Días de relax en un spa del Mar Muerto

Dicen que ya Cleopatra buscó el elixir de la eterna juventud en este lago con tantísima sal que es literalmente imposible hundirse en sus aguas, milagrosas para muchas afecciones cutáneas, o para simplemente lucir una piel radiante.

by hola.com
VER GALERÍA

Pocas sensaciones resultan tan asombrosas como adentrarse en este lago compartido por Jordania e Israel y flotar irremediablemente como un corcho. El Mar Muerto, a 400 metros bajo el nivel del mar, tiene una concentración de sal diez veces más alta que el océano, de ahí que sea imposible hundirse en él o que intentar dar un par de brazadas parezca una lucha contra los elementos. Pero lo mejor es que la combinación de los baños y su atmósfera, tremendamente oxigenada, se convierte en un cóctel de lujo para la piel.

Sus aguas y fangos son ricos en magnesio, potasio, calcio, bromuro, cloruro sódico y muchas otras sales minerales. Por otra parte, la evaporación que provoca su clima tan seco y caluroso filtra los rayos ultravioleta B, permitiendo exponerse al sol sin miedo a las quemaduras. Todo ello hace que el Mar Muerto se convierta en el destino favorito de miles de personas con problemas cutáneos o que, simplemente, quieren conseguir una piel de seda regalándose unos días de relax en los mejores spas de este lago en pleno desierto.

Desde el punto de vista terapéutico los tratamientos en el Mar Muerto son tremendamente eficaces para combatir desde la psoriasis y la dermatitis hasta la artritis, el reúma, el estrés, la fatiga, algunos tipos de alergias y dolencias musculares, requiriendo entre dos y cuatro semanas de estancia en centros especializados como, en el lado jordano, el Dead Sea Spa Hotel, de cuatro estrellas y con un centro médico dentro del complejo.

Sin embargo, cuando lo que se busca es simplemente conseguir una piel mucho más suave e hidratada basta con apenas unas horas bañándose en sus aguas y embadurnándose de arriba abajo con los oscuros fangos que se encuentran a sus orillas y dejarlos secar al sol, pudiendo desde luego complementarlos con los tratamientos de relax y belleza que despachan al borde del agua unos cuantos spas de nivel.

El Kempinski Hotel Ishtar Dead Sea, de cinco estrellas, atesora el más selecto: el Anantara Spa, en el que reservar desde un masaje tailandés o un tratamiento ayurvédico hasta un programa integral de belleza, de adelgazamiento, de desintoxicación o anticelulítico de dos a cuatro días de duración.

A apenas unos pasos, The Spa, dentro del Jordan Valley Marriott, propone sobre todo tratamientos de un día en los que sería un pecado prescindir de un peeling corporal con sales del Mar Muerto con aplicación de fangos y aceites esenciales, o compartir con tu chico un romántico ritual de bienestar en pareja.

Y a sólo unos pasos de los anteriores, el también cinco estrellas Mövenpick Dead Sea propone por un lado los 6.000 m2 de su Zara Spa, con programas de relax y belleza de uno hasta diez días y, por el otro, un centro terapéutico con médicos multilingües especializados en la prevención, tratamiento y rehabilitación de, sobre todo, afecciones cutáneas y óseas. Ah! Y no te olvides traerte cremas, fangos y sales primorosamente envasadas para regalar. Tu piel, y tus amigas, te lo agradecerán.

GUÍA PRÁCTICA

Cómo llegar
Royal Jordanian tiene cinco vuelos semanales directos entre Madrid y Ammán, y también dos desde Barcelona, con precios a partir de unos 318 € más tasas. El Mar Muerto se encuentra a apenas una hora en coche de Ammán. 

Más información 
Turismo de Jordania

Opina en nuestro foro:
¿Dónde están los mejores spa del mundo?

Más sobre: