segunda opción es la confitería imperial Gerstner, (gerstner.konditorei.at), en la que poder disfrutar de un brunch, con vistas a la Ópera, o simplemente de un café y un dulce.

La-Confiteria-Imperial-GerstnerVER GALERÍA

SUBE A LA NORIA DE 1897, NO LE DES MÁS VUELTAS

El guión de este particular paseo vienés que sigue la huella del guión inolvidable de Graham Greene finaliza en el Prater, en la noria en la que tiene lugar uno de los diálogos cruciales del filme. Este emblema del horizonte vienés, con sus particulares góndolas que en realidad son vagones de metro, continúa girando más de un siglo después. Un clásico para todos los públicos como también lo es el puesto Bitzinger y sus conocidas salchichas.

Noria-del-PraterVER GALERÍA

MÁS MÚSICA

Si aún te queda tiempo en Viena, puedes visitar, además de sus museos y palacios, la Casa de la Música (hausdermusik.com), donde incluso dirigir tu propia orquesta. También algunos establecimientos que resumen el trabajo minucioso de sus artesanos, entre ellos, la tradicional platería Jarosinski&Vaugoin (vaugoin.com) o el Salón Bösendorfer, en la parte trasera del Musikverein (boesendorfer.com), donde escuchar el sonido inconfundible del piano forte.

Barrio-de-los-MuseosVER GALERÍA

GUÍA PRÁCTICA

Y PARA COMER

Si en el Café Drechsler Wienzeile (drechsler-wien-at) puedes disfrutar de la cocina típica vienesa, el restaurante Heuer am Karlsplatz (heuer-amkarlplatz.com) es moderno punto de encuentro para los artistas. El Café Korb (cafekorb.at) es el clásico que aman los lugareños por el strudel de manzana. Y, para vivir el ambiente vespertino, hay que incluir en la ruta Zum Schwarzen Kameel (kameel.at)

 Y PARA DORMIR

Si buscas descansar en un lugar céntrico, el recién inaugurado hotel boutique Schani Salon (hotelschani.com) cuenta con 24 habitaciones a partir de 100 €. Una vez dejado la maleta, lo mejor es adquirir la Vienna City Card para recorrer la ciudad (vienna.info/es).

Más sobre

Read more