¡Stop resfriados!

Toma nota de los consejos de Meritxell Martí si quieres intentar prevenir los habituales catarros de esta época

Si hay una época del año en la que el número de resfriados aumenta, ésa es el invierno. Una dolencia de lo más habitual. Según las estadísticas, todos cogemos al menos un resfriado una vez al año y la cosa se complica con los más pequeños, pues la cifra aumenta en los niños de cinco a ocho anuales. Son, además, muy fácilmente transmisibles, tal y como nos explica nuestra colaboradora Meritxell Martí, de la Farmacia Meritxell, quien precisa que los resfriados no dependen solo de las estaciones del año, si bien es cierto que con el frío y los cambios bruscos de temperatura son más frecuentes.

Partimos de que los resfriados son infecciones leves debidas a virus, aunque hay más de 200 tipos diferentes. Hay que tener especial atención a estos resfriados por que pueden complicarse, tanto en personas inmunodeprimidas, mayores o niños, como en personas adultas y sanas.

Hay otro problema añadido, y es que los resfriados pueden confundirse con la gripe, una infección debida al virus influenza, mucho más agresivo. Aunque la ventaja frente a la gripe es que existe la vacuna, al estar completamente identificado el virus.

Conoce los síntomas
Cuando nos hemos infectado con algún virus que provoca el resfriado, no aparecen los síntomas inmediatamente, tardan dos o tres días en aparecer. Lo más frecuente es que empiece con un ligero picor en la garganta. Posteriormente aparece la rinitis o goteo nasal y/o taponamiento o congestión, además de estornudos, irritación ocular y tos.

Puede aparece fiebre o no dependiendo de las personas y la importancia de la infección, y es más habitual la fiebre en niños que en adultos. También suele aparecer dolor de cabeza, cansancio y disminución del apetito

La mucosidad en el resfriado suele empezar con un moco claro y acuoso y con el proceso del resfriado se va produciendo más cantidad y más espeso, cambiando el color a más oscuro. La mucosidad es una defensa natural del organismo, para proteger las vías respiratorias

Habitualmente, un resfriado no debería durar más de una semana. El resfriado podría derivar en bronquitis, otitis, sinusitis o hasta neumonía. A diferencia del resfriado, la gripe casi siempre cursa con fiebre aunque sea poca. Es además muy habitual el dolor muscular y óseo. Se sienten escalofríos y sudores, y casi siempre aparece decaimiento, cansancio y pérdida de apetito. Además, pueden aparecer vómitos y diarreas.

¿Se puede prevenir?
Como el resfriado se contagia, y se trata de un virus que se transmite de persona a persona, la mejor manera de prevenirlos es evitar el contacto entre personas “infectadas” o resfriadas.

También se puede trasmitir el resfriado a través de objetos, muy habitual son los pomos de las puertas, interruptores, teléfonos, el volante del coche o los objetos más habituales de los niños, como juguetes o libros.

Es por ello que para prevenir el resfriado, lo más importante es seguir unas normas de higiene básica:

-Hay que lavar a menudo las manos.
-Limpiar las zonas donde se ha estado en contacto, con un desinfectante como los geles antisépticos.
-Usar pañuelos desechables de un solo uso y tirarlos en la papelera cada vez.
-No compartir enseres de higiene o alimentación.
-Cambiar la ropa de cama y toallas a menudo, airear las habitaciones.
-Es preferible que los niños no acudan al colegio durante el resfriado para evitar el contagio con otros niños.

Hábitos de vida sanos

Si tenemos el sistema inmunitario fuerte, seremos mas resistentes a las infecciones. Para ello es importante :

-Evitar los tóxicos, como tabaco o alcohol.
-Dormir las horas necesarias, no menos de 7 horas.
-Hacer ejercicio.
-Mantenerse hidratado.
-Comer equilibradamente, con el aporte necesario de frutas y verduras frescas que ayudarán a conseguir la cantidad de vitaminas y minerales para mantenernos sanos.
-Evitar pasar frío, pues aunque las estadísticas dicen que no es directamente relacionable, los cambios de temperatura bruscos o respirar aire muy frío puede debilitarnos.

Suplementos para evitar resfriarnos o mantener el sistema inmunitario fuerte

  1. Probióticos y prebióticos: Ayudan a mejorar el sistema inmunitario. Aconsejo tomarlos durante diez días al mes, los meses de más incidencia.

  2. Equinacea: Se suele recomendar para prevenir las infecciones y para disminuir el tiempo del resfriado.

  3. Vitamina C: Tiene las mismas recomendaciones que la equinacea, los estudios indican que quizás no previene la incidencia a padecer resfriados pero sí a disminuir la intensidad de estos. Ayuda a mejorar los síntomas de los resfriados y a acortar el tiempo de los mismos.

  4. Vitamina D: Esta vitamina estimula el sistema inmunitario para eliminar bacterias y virus. Realmente los estudios demuestran que las personas con bajos niveles de vitamina D tienen mayor tendencia a contagiarse.

  5. Própolis: Es una de las protecciones que usan las abejas de sus larvas. Actúa como antibiótico natural y de gran efecto para estimular el sistema inmunitario, por lo que servirá tanto como protector como producto natural para su tratamiento. Los activos son los flavonoides naturales que contiene. Tiene acciones antimicrobianas.

¿Y si ya nos hemos resfriado?
No se deben tomar antibióticos, que sólo actuarán frente a las bacterias y no frente a los virus. Los fármacos y otros productos servirán para aliviar los síntomas y reducir el tiempo de la infección. Cuando padecemos un resfriado, al ser causa de un virus, lo ideal es que nuestro sistema inmunitario combata esta infección.

Los fármacos que pueden ayudarnos

Algunos fármacos (sin receta médica) son los que ayudarán a aliviar los síntomas del resfriado.
-Analgésicos y antipiréticos: paracetamol, ibuprofeno o acido acetil salicílico.
-Antitusígeno: dextrometorfano es el más habitual, ya que es eficaz para todos los tipos de tos y en tos nocturna. Ambroxol
-Antihistamínicos: Clorfenamina, difenhidramina, Fenilefrina hidrocloruro, actúa para aliviar los estornudos, el lagrimeo de los ojos y rinitis.
-Cafeína y vitamina C: Activa el organismo frente al cansancio, decaimiento y somnolencia que provoca el resfriado. La vitamina C mejora la respuesta del organismo frente al resfriado

Estos suplementos suelen tomarse cada 8 horas, algunos de ellos se preparan sin cafeína para evitar que desvelen por la noche y poder dormir bien. Es preferible tomar un protector de estómago, ya que tanto los antihistamínicos como los antitusígenos y los antipiréticos pueden afectar al tracto digestivo.

Algunos productos naturales

Homeopatía: Anas Barbarie 200K. Thymulina 9CH. Echinacea 4CH
Equinacea: Ayuda a reducir los síntomas y la severidad del resfriado. La equinacea purpurea parece la más efectiva.
Vitamina C: Ayuda a reducir los síntomas del resfriado y la duración del resfriado. La dosis recomendada es 1 gramo/ día, no es más eficaz tomar mucha más dosis de vitamina C. Se pueden tomar zumos de cítricos con miel, que además ayuda a hacer más fluida la mucosidad.
Caldo: La receta de toda la vida, un caldo vegetal y pollo, ayuda a fluidificar la mucosidad por lo que disminuye la tos, mejorando los síntomas. Al tomarlo caliente, además, ayuda a reconfortar el dolor y malestar.
Zinc: Tomar suplementos con zinc reduce los síntomas y la duración del resfriado. Los laboratorios que elaboran productos con zinc para el resfriado indican que el zinc inhibe la replicación del rinovirus. Este suplemento es recomendable tomarlo durante las primeras 24 horas de los primeros síntomas del resfriado y, así, la duración es menor.
Humidificadores y aromaterapia: La lavanda como el eucalipto o el pino puede ayudar a disminuir la tos, la congestión nasal y fluidificar la mucosidad. Especialmente si se añade en un humidificador que vaporiza los activos volátiles.
Aceites esenciales de limón, clavo, romero o canela, además, son antisépticos. No se pueden aplicar directamente en la piel los aceites esenciales ya que pueden irritarla, también se puede añadir al humidificador.

¿Y cuando ya hemos superado el resfriado?
Depende de la importancia del resfriado pasado, necesitaremos más o menos tiempo para recuperarnos. No es la misma recuperación si hemos tenido que estar encamados que si lo hemos superado sin cambiar nuestros hábitos de vida diaria.

Es importante evitar las recaídas. Para ello, la limpieza en general de toda la casa es imprescindible.

Dieta suave y alto contenido en antioxidantes para recuperar el sistema digestivo, sobre todo cuando hemos estado tomando fármacos o productos para evitar los síntomas, beber mucha agua para mejorar la limpieza del organismo.

Para la irritación cutánea o de la nariz que suelen padecer muchos niños, es aconsejable aplicar un poco de vaselina, pasta lassar o aceite de rosa mosqueta. Aportar un suplemento vitamínico completo, jalea real, própolis o espirulina.

Más sobre

Regístrate para comentar