Así será el Bautizo Real de la hija de Victoria y Daniel de Suecia

nullVER GALERÍA

 

Suecia se prepara para asistir el próximo 22 de mayo al Bautizo Real de la princesa Estele. La primogénita de los príncipes Victoria y Daniel recibirá el sagrado sacramento del Bautismo en la iglesia del Palacio Real en una ceremonia oficiada por el arzobispo de Uppsala, Anders Wejryd, asistido por el obispo emérito Lars-Göran Lönnermark y el deán de la catedral de Estocolmo, Åke Bonnier. Un acontecimiento que todos esperan con impaciencia, ya que en el país escandinavo, a diferencia de otras monarquías en las que los bautizos de los miembros de la realeza tienen carácter privado, se consideran una ceremonia de Estado. Y, como en tales ocasiones oficiales, volveremos a ser testigos excepcionales de tradiciones centenarias, del encuentro de ilustres invitados, de la elegancia de las damas reales... del ambiente palaciego.

Para que nadie se pierda, la Casa Real sueca ya ha adelantado el programa del Bautizo Real. Arrancará sobre las 11:00-11:45 horas con la llegada de los invitados al Palacio Real y a la iglesia del palacio; seguirá entre las 12:00 y las 13:00 horas, con la celebración religiosa, y por último de las 13:15 a las 14.30 horas con una recepción en la denominada planta Bernadotte de palacio con la que los reyes obsequiarán a sus invitados. Y ellos corresponderán con donaciones a la fundación creada por Victoria y Daniel de Suecia para impulsar la buena salud y combatir la exclusión de niños y jóvenes de Estocolmo como regalo de bautizo.

Apenas cuatro horas plagadas de tradiciones e historia, como la magnífica pila bautismal de plata. El primer miembro de la familia real que fue bautizado en ella fue el futuro Gustavo III en 1746. Aunque el lugar para los bautizos reales varíe, siempre se usa esta pila bautismal, de 106 centímetros de alto, diseñada a finales del siglo XVII por el arquitecto de palacio Nicodemus Tessin El Joven y construida en Estocolmo por el herrero francés J.F. Cousinet entre los años 1696 y 1707. Otra tradición muy antigua es la de los padrinos. En el bautizo del duque de Småland en 1782 en la iglesia de Palacio se colocan sillas doradas en el coro para los padrinos. Los reyes de Prusia y de Dinamarca no estuvieron presentes en persona, pero sus sillas estaban allí y en ellas se colocaron retratos suyos. Y es costumbre también que sea siempre el arzobispo el que oficie los bautizos reales.

 

nullVER GALERÍA



La histórica pila bautismal
Fue realizada con motivo de la construcción de la nueva iglesia para el palacio Tre Kronor a finales del siglo XVII. Carlos XI encargó una nueva pila bautismal de plata, que sería su regalo para la nueva iglesia. En esa época se intentó comenzar el comercio con la actual Indonesia, pero el único resultado de ese intento fue una partida de plata de la isla de Sumatra. La plata se usó para la nueva pila y fue elaborada en las minas de plata de Sala (en el centro del país). El peso de la plata es de más de 50 kilos.

Nicodemus Tessin El Joven realizó con toda probabilidad el diseño, en colaboración estrecha con el escultor francés Bernard Fouquet, que entonces trabajaba en Estocolmo. El trabajo fue hecho por el herrero francés Fracois Cousinet entre 1696 y 1707, y fue usada por primera vez el 16 de enero de 1746 en el bautizo del príncipe heredero Gustavo.

La iglesia de Palacio
Desde los tiempos de Magnus Ladulås, a finales del siglo XIII, siempre ha habido una iglesia en el palacio de Estocolmo, con sus sacerdotes propios y una comunidad propia que hoy se conoce como “Hovförsamlingen” (Comunidad de la Corte). La actual iglesia de palacio es la tercera sobre la que tenemos conocimiento detallado. La primera muestra de una capilla en el palacio Tre Kronor data de 1824. Entonces, Magnus Ladulås recibió el permiso del papa Martín IV.

Durante el reinado de Juan III, el palacio Tre Kronor vivió grandes reformas. A finales de la década de 1570, el rey se interesó más por la parte del patio exterior, y en la zona norte se construyó la iglesia. Durante buena parte del siglo XVII, la iglesia de Juan III fue usada, y se fue modernizando el interior. Cuando Carlos XI le encargó en 1690 a Nicodemus Tessin El Joven realizar una reestructuración radical del palacio, el ala norte y su fasada contra Norrmalm fueron los primeros. Por ello habría resultado difícil obviar las altas vidrieras de la iglesia, que no cuadraban con una fachada simétrica de palacio. El resultado fue una nueva iglesia en el mismo lugar que la anterior. Después del diseño de Tessin, Burchardt Precht realizó las esculturas. Del techo se encargó Johan Sylvius y de los estucos, el taller de Carlo Carove. Para las paredes del coro superior se encargaron dos murales monumentales de David Klöcker Ehrenstrahl. La iglesia estaba acabada en 1697.

Pero sólo unos meses después, el 7 de mayo de ese año, se produjo el incendio de palacio. Al igual que grandes partes del palacio, la iglesia quedó destruida por completo. Partes del interior pudieron ser salvadas, como las puertas, partes del altar y de los murales, que se encuentran en Storkyrkan (la catedral de Estocolmo). Tras el incendio, la tarea de Tessin fue diseñar un nuevo palacio, tomando como punto de partida el ala norte, cuyos muros aún podían utilizarse. Tessin eligió situar la iglesia de palacio y la Sala del Reino a cada lado de la entrada de la puerta cochera en la colina del castillo en la parte sur del nuevo palacio. De este modo, la iglesia podía extenderse en dos naves y media, consiguiendo una monumentalidad mayor de la que era posible en el anterior lugar. La familia real se mudó con solemnidad el sábado 7 de diciembre de 1754. Al día siguiente, la iglesia fue inaugurada por el arzobispo Henrik Benzelius. Desde entonces, la iglesia se ha conservado sin sufrir grandes cambios.



nullVER GALERÍA



Interior
La iglesia ocupa todo el ancho del ala sur de palacio. El suelo está hecho de mármol de Kolmård y mármol italiano, que fueron colocados a principios de 1751. Sobre el coro principal se ciernen dos genios alados que llevan una cinta con la leyenda “Pro mundi vita” (Por la vida del mundo).

El grupo de genios y sus equivalentes en la tribuna del órgano fueron modelados por Charles Guillaume Cousin. La fachada del altar y los relieves ocupan casi todo el coro superior. El motivo es Jesús en Getsemaní y permanece desde la época de Tessin.

Al norte del altar se encuentra la tribuna real, que tiene su entrada directamente de la planta que originalmente era de lal príncipe heredero Gustavo (luego Gustavo III). El púlpito está ricamente decorado, el predicador está rodeado de nubes, ángeles y cortinas agitadas. El púlpito exigió un trabajo complicado que se hizo entre 1748 y 1752. Los murales del techo fueron hechos por el entonces principal pintor de monumentalidades, Guillaume Taraval. Su parte central representa la ascensión de Cristo.

Cuando la iglesia empezó a ser usada, los zócalos estaban vacíos, aunque la intención inicial era colocar esculturas allí. Las actuales estatuas de los apóstoles de Hans Michelsen fueron donadas por Gustavo VI Adolfo en 1968. Fueron esculpidas, costeadas por la reina Desideria, durante la segunda mitad de la década de 1830 para ser donadas a la iglesia católica de Santa Eugenia en Estocolmo.

Durante la ola de demoliciones al norte de Norrmalm durante la década de 1960, la comunidad de Santa Eugenia se vio obligada a abandonar su iglesia y entonces las estatuas fueron donadas a la memoria del apoyo de las reinas Desideria y Josefina a los católicos de Estocolmo.

Los bancos fueron construidos entre 1695 y 1696 por los carpinteros Hans Herman Steyerwald y George Haupt El Viejo. En la década de 1730 se usaron las puertas para nuevos bancos en la iglesia de Riddarholm, donde se celabraban las misas de la Comunidad de la Corte, a la espera de poder mudarse a palacio. Sólo cuando la iglesia de palacio recibió los nuevos bancos en 1818 se llevaron de vuelta las puertas.

La iglesia de palacio permanece abierta hoy en día cuando hay oficios o misas solemnes los domingos a las once.

Más sobre

Leer más