kotor-montenegro-secreto-europa

Kotor, el secreto mejor guardado de Montenegro

Las 'bocas' de esta bahía, como le dicen sus habitantes, impresionan por su altura y belleza y guardan celosamente la silueta de una ciudad medieval nostálgica y recóndita. Las playas vecinas la convierten en un destino ideal en el Mediterráneo.

by hola.com

Kotor fue herida por un terremoto en 1979, pero su declaración como Patrimonio de la Humanidad favoreció su reconstrucción y hoy es una delicia descubrirla. La bahía de Boka Kotorska (o bahía de Kotor) donde se ubica la ciudad, situada al final del fiordo más extenso del sur de Europa (de unos treinta kilómetros de longitud) es el marco perfecto a su esplendor y su riquísimo legado histórico y arquitectónico.

kotor-panoramicaVER GALERÍA

Pequeña, accesible y de una hospitalidad natural, su casco antiguo es un laberinto de callejuelas empedradas, placitas tranquilas y esbeltos edificios centenarios. Un escenario de cuento en el que no faltan apetecibles cafetines y exclusivas tiendas de artesanía y moda. Baldosas medievales, esculturas entregadas al musgo, pasadizos oscuros, frisos milenarios… no hay parte de la historia europea que no este representada en Kotor. Su pasado veneciano se plasma en sus elegantes palacetes barrocos y su herencia turca y mediterránea en la calidez de sus habitantes, deseosos de hacer la estancia inolvidable.

St-Lukas-square-kotor-montenegroVER GALERÍA

La naturaleza parece proteger a Kotor con sus encrespadas montañas, telón de fondo natural y custodio de tantos encantos, pero la historia le demostró que, aunque mucho, esto no era suficiente y por eso entre sus gruesas murallas medievales se guardan otras joyas, como la plaza de Armas y su torre del Reloj, la catedral de San Triphon, del siglo XII, o la iglesia de San Lucas, templo ortodoxo del XIII.

montenegro-kotor-plazaVER GALERÍA

Además de las iglesias, muchos palacios evidencian el poder económico que tuvo la ciudad, como el Grubonja; la casa Drago, con bellas ventanas góticas; el edificio Prima, donde se combinan líneas renacentistas y barrocas; el Palacio Ducal y el Bizanti, ambos del siglo XVII, o el Teatro Napoleón, del XIX.

Gospa-od-Skrpjela-kotorVER GALERÍA

Pero la bahía de Kotor también esconde muchos otros secretos para descubrir, como el de sus playas de Ulcinj, casi en la frontera de Albania, o de Sutomore, cerca del puerto de Bar, aunque nada como subirse a una de esas barcazas turísticas que parten de Perast y llevan a las dos curiosas y minúsculas islas de Gospa od Skrpjela y Sveti Djordje que decoran la bahía.

UN CONSEJO

Realizar una excursión a dos ciudades cercanas: la romántica Perast, suspendida en la época barroca, cuenta con maravillosos edificios del siglo XVII y varias iglesias interesantes. Risan es otro enclave imprescindible. La ciudad más antigua de la bahía aún exhibe con orgullo los maravillosos mosaicos de su época romana.

Perast-KotorVER GALERÍA

GUÍA PRÁCTICA

Cómo llegar

Varias compañías aéreas como Iberia, Vueling, Norwegian ... ofrecen vuelos a Duvroknik desde Madrid o Barcelona. Desde allí lo más recomendable es alquilar un coche (unas dos horas hasta la ciudad de Kotor) para recorrer a placer la bahía de Kotor y sus pintorescos pueblecitos. En Montenegro hay dos aeropuertos internacionales en la ciudad costera de Tivat (en la misma bahía de Kotor) y en la capital, Podgorica, ambos con escala desde España.

perast-montenegroVER GALERÍA

Dónde dormir y comer

A tres kilómetros del centro de Kotor se encuentra Forza Mare (forzamare.com) con espléndidas vistas sobre la bahía. Otra recomendable opción es el exquisito Palazzo Radomiri (palazzoradomiri.com) un delicioso y original hotel boutique con muelle propio desde el que se organizan pequeños cruceros. El hotel Vadar (www.hotelvardar.com), en pleno casco antiguo de Kotor; refinado y elegante, es imprescindible cenar una noche en su restaurante Galion. Perfecto para probar las especialidades locales el Ellas Restaurant (restoranelas.com), en Kotor, uno de los más conocidos de la ciudad; su excelente terraza mirando al mar y su romántica decoración atrapan desde el primer momento. En pleno casco antiguo el restaurante Bastion (bastion123.com), con una muy buena carta de vinos y excelentes raciones de especialidades regionales. Mientras Crsarica ( 375, Stari Grad) es el lugar ideal para probar pescado fresco.

Más sobre: