Visados, vacunas y otras gestiones que tienes que hacer antes de viajar

Un viaje comienza mucho antes de subirte a un avión. Primero llega la ensoñación con el destino. Después, la inspiración, y, finalmente, tras mucho comparar y buscar, comprar el billete, reservar los hoteles, las excursiones... Sin embargo, antes de partir, aún tienes que realizar varias tareas, como visados, vacunas, seguros de viaje y cambio de moneda. Estos son los consejos del buscador Skyscanner (skyscanner.es).

VISADOS

Antes de viajar a un país tienes que asegurarte de si necesitas, o no, un visado para entrar y permanecer en él. España tiene firmados convenios con un buen número de países, pero muchos otros nos exigen un visado para entrar. Son las siguientes:

Asia: Afganistán, Arabia Saudita, Azerbaiyán, Bahréin, Bangladesh, Bután, Camboya, China, Corea del Norte, India, Irak, Irán, Jordania, Kuwait, Laos, Líbano, Maldivas, Mongolia, Myanmar, Nepal, Omán, Paquistán, Qatar, Rusia, Siria, Sri Lanka, Tayikistán, Turkmenistán, Turquía, Uzbekistán y Yemen.

África: Angola, Argelia, Benín, Burkina Faso, Burundi, Cabo Verde, Camerún, Chad, Comoras, Costa de Marfil, Egipto, Eritrea, Etiopía, Gabón, Gambia, Ghana, Guinea, Guinea Bissau, Guinea Ecuatorial, Kenia, Liberia, Libia, Madagascar, Malaui, Mali, Mauritania, Mozambique, Níger, Nigeria, República Centroafricana, República del Congo, República Democrática del Congo, Ruanda, Sierra Leona, Somalia, Sudán, Sudán del Sur, Tanzania, Togo, Uganda, Yibuti, Zambia y Zimbabue.

América: Canadá, Cuba (tarjeta turística), Estados Unidos y Surinam (tarjeta turística)

Oceanía: Australia y Papúa Nueva Guinea.

Europa: Rusia y Turquía.

backpacking-solo-adventure-mountainVER GALERÍA

Cómo se tramita un visado

El tema varía dependiendo del país. Muchos permiten sacarlo en unos minutos a través de Internet (eVisa). Sin embargo, algunos continúan exigiendo acudir personalmente a la embajada o consulado que tengan en España (o mediante correo ordinario). Existe una tercera vía llamada Visa on arrival, con la que para conseguir tu visado solamente tendrás que realizar la cola en el aeropuerto de destino. Estos son los países que permiten una obtención sencilla de su visado:

eVisa: Australia, Azerbaiyán, Canadá (autorización ESTA, válida para 6 meses), Comoras, Estados Unidos (autorización ESTA, válida para 90 días), Gabón, India, Kenia, Myanmar, Sri Lanka, Turquía. 

Visa on Arrival: Bahréin, Bangladesh, Burkina Faso, Cabo Verde, Camboya, Cuba (tarjeta turística, solo se puede si aterrizas en La Habana), Egipto, Etiopía, Gambia, Guinea Bissau, Irán, Jordania, Kuwait, Laos, Líbano, Madagascar, Malaui, Maldivas, Mauritania, Mozambique, Nepal, Omán, Papúa Nueva Guinea, Qatar, Surinam, Tanzania, Tayikistán, Togo, Uganda, Yibuti, Zambia y Zimbaue.

Período de validez y coste de los visados 

Varían dentro de un amplio espectro. El precio puede estar entre 20 y 30 € o sobrepasar los 200. Un precio medio suele rondar los 50-60 €. En cuanto a la validez, el período estándar suele ser de 3 meses, pero los hay de 15 días, 1 mes, o hasta 6 meses. Para encontrar toda la información necesaria, te recomendamos que consultes la web oficial del Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación (exteriores.gob.es)

VACUNAS

Un problema de salud te puede estropear el viaje con el que llevas tanto tiempo soñando. Por eso, es vital informarse sobre cuáles son las vacunas que debes ponerte cuando viajas a un país. Mientras la mayor parte de los destinos de Europa, América del Norte y gran parte de Oceanía son menos arriesgados, muchos países de África, Sudamérica y Asia exigen extremar las precauciones. 

Las vacunas más recomendadas para los que viajan a estos países son las siguientes: fiebre amarilla, hepatitis A, hepatitis B, tétanos-difteria, poliomelitis, triple vírica, neumocócica, gripe, rabia, cólera, fiebre tifoidea y meningocócica. Por otro lado, están las profilaxis preventivas, siendo la más extendida, y conocida, la de la malaria.

La necesidad de ponerse unas vacunas u otras dependerá de factores como: el destino del viaje, la duración y las condiciones de salud y factores de riesgo del viajero. La mejor manera de saber qué vacunas son necesarias y cuándo debes ponértelas (ten en cuenta que varias de ellas deben ser puestas semanas antes de partir de viaje, por lo que no dejes esto para última hora) es acudiendo a tu médico particular, que te suele derivar a algún centro público especializado en sanidad exterior. 

vaccinationVER GALERÍA

SEGUROS DE VIAJE

Lo primero que tendrás que considerar es si quieres contratar un seguro de viaje. Muchos ven este tipo de seguros como un gasto adicional que se puede evitar. Sin embargo, no son pocas las ocasiones en que este pequeño gasto adicional acaba ahorrándote, a posteriori, una importante cantidad de dinero. Esta decisión es muy personal y va en función de la aversión al riesgo que posea cada viajero, el presupuesto con el que se cuente y otros factores.

Para decidir de una forma objetiva, se deben considerar las distintas variables del viaje: tipo de destino, tipo de actividades que vas a realizar en él (no es lo mismo ir a Tailandia a tumbarte en una playa al sol que a descender todos los ríos del país haciendo rafting), duración del viaje, posibles epidemias o enfermedades en el destino, conflictos políticos o índice de robos.

kaituna_river_raftingVER GALERÍA

Tipos de seguros

Normalmente, cuando contratas un paquete de viaje con una agencia, este incluye un seguro básico que te proporcionará una compensación por contingencias con el equipaje, los vuelos, la salud, robos y alguna cosa más. Sin embargo, sus coberturas suelen ser limitadas tanto en cuanto a responsabilidades económicas como en lo referente a los casos que cubre.

Si organizas todos los aspectos de viaje por libre, lo más habitual es que ni siquiera tengas esta cobertura básica. En ambos casos (pero, sobre todo, en el segundo) deberás sopesar si te compensa contratar un seguro con mayores coberturas.

Para ello, lee bien la letra pequeña de las condiciones que se deben dar para que el seguro se haga cargo de cada problema, y compara estas y los límites dinerarios de las coberturas de cada seguro. Un buen consejo es leer distintas informaciones, en blogs y similares, y comparar las prestaciones objetivas de cada seguro, además de pedir opiniones a otros viajeros.

EL DINERO EN TU VIAJE

Si vas a viajar a un país en el que el euro no es la divisa oficial, otro tema importante es cómo vas a cambiar tus euros y cómo vas a llevar el dinero. Una de las opciones que tienes es cambiar tu dinero en España antes de comenzar el viaje. Sin embargo, esta opción exige un buen cálculo presupuestario. Es decir, deberás intentar afinar al máximo la cantidad cambiada, ajustándola a lo que vas a gastar en el destino del viaje. Si no, a tu regreso tendrás que cambiar la cantidad de divisa sobrante por euros, pagando una doble comisión. Además, los bancos en España no suelen aplicar un buen tipo de cambio para según qué divisas (siendo peor cuanto más desconocida, o habitual, sea la divisa). En cualquier caso, te aconsejamos comprobar el tipo de cambio oficial en webs como XE.com. Así sabrás si la tasa que te ofrecen es abusiva o no.

money_aVER GALERÍA

Sacar dinero en los cajeros

Una forma cómoda de solucionar el problema de las divisas en tu viaje es sacar dinero del cajero según lo vas necesitando. Esto elimina la necesidad de presupuestar bien los gastos antes del viaje, pero tiene otros inconvenientes. El principal de ellos es el mayor impacto de las comisiones. Sin embargo, si no te importa pagar un poco más, es, quizá, la mejor solución.

Oficinas de cambio en el país de destino

La clásica solución al problema del cambio de moneda en un viaje es acudir a las distintas oficinas de cambio existentes en el país de destino. Es algo más engorroso que sacar directamente el dinero del cajero, pero suele tener un coste menor. Recuerda que tendrás que mostrar tu pasaporte para cambiar dinero y evita las de los aeropuertos o estaciones de tren. Estas son, en la inmensa mayoría de las ocasiones, las que peor tasa de cambio ofrecen.

currency-paperVER GALERÍA

Pagar con tarjeta de crédito

La opción de pagar tus gastos de viaje directamente con tu tarjeta de crédito es la mejor de todas, pues es cómodo, rápido y soportas menos comisiones que si sacas en un cajero de otro país. Esta puede ser la solución óptima en destinos como Reino Unido o Estados Unidos, donde el pago con tarjeta de crédito está totalmente extendido. Sin embargo, existen millones de comercios, restaurantes, tiendas y alojamientos en el mundo en los que no aceptarán el pago con tarjeta de crédito. 

credit-cardVER GALERÍA

Otras noticias muy prácticas para tus viajes:

Gadgets para viajeros: cómo sacar el máximo partido a tus escapadas

Ocho tips prácticos para encontrar tus vuelos más baratos

Más sobre