Cada mes de mayo la capital madrileña se viste de gala para celebrar a su patrón San Isidro Labrador. Gastronomía de primera, conciertos, talleres y un ambiente festivo y acogedor impregna las calles y espacios más céntricos durante cinco días. Si quieres convertirte en un auténtico «gato» (como se llama popularmente a los madrileños de pro) toma nota de los diez imprescindibles que debes seguir.

UN TOUR CON TINTES CASTIZOS

Para saber un poco más de esta fiesta madrileña, desde el restaurante-vermutería Gran Clavel (granclavel.com) proponen realizar un tour de 1,5 horas por el Madrid más castizo con un guía experto. Una actividad gratuita que comienza en la calle del Águila –donde san Isidro vivió su infancia– y termina en la colegiata de la calle Toledo que acoge los restos del santo. Después, la mejor opción es tomarse un vermú o quedarse a comer en esta casa de comidas situada en la Gran Vía para degustar platos típicos de la capital.

GRAN-CLAVEL-SAN-ISIDROVER GALERÍA

PARA NO PARAR DE BAILAR

La música pone el punto animado a estas fiestas con numerosos conciertos para todo tipo de públicos repartidos en diferentes escenarios de la ciudad, como los jardines de las Vistillas, el parque de San Isidro y la Plaza Mayor. Artistas de la talla de Kiko Veneno, Tequila, Mikel Erentxun, Los Chunguitos, Brisa Fenoy, La Prohibida y La Bien Querida harán bailar a todos los asistentes.

Los-chunguitosVER GALERÍA

La-bien-queridaVER GALERÍA

LOS CHURROS, TODO UN CLÁSICO

Desayunar churros es casi un ritual en Madrid, una opción perfecta para empezar el día con un toque dulce o cerrar una noche de fiesta por todo lo alto. Y el lugar de referencia imprescindible es la chocolatería San Ginés (chocolateriasangines.com), que recuerda a los cafés de finales del siglo XIX, ubicado en pleno centro. Sus churros artesanos se elaboran aquí desde 1894.  

san-gines-churrosVER GALERÍA

Chocolate-con-churrosVER GALERÍA

PARA ABRIR BOCA

Comer caracoles en Madrid es también un clásico. En Casa Amadeo (loscaracolesdeamadeo.com), en la plaza de Cascorro, llevan más de 75 años preparando este plato, entre otros manjares. El éxito de sus caracoles en salsa reside en la receta familiar que Amadeo, su dueño, lleva perfeccionando durante todos estos años. Como complemento puedes optar por unos callos, oreja o torreznos.

UN PLATO TÍPICO

Aunque el calor apriete, el mes de mayo también es un buen momento para comer uno de los platos típicos madrileños: el cocido. Sitios para degustarlo hay muchos, pero Los Galayos (losgalayos.net) es uno de los más reconocidos. Situado en la calle Botoneras 5, al lado de la Plaza Mayor, en este restaurante con más de un siglo de edad el cocido se sirve en dos vuelcos y el precio ronda los 20 € por persona. 

cocido-galayosVER GALERÍA

Y PARA BEBER…

No hay tradición más apetecible que ir a tomar al vermut los fines de semana. En La hora del vermut (lahoradelvermut.wordpress.com) tienen hasta 80 referencias diferentes de esta bebida procedentes de distintos lugares de España, así como una referencia francesa: la Quintinye. Cuentan con dos espacios, uno en el Mercado de San Miguel y otro en la calle Fernán González, 48.

hora-del-vermutVER GALERÍA

La-Hora-del-VermutVER GALERÍA

VESTIRSE COMO UN CHULAPO

Los más castizos desempolvan durante estos días el traje típico para celebrar las fiestas de su patrón. Para aquellos que deseen verse con uno de estos elegantes vestidos está la opción de alquilar. En Calabuch Costumes (calabuch.es) podrás hacerlo por 70 €, e incluye el traje y los complementos.

chulaposVER GALERÍA

ARTE E HISTORIA

Una visita obligada estos días es el Museo de San Isidro, ubicado en la plaza de San Andrés. Aquí se relata, a través de piezas arqueológicas, maquetas y grabados, la historia de la ciudad, desde sus orígenes hasta el establecimiento de la Corte. Después, se puede acudir a la colegiata de San Isidro (Toledo, 37) que cumplió las veces de catedral hasta que terminaron las obras de la Almudena, para contemplar, en el altar mayor, el sepulcro del patrón de la ciudad. 

colegiata-san-isidroVER GALERÍA

PARA LOS MÁS GOLOSOS

La rosquilla es el dulce más popular y consumido en estas fiestas. Las hay de diferentes formas, tamaños y acabados, pero son las llamadas «tontas» y «listas» las que más se venden estos días. Además de esto puedes optar por darte un homenaje con barquillos, almendras garrapiñadas o algodón de azúcar.

Y PARA DISFRUTAR DE LA PRADERA…

Además de conciertos, la pradera de San Isidro acoge diferentes actividades, como espectáculos de magia, la elaboración de una escultura participativa de materiales reciclados, espectáculos infantiles y una exhibición de calva (deporte tradicional). Además, el mismo día 15 se repartirá cocido para todos. Y como fin de fiesta, un espectáculo pirotécnico.

More about