by Marta Romero

Salir a dar un paseo a última hora de la tarde se ha convertido en uno de nuestros momentos favoritos. Y aún más si ya puedes hacerlo con el mar de fondo o con tu heladería favorita de la ciudad abierta y trabajando a pleno rendimiento. Porque los caprichos, después de una larga caminata, están más que justificados. Si en vez de irte a por uno, prefieres ser tú quien controle los ingredientes, los sabores e incluso la textura (porque tú, ¿eres más de helado de hielo o de crema?), solo te queda una opción: hacerlos en casa.

No te preocupes, es muy sencillo y, con las herramientas necesarias, mucho más rápido de lo que te imaginas. Bueno, hay una cosa que, igual, si te cuesta: esperar el tiempo mínimo de congelación para disfrutar de un primer bocado. Una paciencia que es menos dramática si, por ejemplo, cuentas con una heladera. Pero tranquila, también puedes trabajar sin ella. La única diferencia es que, con ella, tú apenas trabajas y el tiempo se reduce, mientras que, sin ella, vas a tener que mezclar mucho y estar pendiente durante el proceso de congelación, para que no se te formen los cristalitos que a veces ves y que son el resultado de no haber removido bien el helado mientras enfría.

Nosotros vamos a proponerte dos heladeras, una muy básica y otra más profesional, y un montón de moldes para que busques el que más te gusta o se adapta al tipo de helado que quieres hacer. Ten en cuenta que no es lo mismo un polo de hielo a base de frutas que uno cuyo ingrediente base es un yogur y su textura más cremosa. Pero, no te preocupes, te vamos a decir qué tipo de receta es mejor para cada uno de ellos. 

LEE TAMBIÉN: utensilios para hacer postres fresquitos en casa

Para los helados fritos

Para los helados fritos

El verano pasado muchos vimos a los hijos de David y Victoria Beckham, entre otros muchos, hacer unos helados con dos paletas en mano y moviéndolos sobre una plancha de metal. Son los famosos helados fritos que, en el continente asiático, fueron una auténtica sensación. Si quieres hacerlas en casa, puedes con esta herramienta, fabricada en aluminio, con muchos accesorios y rollos para hacer tanto helados de textura en crema como más tipo granizados, de una manera rápida y fácil. Además, la máquina se puede lavar al completo.

Receta recomendada: helado de avellana y chocolate.

Comprar a partir de 36,96 €

Para un interior sorpresa

Para un interior sorpresa

Si tienes niños pequeños en casa, lo mejor es darle a los helados un toque divertido y también un formato más pequeño, porque ellos, generalmente, no pueden con un bocado tan grande. Estos tienen un diseño bonito con forma de diferentes animales que solo sabrás cuando extraigas tu polo. Además, los seis moldes vienen en una sola bandeja, para una mayor comodidad, y valen para helados hechos a base de frutas, yogures o, incluso, batidos.

Receta recomendada: helados de crema de chocolate con avellanas.

Comprar por 9,20 €

Una heladera modo experto

Una heladera modo experto

Si eres de las que ya juega en modo experto, te encanta esto de hacer helados en casa y quieres dar un paso más allá, invierte en una heladera como ésta, con compresor para capcidad de un litro, un enfriador integrado y función de conservación en frío, simplificando tanto el proceso que con 30 o 40 minutos ya lo tienes listo. Además, la máquina se puede lavar al completo y se apaga de manera automática. Las opciones y tipos de helados que conseguir con ella son casi infinitos.

Receta recomendada: helado de arándanos con chocolate blanco.

Comprar a partir de 139,99 €

Una heladera para primerizos

Una heladera para primerizos

Puede ser que sea de esas personas que está empezando en esto de la heladería casera y quieras hacerte con una primera heladera para ver qué tal se te da y, si te convence, más adelante invertir. Ésta puede ser una muy buena opción con la que conseguir tu dulce en tan solo en 20 minutos. Es muy fácil de utilizar, dejando que trabaje ella y llevando al congelador unas 12 horas, para una textura perfecta, o, al menos, 2 o 3 horas para un tipo sorbete. Es muy fácil de limpiar, ya que sus cuatro componentes se quitan de manera individual.

Receta recomendada: helado de coco y frambuesa.

Comprar a partir de 38,95 €

Para helados cremosos

Para helados cremosos

Si lo tuyo, más que disfrutar de un helado con palito, es hacerlo a cucharadas, necesitarás un molde como éste, para esos que solemos comer en tarrina o por bolitas. Está fabricado en silicona pura 100%, que resiste tanto las bajas como las altas temperaturas (por lo que podrás utilizarlo para cualquier toda tu repostería, la inversión está más que justificada), es muy fácil de desmoldar, con asas ergonómicas y muy flexible, pero, a su vez, con la firmeza suficiente que exige el proceso de congelado de un helado. Además, viene con una espátula a juego, que nos permitirá ir removiendo nuestro helado cada cierto tiempo para evitar la formación de hielo.

Receta recomendada: helado de jengibre y ruibarbo.

Comprar por (19,90 €) 17,90 €

De acero inoxidable

De acero inoxidable

Si de verdad estás entregada a esto de hacer helados en casa, fresquitos y saludables, invierte en unos moldes de acero inoxidable como estos, que, al solidificarse, se desmoldan de una manera sencilla. Simplemente tienes que apretar un poco la cubeta de hielo y ya tienes tu polo preparado para comer. Además, vienen en un soporte que hace que se hagan en vertical, por si has elegido una de esas recetas que vienen a colores y tienes que ir echando diferentes sabores sin que se mezclen.

Receta recomendada: polos de zumo de naranja.

Comprar por 25,97 €

Para helados tipo ‘Magnum’

Para helados tipo ‘Magnum’

No hay lugar a dudas que este tipo de helados nos encantan. Cuando los vemos anunciados en televisión, se nos hace la boca agua. Seguro que, si no te gusta uno de ellos, te gusta otro. Suelen estar hechos con una base de vainilla o chocolate y cubiertos por chocolates que van desde el más negro de todos hasta el blanco, con almendras y muchas otras opciones que, cada vez, son más sorprendentes. Si quieres hacer los tuyos, con tus propias combinaciones de sabores, hazte con un molde de silicona como éste, en tamaño mini (para no sentirte demasiado culpable) y cuatro huecos, fáciles de desmoldar y que admiten desde el congelador hasta el horno porque ¿quién sabe qué de cosas se te pueden ocurrir en esto de la repostería de verano?

Receta recomendada: magnums de frambuesas, arándanos y yogur

Comprar por 4,39 €

Para polos clásicos de hielo

Para polos clásicos de hielo

Si eres de las que se estrena en esto de la heladería, hazlo con unos clásicos polos de frutas, que son muy sencillos de hacer: tanto por la receta en sí, como por el proceso de congelación y los tiempos de espera. Se trata de mezclar y congelar. Sin embargo, escoge un molde un poco diferente, como éste, que modifica los tradicionales bordes lisos por unos dentados. Y aunque creas que va a ser más complicado el desmoldarlo, nada más lejos de la realidad. Al ser de silicona sin BPA, antiadherentes y flexibles, su manipulación es muy fácil.

Receta recomendada: polos de piña con frambuesa

Comprar por 14,98 €

Con forma de corazón

Con forma de corazón

Estos moldes tienen la particularidad de que su forma es divertida y diferente, hechos de silicona de primera calidad que hacen que, además, sean muy duraderos. Son muy fáciles de usar, ya que el helado, con forma de corazón, se extrae sin problemas. Un molde para seis unidades con tapa y palo, perfecto para sorprender, no solo con el sabor de tu helado, sino también con ese diseño de corazón. Si lo tuyo son las fiestas en la piscina, sin duda, uno de estos moldes será la mejor opción para darle un toque llamativo a tus dulces helados.

Receta recomendada: polos de mantequilla de cacahuete con mermelada de frambuesa

Comprar por 17,99 €

Para llevarlos directamente a la mesa

Para llevarlos directamente a la mesa

Muchas veces queremos llevar un helado como postre a nuestra mesa de invitados, pero no sabemos cómo hacerlo. Acabamos con una tarrina y unas cucharadas. Una forma elegante de hacerlo es con esta bandeja con pequeños huecos para que puedas presentar unos polos en dosis individual y que cada invitado coja uno. Se puede rellenar tanto de zumo de frutas, como de batidos o helados en crema. Cada compartimento de este cubo plano está separado de los demás para que puedas empujar y extraer tu helado fácilmente. Es una manera muy elegante de presentar el postre estrella del verano.

Receta recomendada: polos de cócteles clásicos.

Comprar a partir de 12,36 €

Para helados con forma de ‘donuts’

Para helados con forma de ‘donuts’

Para helados divertidos y con un éxito asegurado sin mayores complicaciones, sin duda, uno de los últimos moldes apilables que nos trae esta temporada la famosa marca de Lékué, con forma de donut y pretzel. Su diseño en horizontal nos permite rellenarlos con nuestro sabor de una manera fácil y que su desmoldado sea también sencillo, además de poder guardarse en el congelador uno encima de otro para ahorrar espacio. Están fabricados, como todos sus productos, en silicona platino, aptos para el lavavajillas.

Receta recomendada: helados de mantequilla de cacahuetes y plátano.

Comprar a partir de 15,90 €

Para helados tipo ‘Calippo’

Para helados tipo ‘Calippo’

Otro de los helados que, durante nuestra infancia, fue todo un éxito, son los que venían en formato de calippo. Calentabas un poco con la mano, apretabas e ibas sacando el helado de hielo poco a poco, para disfrutar de él poco a poco. Son una muy buena opción, sobre todo, para los helados de hielo con base de fruta. Estos que te enseñamos son fáciles de usar, con una tapa para cerrarlos y guardarlos en el congelador sin derrames inesperados, con unos colores muy divertidos y fabricados en silicona flexible y de alta durabilidad.

Receta recomendada: estos polos de sandía y kiwi pero en formato calippo.

Comprar por (17,99 €) 11,99 €

Para helados de yogur

Para helados de yogur

Otro de los helados que se pusieron muy de moda hace un par de años, con la apertura de decenas de cadena y que, aún a pesar de los veranos se mantiene, es lo que conocemos como frozen yogurt o helado de yogur. Para este tipo de mezclas, unos moldes como estos con palo son la mejor opción. Además, puedes utilizarlo también en el horno para brioches o pasteles, con la inversión estará más que rentabilizada, tanto en verano como en invierno. Por su tamaño, son perfectos para estos polos con base de yogur griego y un poco de azúcar, porque la receta no te exige mucho más.

Receta recomendada: helados de yogur con fresas.

Comprar por 8,99 €

Productos destacados
Últimos comentarios

Esta es la opinión de los internautas, no la de hola.com. No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema

Para poder comentar necesita ser usuario registrado de hola.com

Regístrate para comentar