bilbao-imprescindibles

Bilbao, Mejor Ciudad Europea 2018, en 10 imprescindibles

Ha sido elegida Mejor Ciudad Europea 2018, un premio que concede anualmente The Academy of Urbanism teniendo en cuenta aspectos urbanísticos, ambientales, sociales, de gobernanza e innovación. Si además de esto, el jurado hubiera considerado la calidad de los pintxos bilbaínos, no sería la mejor ciudad de Europa, sino del universo. He aquí diez planes óptimos para descubrirla y disfrutarla.

by ANDRÉS CAMPOS

PASEAR POR LA ORILLA DEL GUGGENHEIM

Imprescindible, no, lo siguiente: visitar el Museo Guggenheim (guggenheim-bilbao.eus), donde este año se van a poder admirar sendas exposiciones de Chagall y Giacometti.  Pero antes o después de eso, hay que pasear por la orilla de la ría, desde el puente Zubizuri, de Calatrava, hasta la grúa Carola, que preside el Museo Marítimo (museomaritimobilbao.eus). A lo largo del paseo, veremos esculturas de Chillida, Dalí, Tücker, Lüpertz…, y arquitecturas de Isozaki, Pelli, Moneo... Es la milla de oro de la capital de Bizkaia, lo más de lo más de esta ciudad. Un lujazo, también, para correr o pedalear.

bilbao museo guggenheimVER GALERÍA

LA BARRA MÁS DESEADA

De hambre no morirá el visitante en Bilbao, porque solo en el casco viejo hay 300 barras de pintxos. Allí, en la porticada Plaza Nueva, está Víctor Montes (victormontes.com), cuya barra abarrotada de ahumados, ensaladillas y revueltos es la más deseada y fotografiada del País Vasco. Curiosamente fue en este local, uno de los más antiguos de la ciudad (1849), donde se reunieron Frank O. Gerhy, Thomas Krens y Juan Ignacio Vidarte para firmar el proyecto Guggenheim, el origen del nuevo Bilbao.

victor montes bilbaoVER GALERÍA

SUBIR EN EL FUNICULAR DE ARTXANDA

Hace más de cien años que lo puso en marcha un fabricante suizo de trenes alpinos y el Funi sigue yendo como un reloj. En tres minutos salva la cuesta de 770 metros (con una pendiente máxima del 44,98%) que separa la estación inferior, en la calle Castaños, de la superior, en el monte Artxanda, donde además de contemplar embobados la ciudad, nos podemos zampar un chuletón a la brasa en Txakoli Simón (txakolisimon.com). Con niños, es un diez. Horarios y tarifas, en bilbao.eus/funicularartxanda.

LA CATEDRAL CON MAYÚSCULA

En Bilbao está la catedral (con minúscula) de Santiago y está la Catedral (con mayúscula), que es como los futboleros de todo el país se refieren respetuosamente al estadio de San Mamés, el del Athletic Club (athletic-club.eus), uno de los decanos del balompié español. En su museo se pueden ver más de 500 objetos históricos, desde el primer uniforme (que data de 1903 y era blanquiazul) hasta las botas de Belauste (“¡a mí el pelotón, que los arrollo!”). Pero también hay modernidades como un videowall de 102 pantallas (el más grande de España) y atracciones interactivas como un karaoke rojiblanco donde el forofo puede retransmitir y cantar goles legendarios de los leones. La visita se completa con un tour guiado por el campo, de 45 minutos de duración, que permite pisar el terreno de juego, la sala de prensa, el vestuario y el palco de honor.

museo athletic bilbaoVER GALERÍA

san mames estadio futbol athletic bilbaoVER GALERÍA

MERCADO DE LA RIBERA: ARQUITECTURA Y PINTXOS

Construido en 1929 sobre planos de Pedro de Ispizua, el mercado de la Ribera (mercadodelaribera.net) es un diáfano y luminoso edificio racionalista al que muchos consideran el primer hito arquitectónico del nuevo Bilbao, el anticipo de las creaciones de Gehry, Foster, Moneo y compañía. También es (según el libro Guinness) el mercado cubierto más grande de Europa, con 10.000 metros de superficie, y un lu-gar de lo más entretenido de visitar, curioseando en sus muchos puestos de pescados, carnes y verduras. Y, por último (aunque no menos importante), es ideal para comer de pintxos.

