De princesa a 'princesa': Victoria de Suecia cumple el deseo de una niña con tumor cerebral

La familia de la pequeña viajó cerca de 600 kilómetros para encontrarse con la heredera en su residencia real de Estocolmo

Muchas niñas sueñan con ser princesas. Una de esas niñas es Emilia. Tiene siete años y dos deseos: convertirse en una de ellas por un día y poder conocer algún día a una de carne y hueso. Este jueves cumplió los dos, algo que nunca hubiese imaginado ni ella ni su familia. Junto a sus padres y a su hermana, Emilia recorrió los cerca de 600 kilómetros que separan su ciudad, Skåne, de Estocolmo, para acudir a una cita muy especial: un inolvidable encuentro con la princesa Victoria de Suecia. No es la primera vez que un niño o una niña se sienten como auténticos príncipes o princesas en Palacio. Hace cuatro años, Magdalena de Suecia, hermana de Victoria, cumplió el sueño de varios de ellos con una fiesta de cuento de hadas en el salón de los Espejos del Palacio Real de Estocolmo.

Victoria de SueciaVER GALERÍA

En esta ocasión, vestida como una auténtica princesa con un bonito vestido en tonos morados -su hermana hacía lo propio en azul-, Emilia llegó a la residencia oficial de la heredera acompañada de su familia. Lo hizo muy ilusionada, tal y como ha desvelado la prensa del país, después de que la organización benéfica Min Stora Dag le hubiera permitido cumplir su sueño de conocer a la futura reina. La pequeña no había sido seleccionada al azar, sino que la fundación -con la que la Familia Real sueca está muy concienciada- había estimado que fuera ella la afortunada por su valentía en la lucha que mantiene contra la enfermedad que la aqueja: un tumor cerebral llamado ependimoma.

Victoria de SueciaVER GALERÍA

En palacio le esperaba Victoria de Suecia, muy sonriente y con un recibimiento inmejorable formado por zumo de naranja, té, galletas y pastas. Una auténtica fiesta, sin duda, la que vivió Emilia, que disfrutó de una rica merienda y una tarde de risas y felicidad. "Fue maravilloso poder ver a la princesa Emilia en un ambiente cálido y relajado", comentó sobre la regia experiencia Jennifer McShane, secretaria general de la organización Min Stora Dag, que también estuvo presente durante la visita. Todo eran sonrisas y el rostro radiante de la pequeña así lo reflejaba. Para su encuentro con la hija del rey Carlos Gustavo, no solo había elegido sus mejores galas, sino que también estrenaba bolso, en el que introdujo una carta que tenía pensado entregarle a la heredera. No se olvidó tampoco de llevar consigo su inseparable libro sobre princesas.

Victoria de SueciaVER GALERÍA

"Quería preguntarle a la princesa Victoria qué se siente al ser una verdadera princesa y si, a veces, también tiene dificultades en la vida, a pesar de ser una princesa", comentaba Emilia minutos antes de iniciar la visita, que comenzó en uno de los salones de palacio. La futura reina sueca sacó de dudas a su interlocutora y le explicó, además, detalles sobre su familia y otras curiosidades como cuántas horquillas son necesarias para sostener la tiara en la cabeza o el cuidado que hay que tener cuando suben o bajan escaleras con un vestido de gala. Emilia y su hermana también aprendieron, para su satisfacción, que las pastas se reponen constantemente en palacio.

Victoria de SueciaVER GALERÍA

Antes de despedirse, Victoria de Suecia tenía preparada una sorpresa para su ilustre invitada. De princesa a 'princesa': un bonito carruaje tirado por dos caballos esperaba para llevar a Emilia y a su familia en un recorrido por las calles de Estocolmo. "Lo mejor de este gran día ha sido... todo. Ir al castillo, conocer a la princesa de verdad, ir en coche tirado por caballos y nadar luego en la piscina del hotel", recordaba la pequeña, que puso la guinda perfecta a la jornada con una cena compuesta por hamburguesas.

Victoria de SueciaVER GALERÍA

Por cierto que el mismo día en el que Victoria de Suecia recibía a Emilia en su casa, tenía lugar un acto público al que acudía la heredera junto con sus padres, los reyes Carlos Gustavo y Silvia, su marido Daniel, su hija Estelle y su cuñada Sofía, que regresaba así al trabajo. Se trataba de un concierto de música clásica que se celebró en el Teatro Vasa de Estocolmo. Uno de los detalles que más llamó la atención de la velada fue el hecho de que Estelle ya no llevaba ni muletas ni escayola, y eso que fue hace relativamente poco que sufrió un accidente de esquí en los Alpes.

Haz click para ver el documental de Victoria de Suecia, su capítulo monográfico de la serie Royals. Puedes ver más en la nueva plataforma de vídeo ¡HOLA! PLAY, donde encontrarás programas de cocina, moda, decoración y documentales biográficos de ‘royals’ y ‘celebrities’. ¡No te lo pierdas!

Loading the player...

 

Más sobre