Clásica, pero con toques de modernidad, cercana, llena de luz, con una temperatura media anual de 20º y una fuerte apuesta gastronómica que pone en valor su famosísima huerta. Esta ciudad bañada por el río Segura tiene mucho que contar en un fin de semana, y más si se hace en abril, cuando celebran sus famosas Fiestas de la Primavera. Recorremos la ciudad que recibió, en la pasada edición de la Feria Internacional de Turismo de Madrid (Fitur), el premio nacional al Mejor Destino 2018, y lo hacemos de plaza en plaza, cual murciano.

DÍA 1

Murcia es una ciudad para pasearla, o patearla, porque está todo a mano, más si se ha elegido un hotel céntrico. Lo mejor será comenzar el día por la catedral, que impone la mires por donde la mires. Subir a su torre, todo un símbolo de la ciudad y la segunda más alta de España tras la Giralda, despacha una vista inmejorable, aunque para ello habrá que haber subido unas cuantas rampas y una escalera de caracol. En el interior, principalmente gótico, no hay que perderse la capilla de los Vélez y fijarse en su cúpula estrellada, el coro con una magnífica sillería, un órgano neogótico con casi 4000 tubos o el altar mayor con las reliquias de Alfonso X. Una vez fuera del templo, la bella fachada principal, en la plaza del Cardenal Belluga, requiere de una pausa.

catedral-de-murciaVER GALERÍA

Tras un rato escudriñando sus pliegues es hora de darse la vuelta, a un lado el Palacio Episcopal y frente a nosotros el modernísimo edificio Moneo, ante el que opinar, otra vez como un murciano más, si gusta o no su contraste frente a frente con la catedral. Porque para gustos, los colores.

Es hora de pasear por las calles peatonales del centro histórico. Por Platería y Trapería, las más comerciales, o las más pequeñas aledañas. Y después hacer un alto en el camino en el Mercado de Correos (Pintor Villacis, 3), un mercado gastronómico situado en el antiguo edificio de Correos que acaba de abrir sus puertas, con puestos de comida donde coger lo que más apetezca y luego acercarse a las barras de bebidas justo en la zona centro. Imprescindible probar la tapa más típica de Murcia, ensaladilla sobre un pan tostado (rosquilla) a la que llaman ‘marinera’ si lleva anchoa, ‘marinero’ si lleva boquerón o ‘bicicleta’ si no lleva nada. Si quieres pasar por un local, ya sabes cómo pedirlas, no hay bar de tapas que se precie que no las tenga en su barra.

murcia-mercado-correos-2VER GALERÍA

Para comer continuamos apenas unos metros en busca de otra plaza, esta vez la de San Juan. Allí una muy buena opción es la Taberna La Pequeña (lapequenataberna.com), en la que deleitarte con su cocina de mercado elaborada con productos de la huerta murciana, como las alcachofas, una de sus especialidades, o unas simples habas crudas. Otra opción, en este mismo entorno, es el restaurante La Parranda (laparranda.es), donde disfrutar también de exquisitos platos de verduras o de un tapeo en su barra. Se elija la opción que se elija hay que finalizar la comida con un postre típico: los paparajotes, una hoja de limonero rebozada que se fríe y se espolvorea con canela y azúcar que es toda una delicia (ojo, ¡la hoja no se come!).

paparajotesVER GALERÍA

Por la tarde podemos continuar la ruta siguiendo la muralla, desde el alcázar hasta el Centro de Visitantes de la Muralla Árabe, ubicado en otra plaza, la de Santa Eulalia. El centro conserva en su interior un tramo de la muralla medieval, pero no es el único. Podrás encontrar restos árabes en otras curiosas localizaciones de la ciudad, como en el bar La Muralla dentro del hotel Rincón de Pepe, con un tramo de la misma en su interior, y hasta en una eroteca, una boutique, que se define de erotismo elegante, ubicada en el patio central de una antigua vivienda árabe del siglo XIII (Platería, 31), en pleno casco antiguo de la ciudad.

Si al caer la tarde apetecen unas compras habrá que caminar de nuevo hacia las calles Platería o Trapería y llegar hasta la animada plaza de Santo Domingo, en la que quedan los murcianos. Si somos más de merienda, el café se puede tomar en la plaza de Julián Romea, donde está el Café del Arco (Calle Arco de Santo Domingo, 1) o parar en la pastelería Bonache, en la Plaza de las Flores, o bien en El Zaher, muy cerca en la calle Riquelme 13, para degustar uno de las mejores pasteles de carne típicos de la región, un hojaldre relleno de diferentes tipos de carne con tomate y huevo característico por la forma en espiral que lo cubre. También típicos murcianos, los pasteles de cierva, que combinan el sabor dulce con el salado, de los mejores en la zona trasera de la catedral, en la confitería La Peladilla (San Antonio, 1).

plaza-murciaVER GALERÍA

Si antes de regresar al hotel aún quedan ganas de cenar, se puede rematar la jornada en una de las muchas terrazas y bares de la plaza de Las Flores, en las que tapear a buen precio, como La Tapa (plaza de Las Flores, 13), todo un clásico, famoso por sus excelentes croquetas o los típicos caballitos (una cola de gamba rebozada).

