Triana tiene un color especial, un barrio para esta primavera

Al otro lado del río Guadalquivir, este barrio que es cuna de toreros, cantaores, pintores, alfareros o marineros es uno de los de más solera de Sevilla. Ahora en Semana Santa tiene aún más atractivo, cuando por él discurren algunas de las procesiones con más tradición, como son la Esperanza de Triana y el Cachorro. Te desgranamos los imprescindibles para sacarle el jugo a este emblemático enclave.

by hola.com

LAS VISTAS DESDE EL PUENTE DE TRIANA
El puente de hierro que lleva el nombre de Triana, aunque en realidad se llama de Isabel II, no solo es el más antiguo conservado de España, también es el gran emblema de este barrio de Sevilla. Al atardecer, con las vistas al río, la calle Betis a un lado y los tejados de Sevilla al otro, es el momento más mágico para cruzar por él.

triana-sevillaVER GALERÍA

triana-sevillaVER GALERÍA

UN PASEO POR LA CALLE BETIS
Entre el puente de Triana y el de San Telmo discurre la que es una de las calles más fotografiadas de la ciudad –con las coloridas fachadas de sus estrechos edificios–, de las más animadas gracias a los locales y terracitas que abren en sus bajos y de las mejores para contemplar las vistas de Sevilla, con la Maestranza, la Torre del Oro o la Giralda al fondo.

triana-sevillaVER GALERÍA

LA CALLE DE LOS HERMANOS RIVERA
Casi paralela al Guadalquivir discurre la calle Pureza, que recorre el corazón del popular barrio y conecta la plaza del Altozano con la calle Troya. En ella se encuentran el templo gótico de Santa Ana, donde ha recibido las aguas bautismales la hija de Kiko Rivera, y la capilla de los Marineros, sede de la hermandad de la Esperanza de Triana, una de las imágenes más queridas de la ciudad que sale en la Madrugá, y de la que es hermano Francisco Rivera.

triana-sevillaVER GALERÍA

LA PLAZA DEL ALTOZANO
Nada más cruzar el Puente de Isabel II se descubre esta pequeña capilla en honor a la Virgen del Carmen, patrona de los marineros, obra de Aníbal González, el mismo que diseñó la grandiosa Plaza de España sevillana. En esta plaza donde confluyen la calle Betis, Pureza, San Jacinto, San Jorge y el paseo de Nuestra Señora de la O, también son de interés el edificio de la farmacia Murillo, de 1912, los monumentos a Juan Belmonte y al Arte Flamenco, así como un gran ejemplar del árbol de las lianas. Aquí también abre sus puertas el mercado de Triana. Muy cerca, en la calle Castilla, está la iglesia de la O, sede de Jesús Nazareno y la Virgen de la O, imágenes que procesionan el Viernes Santo y, al final de la calle, merece la pena conocer la capilla del Patrocino, donde reside la imagen del Cachorro, el magnífico crucificado que sale también por Sevilla el Viernes Santo.

triana-sevillaVER GALERÍA

UNA CERVEZA ARTESANA
Es en el mercado de abastos donde, además de ver las las ruinas del antiguo castillo de San Jorge, que fue sede de la Inquisición y hoy convertido en museo, se puede palpar el verdadero ambiente del barrio. Entre puestos de frutas, verduras o flores hay que llegar a la cervecería Taifa (cervezastaifa.es) para probar su cerveza, que fabrica de forma tradicional. O, unas ostras o una tapa de sushi recién preparado en la ostrería que hay enfrente.

triana-sevillaVER GALERÍA

DE COMPRAS POR SAN JACINTO
Esta calle peatonal que, como una espina dorsal, atraviesa gran parte de Triana hasta terminar en el popular barrio del Tardón, es una buena opción para el paseo, en cuyo discurrir hay que detenerse en la capilla de la Virgen de la Estrella, en la iglesia de San Jacinto de los dominicos y después de curiosear en sus comercios hacer una parada en el bar La Blanca Paloma, todo un clásico.

triana-sevillaVER GALERÍA

VISITAR UNA ALFARERÍA
Fue en Triana, antaño un barrio de la periferia, donde comenzó la tradición alfarera sevillana, cuya localización a orillas del Guadalquivir facilitaba la salida del producto en barco. Hoy todavía se pueden visitar antiguos obradores y fábricas en las inmediaciones a la plaza del Altozano como lo hacían siglos atrás y verdaderas obras de cerámica en las tiendas de la calle Alfarería.

triana-sevillaVER GALERÍA

triana-sevillaVER GALERÍA

A LA HORA DE COMER
El pescaíto, las tapas o la buena cocina andaluza se disfrutan de otra manera con buenas vistas al Guadalquivir. En locales como el selecto Río Grande o el Kiosco de las Flores (kioscodelasflores.com), dos clásicos en la calle Betis, o el más moderno Abades Triana (abadestriana.com) el panorama desde sus cristaleras son un aliciente añadido. Buenas referencias también son por el interior de Triana Victoria 8 (victoria8.es), Las Golondrinas (barlasgolondrinas.com), donde probar sus puntas de solomillo o sus aliños o la freiduría Reina Victoria (freiduriareinavictoria.com)para comprarse un cucurucho de pescado frito e irlo degustando durante el paseo por Triana.

triana-sevillaVER GALERÍA

POR EL PASEO DE LA O
Esta antigua zona de embarcaderos que se extiende paralelo a la ribera del río hasta llegar a los bajos del Puente de Triana o de Isabel II es un perfecto lugar de paseo, sobre todo los fines de semana cuando artesanos y artistas exponen sus obras en él.

triana-sevillaVER GALERÍA

triana-sevillaVER GALERÍA

Más sobre: