El mejor paseo de Picos de Europa, para este verano en Cantabria

El teleférico de Fuente Dé es la manera más cómoda para ascender al mirador del Cable y contemplar uno de los entornos naturales más imponentes de la cordillera cantábrica. También es punto de partida de excursiones tan recomendables como la que lleva a los puertos de Áliva. Pero es que, además, te puedes alojar en este entorno y contemplar de noche el cielo estrellado.

EL ASCENSO EN TELEFÉRICO

Es un vuelo de solo 4 minutos, pero no puede ser más emocionante. Una vez que despega la cabina del teleférico, el suelo desaparece a velocidad de vértigo (asciende a 10 metros por segundo) y uno empieza a tener la sensación de que va a chocar sin remedio contra las paredes calizas. Pero no, la velocidad disminuye y, tras haber superado 753 metros de desnivel y casi el doble de recorrido, se alcanza sin problema la estación superior del cable. Así acaba este especial viaje que lleva, a 1.823 metros de altura, desde los bosques y prados de la comarca de Liébana a la alta montaña cántabra. El teleférico tiene un precio de 17 € (adulto, ida y vuelta), 11 € (solo ida).

Teleferico-de-Fuente-De-nubesVER GALERÍA

LA EXCURSIÓN

Una vez en lo alto, habrá quienes se asomen al impresionante mirador del Cable, den una vuelta por los alrededores, tomen un café y regresen para seguir descubriendo la comarca de la Liébana, pero mejor será tomar este lugar como punto de partida para hacer alguna de las excursiones por las montañas. Por su escasa dificultad, exigencia física y por la belleza de los parajes por los que discurre, entre las más recomendables está la que lleva a los puertos de Áliva, para regresar a Fuente Dé a través de los bosques lebaniegos.

fuente-de-cantabria-miradorVER GALERÍA

UN DESCANSO EN LAS MONTAÑAS

Durante la excursión, tras un par de cerradas curvas, se llega a las inmediaciones del Chalet Real, una llamativa construcción de 1912 para dar cobijo a Alfonso XIII en una de sus cacerías de rebecos por los Picos de Europa. No es este el lugar en el que hay que hacer parada, sino, algo más adelante, en el Hotel Áliva (cantur.com), un alojamiento familiar rodeado de montañas, prados y de un paisaje inigualable para reponer fuerzas en su cafetería disfrutando de platos tradicionales de la Liébana e incluso alojarse. Abre a partir de junio y esta temporada, además, vuelve a impartir talleres de astrología y gastronomía.

AlivaVER GALERÍA

PICOS-DE-EUROPA-alivaVER GALERÍA

Y MÁS ALLÁ

Desde Fuente Dé quedan muy cerca otros lugares imprescindibles. Además de Potes, la animada localidad que ejerce como capital del valle de Liébana, con un casco antiguo verdaderamente delicioso, es obligado conocer algunos de los pueblos cántabros que mejor conservan su arquitectura popular, como Mogrovejo, Cahecho, Cosgaya o Lebeña. Sin olvidar subir hasta el monasterio de Santo Toribio de Liébana (caminolebaniego.com/camino-lebaniego/monasterio-de-santo-toribio), acercarse a conocer las interesantes iglesias prerrománicas de Santa María Lebeña y Santa María de Piasca y el centro de visitantes del Parque Nacional de los Picos de Europa (turismodecantabria.com/inicio/centenario-del-parque-nacional-picos-de-europa), situado en la localidad de Tama.

picos-de-europaVER GALERÍA

Más información www.cantur.com

Continua tu viaje por Cantabria:

Pueblos costeros de Cantabria para descubrir este verano

Dónde y qué comer en una ruta gastronómica por Cantabria 

Diez rincones no tan conocidos de Cantabria que te van a sorprender

Picos de Europa en 11 instantáneas, un paseo por sus pueblos, desfiladeros, lagos…

Más sobre