DÍA 2

Para el segundo día conviene comenzar regresando al casco antiguo, a visitar en la avenida Alfonso X el Sabio el convento museo de Santa Clara (museosregiondemurcia.es), que alberga la mejor muestra de arte islámico de la región. Sobre un palacio islámico, el edificio acoge a una congregación de monjas clarisas (actualmente solo quedan seis) que conviven con los visitantes, aunque en espacios separados al ser de clausura, que ellas disfrutan en su totalidad al cierre. Con una preciosa alberca árabe es un espacio de paz, rumor de agua y tranquilidad en pleno centro de la ciudad.

convento-clarasVER GALERÍA

Frente a Santa Clara queda el conocido convento de las Anas (de Santa Ana). No se puede visitar, pero sí acercarse a él a comprar unos dulces de las monjas, caseros, naturales y deliciosos. Y para los que ya quieran tomar un descanso, junto a Santa Clara está la terraza Gran Vía, donde dicen que sirven una de las mejores marineras de la ciudad.

conveto-claras-arte-islamicoVER GALERÍA

Como seguro que el tiempo acompaña, la mañana puede continuar recorriendo el paseo del Malecón, que sigue la margen del río, hasta adentrarnos en la huerta murciana, dejando a un lado el jardín botánico, el mayor jardín de la ciudad. O incluso cogiendo una bici para dar un paseo; hay varias estaciones de préstamo de bicicletas, además de una oficina municipal de la bicicleta (oficinabicicletamurcia.com).

Para la hora de la comida hay varias opciones. Si se prefiere continuar a pie por el centro, el restaurante La Fragua de Vulcano (San Lorenzo, 7) obtuvo el Premio a la mejor tapa 2018 por una tapa de un pescado conocido como Gallopedro (del que dicen es igual de feo, que de exquisito), rebozado con fécula de patata, importante para que la degusten también los alérgicos, y acompañado de alcachofas y de una salsa tártara. Lo mejor, probarla. Antes de marcharse, merece la pena bajar a la parte inferior para ver un hamman árabe del siglo XII en medio del restaurante.

fragua-vulcanoVER GALERÍA

Si tenemos el día sibarita habrá que desplazarse a unos 15 minutos del centro en coche para conocer el restaurante Cabaña Buenavista (restaurantelacabana.com), el único estrella Michelin de la ciudad con dos estrellas, donde el chef Pablo González utiliza los mejores productos de temporada, especialmente el atún rojo. Un lugar para recrearse en un mundo de sensaciones.

casino-murcia-2VER GALERÍA

La tarde hay que dedicarla a otro imprescindible de la ciudad que está en el casco antiguo: el Real Casino (Trapería, 18. realcasinomurcia.com), un espectacular edificio de finales del XIX que fue lugar de reunión de personajes influyentes de la sociedad murciana. Hoy se puede visitar su planta baja, sus salones –como el del baile, con unas inmensas lámparas–, la biblioteca, el salón de billar o una de sus estancias más especiales, el tocador de señoras, concebido con todo lujo y del que impresiona su juego visual a través de sus espejos y su techo profusamente pintado. Seguro que será el lugar elegido para hacerse el imperdonable selfie.

casino-murcia-3VER GALERÍA

casino-murcia-4VER GALERÍA

Como no podía ser de otra manera, la visita a la ciudad del Segura hay que rematarla en una plaza. Para ello hay que volver sobre nuestros pasos allá donde comenzamos a descubrirla para sentarnos en alguna de las terrazas de la plaza del Cardenal Belluga y observar el trajín de gente, murcianos a los que les gusta vivir sus plazas mezclados con visitantes que las disfrutan. Así se piensa en lo que aún nos queda por descubrir con más calma.

CUÁNDO IR

Murcia tiene el privilegio de tener más de un 70% de días de sol al año y una temperatura media de 20º. Primavera puede ser la mejor época, antes de que el calor del verano vacíe sus calles. Además, el 23 de abril se celebra las Fiestas de la Primavera, declarada de interés turístico internacional.

DÓNDE DORMIR

Con una inmejorable ubicación, el Hotel Rincón de Pepe (melia.com) es una buena elección. A menos de cinco minutos a pie de la catedral y de las principales calles comerciales, cuenta con modernas habitaciones y hasta con un casino. El restaurante del hotel es un lugar ideal para degustar cocina murciana de temporada con ciertos toques de vanguardia. También con magnífica ubicación el Catalonia Conde Floridablanca (cataloniahotels.com), a cinco minutos de la catedral.

MÁS INFORMACIÓN: Turismo de Murcia (murciaturistica.es)

More about