En Saint-Tropez con la élite de la vela

La de esta ciudad francesa es la última de las grandes regatas del Mediterráneo. Los veleros más espectaculares compiten a finales de septiembre en el glamouroso puertito de la Costa Azul para despedir la temporada por todo lo alto.

by hola.com

a_01-SAINT-TROPEZ Después de haber competido durante todo el verano por aguas de Antibes, Barcelona, Mallorca, Cerdeña, Mónaco o Cannes, la élite de la vela celebra por todo lo alto el fin de la temporada en el Mediterráneo con la regata de Les Voiles de Saint-Tropez, entre el 26 de septiembre y el 4 de octubre. El puerto más recoleto y más chic de la Costa Azul se convierte estos días en todo un espectáculo que atrae a miles de apasionados del mundo de la vela y también a ‘simples mortales’ ávidos de participar del ambiente que envuelve la cita de algunos de los veleros, clásicos y modernos, más espectaculares de todos los mares.

Serán estos últimos los que el lunes abran el baile enfilando hacia el golfo de Saint-Tropez, secundados a partir del día siguiente por los veleros de tradición; algunos con incluso más de un siglo de historia. A lo largo de seis días de regatas, la poco frecuente mezcla de unos y otros ejecutará sobre las olas un auténtico ballet de velámenes hinchados ante el que será difícil no emocionarse.

La salida escalonada por la bocana del puerto, con las tripulaciones perfectamente uniformadas sobre las cubiertas, es el plato fuerte con el que desayunarse cada mañana antes de que comience ‘el combate’, que puede avistarse con facilidad desde los diques o, mejor aún, desde el promontorio natural de la Ciudadela que corona la villa y las motoras que proponen salidas a esas horas para seguir la regata.

Tras horas peleando con el viento, ajustando en sincronía las velas con cada cambio de rumbo y ganando largos en excitantes ceñidas para hacerse con los mejores puestos en cada categoría, el regreso a puerto de los veleros vuelve a despachar momentos de actividad frenética mientras las tripulaciones, una vez atracados, se afanan en desaparejar, amarrar cada cabo y dejar las cubiertas impecables para, como mínimo, estar a la altura de la auténtica joya que tienen al lado.

Porque es al final de la regata cuando los visitantes se echan a los muelles para admirar de cerca los no menos de 300 veleros de época, prototipos o maxis que, pegados los unos a los otros, regalan una puesta en escena sin desperdicio.
Algunos de los barcos más espectaculares del mundo podrán verse allí: desde veleros clásicos con no menos de cincuenta años de regatas en su haber hasta una barbaridad de wallys; esos barcos del tercer milenio que pueden llegar a costar sus buenos millones de euros.

En esta edición de Les Voiles de Saint-Tropez se cuenta además con presencias estelares como el Mariska, un diseño de Fife de 1908 que, tras tres años en astilleros, vuelve a navegar, y a verse aquí las caras con su rival de aquella época: el Tuiga, una balandra áurica con 100 años recién cumplidos que tuvo al Duque de Medinaceli como primer propietario y que hoy ejerce como buque insignia del Yacht Club de Mónaco. O los cinco Pen Duick que todavía navegan; esos veleros en los que protagonizó sus hazañas el célebre marino francés Eric Tabarly.

Y por supuesto por allí también, algunos de los mejores regatistas del momento, copando los coquetos restaurantes de Saint-Tropez cada velada y, sobre todo, los mejores bares del puerto y las carpas que se levantan junto a los muelles para los días de regata, con conciertos, venta de todo tipo de artículos relacionados con el mundo de la vela, quioscos para picar algo y muchísimo ambiente del que cualquiera que se deje caer por allí está invitado a participar.

Algunas pistas
El aeropuerto de Niza, donde operan vuelos directos Iberia desde Madrid y Vueling desde Barcelona, es el más próximo a Saint-Tropez. Hasta allí, lo más recomendable es alquilarse un coche. Muy buenas tarifas, a través de Lastminute. También puede considerarse la opción, desde luego más retirada, de volar a Marsella gracias a los baratísimos precios que suele ofrecer Ryanair www.ryanair.com en sus vuelos directos desde Madrid y Málaga.

El mejor ambiente marinero, en el pub irlandés del puerto y sus aledaños, la hilera de bares y bistrots junto a las carpas del Village o la zona de copas del Hotel Sube, mientras que los armadores y propietarios de estos millonarios caprichos suelen reunirse por la terraza del Sénéquier o las exclusivas mesas de L’Escale.

Más información
En la Oficina de Turismo de Francia en España, Maison de la France, la de Saint-Tropez y la Sociedad Náutica de la villa.

Más sobre: