Los pecados capitales viajeros

Dejar de fumar, comer más sano, apuntarte al gimnasio… Si empiezan a flaquear los buenos propósitos que te fijaste para el Año Nuevo y lo que de verdad te apetece es portarte mal (o bien según se mire), te servimos en bandeja los siete pecados capitales… viajeros.

by hola.com

null

GULA
Tienes un buen puñado de templos gastronómicos alrededor del mundo para entregarte a tu vicio más confesable. Por supuesto las grandes mesas de París, Roma o Tokio, pero también menos conocidas como Singapur, epicentro de la cocina de fusión ya sea en sus populares hawkers callejeros como en sus mejores restaurantes, o Lima, que fue capital gastronómica de América gracias al buen hacer de chefs tan revolucionarios como Gastón Acurio (astridygaston.com), con restaurantes también en Madrid y Barcelona, que han sabido presentarle al mundo la combinación de las excelentes materias primas de Perú con la herencia colonial en cuestiones culinarias y con los sabores de la cocina china y japonesa que trajeron consigo los inmigrantes que desde el lejano oriente llegaron a este país en el siglo XIX.

SOBERBIA
Si lo que te gusta es dejarte sorprender, te encontrarás como en casa en Dubai, que con crisis y todo sigue siendo el gran escaparate de la arrogancia del mundo. En el corazón de su centro financiero está el rascacielos más alto del planeta: el Burj Dubai o Burj Kalifa, con 828 metros y 192 alturas, de las cuales 160 son plantas habitables. Por sus tripas suben y bajan a 10 metros por segundo 57 ascensores, y su interior alberga desde un observatorio en el que admirar de día o de noche una panorámica de 360º sobre toda la ciudad, el exclusivo restaurante At.mosphere (atmosphereburjkhalifa.com) del piso 122 y hasta un Armani Hotel (dubai.armanihotels.com). Además, el emirato ya tenía antes del hotel, el centro comercial o el parque de atracciones más grande del mundo, la mayor pista de esquí cubierta y un montón de excesos más como el hotel Burj al Arab (jumeirah.com/en/hotels-resorts/dubai/burj-al-arab), que con su forma de gran vela de diseño se levanta sobre el mar y se denomina a sí mismo como el único siete estrellas del mundo.

AVARICIA
Quién no ha soñado con ganarse un buen pellizco en una noche de suerte y olvidarse para siempre de la hipoteca, el jefe. Para jugar a lo grande, nada como una escapada a Las Vegas, donde decenas y decenas de casinos a cual más delirante aguardan a los ávidos por probar suerte.

LUJURIA
Si este es tu pecado, no te puedes perder las sorprendentes esculturas eróticas que adornan un sinfín de templos románicos como la colegiata de San Pedro Cervatos y muchos otros a caballo entre Cantabria y Palencia como la iglesia de Bolmir, en Reinosa. En Italia, los frescos de las ruinas de Pompeya resultan casi tan procaces como los tremendamente explícitos relieves de los templos hindúes de Khajuraho. Pero si de verdad te has propuesto dejarle con la boca abierta, lo tuyo son los “Love hotels” u hoteles del amor de Japón (hasta 37.000 hay), donde la falta de intimidad de sus diminutas casas ha hecho florecer estos picantes aunque respetabilísimos establecimientos para parejas con ganas de echarle imaginación.

PEREZA
Son pocos los que, en un grado u otro, están libres de ella. Pero si lo tuyo es realmente grave, busca en la agencia de viajes de la esquina alguna de las nada prohibitivas ofertas que en estos meses ofrecen los típicos hoteles 'todo incluido' del Caribe. Cierto que no verás mucho del país, pero a cambio tendrás por delante una semana de dolce far niente para gozar del sol, el mar y un clima ahora realmente envidiable. De la hamaca al restaurante y de la piscina al spa, con a lo sumo un ratito de deporte con los monitores del “resort”.

ENVIDIA
Si más que sentirla lo que pretendes es provocarla, te sugerimos una escapada para renovar vestuario en las mejores tiendas de Milán, París o Nueva York; o el más relajante de los retiros para cuidar cuerpo y espíritu, ya sea en lugares tan próximos como el Sha Wellness Clinic (shawellnessclinic.com) de Alicante o en la otra esquina del mundo, como el hotel Shambhala Estate (comohotels.com/comoshambhalaestate) de Bali.

IRA
Basta pasearse por tantísimos lugares del Tercer Mundo para que a uno se le desate la ira ante la injusticia y la desigualdad. Para aportar tu granito de arena, siempre puedes colaborar con la infinidad de ONG serias que luchan por combatirlas, e incluso participar en los viajes solidarios que organizan numerosas organizaciones y agencias como Setem (setem.org), Asociación Icid (asociacionicid.org), Alternativas (nativas.org), Viajes Responsables (viajesresponsables.com), Años Luz (aluz.com) o Tarannà (taranna.com).

Síguenos en @HolaViajes y Facebook.

Más sobre: