Apoyo, información e investigación, elementos clave para las mujeres con cáncer de mama metastásico

Más allá de celebrar días internacionales, más allá de la enorme cantidad de iniciativas que se han llevado a cabo durante el mes de octubre, hoy queremos prestar atención a ese grupo de pacientes que, por la especial realidad de su enfermedad, luchan por seguir adelante.

Octubre, mes tradicionalmente dedicado al cáncer de mama, concluye dejando atrás un sinfín de iniciativas destinadas a apoyar y dar a conocer la realidad de una enfermedad que en nuestro país alcanza, según los datos de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), más de 27.000 casos diagnosticados al año, ocupando el primer puesto entre los tumores más diagnosticados en España entre las mujeres. 
Si bien es verdad que se trata de una de las enfermedades que presenta uno de los mayores índices de supervivencia, también es cierto que existe un 30% de mujeres con cáncer de mama localizado que evoluciona a metastásico, a lo que hay que añadir un 5-6% de pacientes que ya presentan metástasis en el momento del diagnóstico.

Pues bien, hoy queremos prestar atención a ese grupo de pacientes que, por la especial realidad de su enfermedad (hasta el momento incurable), luchan por seguir adelante. Mujeres, a veces, invisibilizadas y que miran las campañas del lazo rosa un tanto a distancia, pero que, sin embargo, demuestran un gran coraje a pesar del enorme impacto emocional y psicológico que la enfermedad supone no solo para ellas, sino también para su entorno familiar. En este sentido, merece la pena destacar la iniciativa desarrollada por Pfizer bajo el lema Mi vida con cáncer que está destinada, precisamente, a aumentar la visibilidad de las mujeres que viven con cáncer de mama metastásico tanto dentro de la propia comunidad de cáncer de mama como en la sociedad en general:

Loading the player...

 

Los avances en el estudio del cáncer de mama metastásico son evidentes y no solo desde el punto de vista de los últimos tratamientos, sino también en todo lo que tiene que ver con las posibilidades que nos han abierto las nuevas tecnologías para dar apoyo emocional a una paciente de estas características. Para hablar de todo ello, hemos contactado con la doctora Pilar Zamora, adjunta al sevicio de Oncología del Hospital de La Paz de Madrid, para que nos aclare algunas cuestiones en torno a esta enfermedad.

¿Qué es un cáncer de mama metastásico (CMM)?

Es un cáncer que ha traspasado ya el límite de lo local, es decir, el de la mama y de la axila, en general, y que puede afectar a cualquier parte del organismo (pulmones, ganglios, huesos, piel..). Hay, por tanto, ya una enfermedad a distancia de la mama y de la axila (lo que conocemos con el nombre de enfermedad locorregional) en contraposición a lo que llamamos una enfermedad metastásica.

¿Existe un perfil de paciente determinado? 

No. Esta situación se puede dar en cualquier paciente que haya pasado por un cáncer de mama local. En teoría, cualquiera de ellos puede disemirnarse a distancia. Y para eso se aplican los tratamientos (quimioterapia, hormonal…), para reducir el riesgo de que esto pueda ocurrir.
Hay algún cáncer de mama que puede ser más tendente, que puede dar metástasis más fácilmente que otros, pero no hay una edad ni un perfil claro que nos lleve a pensar que una persona que tiene un cáncer localizado vaya a tener una metástasis. Si es verdad que hay factores de riesgo que nos hacen saber si una persona puede tener más riesgos que otra paciente con otro tipo de cáncer. Pero, en definitiva, saber quién va a recaer o quién va a tener una metástasis a largo plazo no lo sabemos.

¿Qué es lo que provoca que una persona pueda desarrollar un cáncer de mama metastásico?

No lo sabemos, depende de la agresividad de la enfermedad local, es decir, del tipo de cáncer de mama. En algunos casos puede depender del tiempo que lleve la enfermedad en evolución, pero, a veces, tampoco depende de eso; en definitiva no se conoce el porqué.

¿Cómo se detecta, cuáles son los síntomas claves para emitir un diagnóstico?

El cáncer de mama puede diseminarse a muchos sitios. A veces, puede ser el pulmón, otras, la piel, la cabeza o los huesos, este último muy frecuente en el cáncer de mama…Dependiendo del órgano afectado aparecerán unos síntomas u otros; muchas veces lo detectamos en una revisión rutinaria. Y sencillamente no ha habido todavía síntomas. Por ejemplo, si afecta al pulmón puede aparecer dificultad para respirar, si afecta a los ganglios podemos notar algún aumento de tamaño de los mismos, si afecta al hueso normalmente se manifiesta con dolores de huesos. En resumen, la sintomatología es muy variable y va a depender del órgano afectado por la metástasis.

mamografia-1zVER GALERÍA

¿Se puede prevenir?