mercado ribeira bilbaoVER GALERÍA

IR A SURFEAR EN METRO

Cuesta creer que, a media hora de Bilbao en el metro diseñado por Foster, haya una playa de 750 metros rodeada, no por museos de titanio o caseríos palaciegos, sino por ásperos acantilados. A La Salvaje (que así la llaman) vienen los surfistas a probar sus famosas olas, pero también los parapentistas a lanzarse desde los acantilados y los escaladores a escalarlos. Desde la estación de metro de Labasterra, hay un paseo de un cuarto de hora. Información sobre olas y escuelas de surf, en turismoa.sopelaudala.org.

AZKUNA, CENTRO DE LA BUENA VIDA

Cita obligadísima para los amantes de la arquitectura, el diseño y la buena vida es el Azkuna Zentroa (azkunazentroa.eus), un espectacular centro de ocio, deporte y cultura, con interiores de Philippe Starck, que ha insuflado nueva vida al edificio modernista de la Alhóndiga, un antiguo almacén de vino diseñado a principios del siglo XX por Ricardo Bastida. Hay piscina, gimnasio, cines, auditorio, sala de exposiciones, mediateka y uno de los mejores restaurantes de la ciudad, Yandiola (yandiola.com). Raro es el que, después de cenar, no sube a la terraza a tomarse un gin tonic u otro digestivo y a disfrutar de la vista repantigado en uno de sus blancos sillones y sofás estilo Chester.

Azkuna BilbaoVER GALERÍA

Azkuna BilbaoVER GALERÍA

MUSEO BELLAS ARTES, EL BELLO OLVIDADO

Más de 6.000 cuadros, esculturas, dibujos y grabados, desde el siglo XII hasta nuestros días, integran los fondos del Museo de Bellas Artes de Bilbao (museobilbao.com), que ha sido totalmente eclipsado por el cercano Guggenheim, a pesar de ser el más importante del país, después de El Prado, en pintura española, flamenca y renacentista italiana. Su colección atesora obras de El Greco, Ribera, Zurbarán, Murillo, Goya, Sorolla, Gauguin, Zuloaga, Bacon, Chillida, Tàpies y Barceló, entre otros. Inaugurado en 1945, ha sido objeto de varias reformas, como la efectuada en 1968 por Álvaro Líbano y Ricardo Beascoa, que lo convirtieron en uno de los edificios más modernos y elegantes de la ciudad. Está junto al seductor parque de Doña Casilda, a 400 metros del Guggenheim, y para visitar ambos museos hay un bono-ahorro, el Artean, por 16 euros.

museo-bellas-artes-bilbaoVER GALERÍA

CRUZAR LA RÍA EN EL PUENTE COLGANTE

El primer puente transbordador del mundo, coetáneo de la torre Eiffel, une desde 1893 Portugalete, en la orilla izquierda y más obrera de la ría, y Getxo, en la otra. Siete veces cruzó en su barquilla, fascinada, la infanta Isabel, alias la Chata. Una pa-sarela inaugurada en 1999 permite pasear por encima de este mecano colosal, a 45 metros de altura. Hay quienes quieren más, como la infanta, y saltan desde él atados a una goma. También se puede hacer escalada y rappel. Más información, en puente colgante.com.

bilbao puente getxoVER GALERÍA

TRES HOTELES CON ARTE

Fotografías de Alberto Peral, Paul Thorel y Marc Viaplana, entre otros, decoran las paredes del pequeño, sofisticado y contemporáneo Miró Hotel (mirohotelbilbao.com), creación del modisto Toni Miró, que abre sus ventanas al museo Guggenheim. También lo hace el Domine (hoteldominebilbao.com), hotel donde todo, desde los uniformes del personal hasta la escultura de cantos rodados de 90 toneladas que preside el atrio, pasando por la vajilla o la imagen corporativa, ha sido ideado o elegido por Mariscal. Y muy cerca, junto al Palacio Euskalduna, se alza el Meliá (melia.com), un impactante volumen cúbico inspirado en Chillida, obra del mexicano Ricardo Legorreta.

hotel Domine bilbaoVER GALERÍA

hotel miro bilbaoVER GALERÍA

Más sobre: