Sociedad

El 'sí, quiero' de Carolina y Alejandro, un amor de toda la vida

Los novios se conocieron cuando tenían 14 años, y su boda tuvo lugar el mismo día que celebraban su 14º aniversario en La Casilla de Maera, en Málaga

Más sobre:

Alejandro y Carolina, compartiendo confidencias durante la ceremonia.
©Liven Photography

La historia de Carolina Martín-Romero y Alejandro Escribano es de película. Se conocieron cuando eran dos adolescentes. Apenas tenían 14 años cuando comenzaron su noviazgo, y desde aquel momento, siguen juntos. El mismo día que celebraban su 14º aniversario, el 23 de junio de 2018, decidieron pasar por el altar.

La boda llegó tras una pedida de mano de lo más romántica. Carolina y Alejandro festejaban su 10º aniversario, surcando las aguas de Venecia en góndola. "Lo que no me esperaba es que me pediría matrimonio en ese momento", confiesa Carolina. Pero así fue. Aquel instante se tornó en "mágico y especial", más si cabe cuando Alejandro le dio el anillo que había diseñado junto a su abuelo, que fue joyero. 

La iglesia de la Concepción, en Málaga, era el lugar escogido para la ceremonia. Un espacio con mucho significado para ambos, ya que era la iglesia del colegio donde habían estudiado. El acto lo ofició el padre Eugenio, que les conoce desde que eran niños, y contó con la música de la Escolanía Orfeón Universitario de Málaga. 

Carolina, que lucía un vestido de Inés Martín Alcalde y una diadema de 'Bambary', entraba al templo del brazo de su padre. Un momento que nunca olvidará, al igual que la lectura que hicieron sus amigos Bernardino y Paula. 

Más tarde, La Casilla de Maera se convirtió en escenario del banquete y la posterior fiesta. Un lugar acogedor y al aire libre, donde los recién casados disfrutaron con todos sus invitados. Carolina recuerda como el momento más inesperado cuando le entregó unas réplicas de su ramo a sus dos hermanas, que son sus mejores amigas. Acto seguido se abrazaron y comenzaron a cantar juntas la canción 'Amigos para siempre'. "Fue único", detalla. 

Tampoco se olvida de mencionar el baile nupcial, su primer baile con Alejandro, ya como 'marido y mujer'. El 'dj' Mickey Pavón se encargó de amenizar esta fiesta en la que todos bailaron sin parar. 

En este emotivo enlace, la pareja quiso, además, aportar su granito de arena en la lucha contra el cáncer, regalando una pulsera con la que se recaudan fondos para la investigación de la enfermedad. Un detalle en honor a Belén, tía de Carolina, que había fallecido dos meses antes de la boda. Fue su manera de recordarla y rendirle un pequeño homenaje. 

 

Si tú también quieres compartir tu boda con nosotros... Aquí puedes hacerlo

Tu evento también puede aparecer en el espacio online más exclusivo

Compártelo con nosotros

Si consideras que este contenido no está autorizado o es inapropiado y quieres denunciarlo, por favor, mándanos un mail a sociedad@hola.com

Bases legales de la sección Sociedad de ¡HOLA!