La única prevención es hacer los tratamientos complementarios a la cirugía que estén indicados en cada caso que, normalmente, son: la radioterapia para prevenir la recaída local, la quimioterapia, la hormonoterapia y algunos tratamientos más modernos, como las terapias diana, pero al cien por cien no lo conseguimos, aunque es verdad que lo logramos en un porcentaje alto, de hecho, realmente, pacientes con cáncer de mama metastásico cada día recaen menos, pero todavía queda por hacer.

Es una enfermedad, por el momento, incurable, pero ¿hay tratamientos realmente efectivos que ralenticen el proceso? ¿Falta mucho para que se logre, si no acabar con la enfermedad, al menos cronificarla como ha sucedido, por ejemplo, con el sida?

Es lo que estamos intentando conseguir, y a dia de hoy hay supervivencias muy largas en situaciones de enfermedad metastásica. Es verdad que depende mucho también del tipo de enfermedad metastásica que se tenga, de la localizacion y del tipo de tumor de mama que se tenga. Porque hay tumores, como el HER2, que responden muy bien a los tratamientos, también hay tumores con receptores hormonales positivos con los que también se consiguen supervivencias muy largas. Finalmente, el objetivo es que la paciente viva el mayor tiempo posible y, sobre todo, en la mejores condiciones posibles, y esto se consigue en un alto porcentaje de pacientes hoy día.

¿En qué fase se encuentra ahora mismo la investigación de nuevos fármacos? 

Hay que tener presente que la investigación no se detiene nunca, pero es un proceso muy lento. Cada vez hay más tratamientos para cada tipo de cáncer de mama. Por ejemplo, como he comentado anteriormente, el HER2 es un tipo de cáncer de mama un tanto especial que tiene, hoy en día, muchas posibilidades de tratamiento; incluso los tumores con receptores hormonales positivos, que son tumores que llevábamos años sin tener grandes avances, sin embargo, ahora mismo está a punto de aprobarse en nuestro país un fármaco para este tipo de tumores que va a ser también muy importante en los próximos años. Son pequños avances que nos permiten progresar en la curación de esta enfermedad.

¿Qué problemas afronta una persona en su vida diaria con esta enfermedad?

La paciente tiene que hacer frente a todo tipo de problemas, todos ellos relacionados con una enfermedad crónica que le trae muy a menudo al hospital porque requiere tratamientos, a veces, muy incómodos, con todo lo que ello conlleva. Esto altera tanto su vida social como laboral. Muchas de estas mujeres han tenido que dejar el trabajo, o están de baja. También se ve afectado su entorno familiar y personal. Hay que tener en cuenta que muchas de estas mujeres son mayores, pero otras son muy jóvenes con hijos pequeños, con todo lo que ello implica. 

Por otro lado, estas pacientes necesitan apoyo no solo médico, sino psicológico, fisioterapia…, necesitan muchas cosas y, a veces, no siempre están al alcance de muchas de ellas porque también, por ejemplo, influye donde vivan, no es lo mismo un medio urbano que un medio rural. Hay muchas connotaciones que hacen que el acceso a la asistencia no sea igual de favorable para muchas de estas mujeres que están en esta situación.

¿Cuál es el papel del oncólogo ante una paciente con CMM que vive con la incertidumbre permanente? ¿Y de la familia y amigos que rodean a esta persona?

Tiene un claro papel de terapeuta, de poner el tratamiento, ver la evolución de la enfermedad, tratar de adelantarnos a los problemas que pueden ir surgiendo para tenerlos previstos y tener las soluciones que tenemos a nuestro alcance disponibles. Luego, por supuesto, una labor de acompañamiento que es también muy importante, al margen de que la paciente tenga soporte psicológico por parte de personal entrenado para ello.

Todo se tiene que articular en torno a círculos alrededor del paciente, uno es el sanitario, que es abordado por médico, el oncólogo, el fisiterapeuta o el psicólogo; pero también es muy importante el entorno familiar, que es donde pasa más tiempo. Sobre todo, se trata de estar, acompañar y estar abiertos a las necesidades de la paciente, es decir, escuchar a la paciente. Aportar nuestra disponibilidad, que sepa que estamos ahí, sin que sea agobiante para el paciente.

Es difícil dar un consejo ante un diagnóstico de CMM, ¿pero qué le diría usted a una persona a la que se diagnostica esta enfermedad? 

Que tenga esperanza en que su enfermedad puede ir bien, que puede controlarse, incluso, que puede tener una supervivencia muy larga. Por otro lado, es también importante que confíe en su entorno sanitario. Tiene que tener mucha confianza en su médico y, si no la tiene, buscar otro. Luego, por supuesto, es imprescindible contar con el apoyo de la familia.

Más sobre

Regístrate para comentar