Los petroglifos de Campo Lameiro

¿Sabes que a solo 20 kilómetros de Pontevedra se encuentra uno de los conjuntos de petrofligos más importantes de Europa? Te descubrimos el Parque Arqueológico de Campo Lameiro.

by hola.com


petroglifosVER GALERÍA

“Las parejas que deseen un hijo deben copular sobre la Pedra da Serpe la noche de San Juan, llevando como ofrenda un cuenco de leche para las serpientes”. Leyendas procedentes de tiempos remotos siguieron alimentando durante siglos el misterio en torno a los petroglifos, un conjunto de signos y dibujos grabados en las piedras milenios antes de Cristo. En Campo Lameiro, a solo 20 kilómetros de Pontevedra, quienes habitaron estas tierras fueron especialmente pródigos en hacerlos: la abundancia de petroglifos aquí hallados ha hecho que el municipio haya sido conocido como la "Capital gallega del arte rupestre”. 


Petroglifos2VER GALERÍA

HAZ CLIC EN LAS IMÁGNES PARA ACCEDER A LA GALERÍA

El 6 de julio de 2011 se inauguraba el Parque Arqueológico de Campo Lameiro, que ha dado forma museística y recorrido a una de las manifestaciones más importantes de la cultura de la Edad del Bronce. El Parque está considerado uno de los conjuntos más importantes del arte rupestre al aire libre de Europa, y el mayor del noroeste peninsular. Hace cuatro mil años, fuesen quienes fuesen los habitantes de estas tierras, dedicaron parte de su tiempo a grabar sobre la dura piedra líneas, círculos o laberintos de significado incierto, pero también familiares serpientes, caballos y, sobre todo, ciervos. Estos dibujos representan escenas de comienzos del otoño y su mano reveló un profundo conocimiento de su comportamiento: manadas, ciervos que braman en su época de celo, que copulan, que luchan. Un frondoso bosque de más de cuatro mil años de antigüedad sobre un material aparentemente inerte al que se da vida.

Los petroglifos del Parque Arqueológico pueden contemplarse a través de un sendero señalizado de aproximadamente cuatro kilómetros de longitud que recorre las losas más significativas. Entre ellos destacan tres: la Laxe da Forneiriña, la Laxe dos Carballos (losa de los robles, con un gran ciervo presidiéndola) y el Outeiro dos Cogoludos I, con numerosos laberintos sobre su superficie. Pero a lo largo de las 21,8 hectáreas de extensión del recinto se descubren hasta cien rocas con grabados rupestres. Todo ello en medio de una pradera natural salpicada por pequeños bosques de pinos, sauces y robles.

PetroglifosVER GALERÍA

La contemplación de las piedras grabadas se complementa con la recreación de un poblado de la Edad del Bronce y con un área expositiva en un edificio anexo, en el que el visitante puede desde conocer las técnicas arqueológicas que han permitido datar los petroglifos hasta descubrir datos sobre la sociedad de la época. O comprobar cómo, a pesar de los numerosos esfuerzos que se han realizado al respecto, su sentido sigue siendo múltiple y su significado, enigmático.

El Parque Arqueológico de Campo Lameiro, a pesar de su nacimiento en la noche de los tiempos, es un lugar muy vivo: quienes se acerquen a él pueden cazar con arca o jabalina, fabricar vasijas de cerámica o intentar prender fuego sin cerillas ni mecheros. También, descubrir el DNI de los petroglifos poniendo en práctica las técnicas utilizadas por los arqueólogos para documentarlos y registrarlos o crear complementos y accesorios personales que las excavaciones han demostrado que adornaban los cuerpos de los (también coquetos) pobladores de la Edad del Bronce. Y las demostraciones en vivo de elaboración de quesos, cestería y grabado figurado en las piedras trazan la línea de tiempo milenaria entre artesanos del presente y del pasado más remoto.

Pero quizás la experiencia que más nos acerca a la Prehistoria es la de sentir cómo era la vida a ciegas, guiados únicamente por las sombras: las visitas nocturnas, de martes a domingo con reserva previa, lo hacen posible. Y completadas con la cena degustación de la Edad del Bronce, nos trasladan a un pasado mágico de piedras talladas con ciervos de poderosas cornamentas.

GUÍA PRÁCTICA

Cómo llegar
Lo más sencillo es hacerlo desde Pontevedra, que se encuentra ubicada a solo 20 kilómetros de Campo Lameiro. El parque se alcanza tras un corto trayecto por la carretera comarcal PO-223.

Cuándo ir
No existe una época especialmente recomendada para visitar Campo Lameiro, ya que las actividades que allí se desarrollan se organizan durante todo el año. Sin embargo, dado que se encuentra en un lugar al aire libre, conviene intentar evitar la época de mayor abundancia de lluvias para que el recorrido sea más agradable.

Dónde dormir
En Campo Lameiro, en A Avoa María, un coqueto alojamiento que cuenta con cinco habitaciones de estilo rústico y  ofrece un “Pack casa turismo rural-Parque arqueológico” que incluye una noche de estancia, desayuno, entrada al Parque Arqueológico, visita guiada y una actividad a elegir en el recinto por 60 euros. También en Casa Mantenga, una vivienda tradicional de aldea rehabilitada con jardín, terraza y hórreo. En San Lorenzo (Moraña), en el Pazo La Buzaca , un pazo tradicional con hórreo, piscina y estancias acogedoras, la mayoría en las antiguas caballerizas.

Dónde comer
En San Salvador de Poio, en Solla, que mezcla platos clásicos con toques modernos en un entorno minimalista. En Carril, en Casa Bóveda, especializado en mariscos y pescados. Y en Cambados, en Yayo Daporta, que define su cocina como “gallega actualizada”. La carta varía continuamente, en función de la oferta de la cercana lonja, e incluye entre sus ingredientes estrella los moluscos frescos de la ría de Arousa.

Más información
Parque Arqueológico de Campo Lameiro

Otros reportajes sobre Galicia:
Playas de ensueño para disfrutar todo el año
Acantilados de vértigo en un paisaje infinito
Pazos, camelias y ostras en la tierra del Albariño
Ribeira Sacra lucense, la Galicia más desconocida
En bici hasta el fin del mundo

Más sobre: