harald3-gtres

La Casa Real revela el verdadero motivo que llevó a Harald de Noruega al hospital

Dos días después de ser trasladado a un centro médico como consecuencia de unos mareos, un comunicado oficial ha respondido a las cuestiones sobre su estado de salud

by Lara Fernández

El pasado miércoles, el rey Harald de Noruega era hospitalizado en Oslo tras sentir mareos. Tal y como informó puntualmente la Casa Real, el bache de salud sufrido por el monarca no revestía gravedad alguna. Sin embargo, los facultativos que le atendieron en el Hospital del Reino optaron por dejarle ingresado unos días. En un principio se pensaba que recibiría el alta antes del fin de semana, pero al día siguiente la responsable de comunicación del palacio, Guri Varpe, matizaba que no volvería a casa hasta bien entrado el fin de semana. Este viernes, un nuevo comunicado oficial aportaba las últimas novedades sobre el estado de salud del soberano.

VER GALERÍA

De nuevo a través de uno de los canales oficiales de la Casa Real, concretamente la página web de la institución, se informaba de que Harald de Noruega se encontraba mejor, aunque permanecería unos días más en el hospital. No será hasta la próxima semana cuando reciba finalmente el alta hospitalaria. En el citado comunicado oficial se explicaba además la causa que había llevado al Rey al centro médico hace dos días.

Según se desprende del mensaje hecho público, el motivo no era otro que un episodio de vértigos. La Casa Real sí había revelado que el soberano sintió mareos y que ese síntoma provocó su traslado al hospital, pero hasta ahora no había explicado qué fue exactamente lo que ocasionó los citados desvanecimientos. Finalmente, parece que el monarca sufrió una alteración del equilibrio provocada por alguna de las partes del organismo que se encargan de controlar la orientación espacial (oído, vista, tacto, sistema vestibular o áreas determinadas del cerebro).

VER GALERÍA

Lo que no ha variado es el período que permanecerá el rey Harald de baja por enfermedad: dos semanas. Durante este tiempo, su hijo Haakon será quien asuma la responsabilidad y le sustituya. Este viernes, por ejemplo, el heredero se ha encargado de presidir el Consejo del Reino. El lunes, visitará el Consejo noruego para los Refugiados y, dos días después, hará lo propio en Norcem, donde conocerá de cerca el trabajo de la compañía de cemento, así como la manera en la que se almacena el carbono. El resto de la semana transcurrirá entre audiencias y ya el sábado acudirá a los actos de celebración por el 950 aniversario de Bergen.

Esta convalecencia del monarca se suma a la que vivió hace poco menos de un mes. En aquella ocasión -a mediados del mes de diciembre- fue una infección vírica la que le impidió cumplir con su agenda institucional y nuevamente fue el príncipe Haakon de Noruega el que asumió los deberes oficiales de su padre.