El príncipe Hakoon y Mette Marit se han ido a vivir a Londres

Tal y como había anunciado el portavoz de la Casa real noruega, Sven Gj. Gjeruldsen, la pasada primavera, los Príncipes herederos de Noruega y el pequeño Marius, acaban de abandonar Oslo para iniciar una nueva etapa de sus vidas en Inglaterra.
Exámen de Ética
El príncipe Haakon, su esposa, la princesa Mette Marit, y el hijo de ésta, Marius, llegaron a Londres el pasado martes por la tarde (a su apartamento de Earls Court) para iniciar una nueva etapa de formación universitaria que les mantendrá alejados de casa donde durante los próximos doce meses así como, (salvo excepciones) de las tareas de representación de la Casa Real noruega.

Ampliar estudios de Política Internacional
El futuro Rey, licenciado en Ciencias Políticas por una universidad de los EEUU, quiere ampliar sus estudios de Política Internacional, haciendo especial hincapié en los temas relacionados con el desarrollo de las naciones y ha elegido, entre todos los centros del mundo, la Escuela de Economía y Ciencias Políticas de Londres donde asistirá al curso Master of Science Development Studies. Asimismo, Marius irá a un colegio inglés y la Princesa, que acaba de aprobar el examen de Ética en la Universidad de Oslo, a la Escuela de Estudios Orientales y Africanos (SOAS). No obstante, la pareja, aún desde distintas escuelas (ambas entre las mejores del mundo) van a estudiar materias muy similares y muy relacionadas con los temas de Desarrollo y lucha contra la pobreza.

La lucha contra la pobreza
"Es importante para nosotros centrarnos en aquello que da a nuestro rol como príncipes contenido y sentido". El Fondo Humanitario de los Príncipes, el Consejo de Diseño Nórdico y el Consejo para la Salud Psíquica, así como otras cuestiones relacionadas con el desarrollo, son un ejemplo de las áreas que quiero defender".
La elección de los estudios no es, por lo tanto casual. De hecho, ambos hablan con verdadero entusiasmo de sus nuevos proyectos en África (serán apoyados por su Fondo Humanitario), así como sus actividades humanitarias en el terreno de la erradicación de la pobreza.

"No soy perfecta"
"Tengo un gran respeto por el papel que desempeño, pero hace sólo un año que soy princesa y necesito tiempo para sentirme segura en el rol. Tengo que vivir con eso el resto de mi vida y todas las cosas no se pueden llevar igual. Sé que tengo una responsabilidad, pero una no puede siempre ser perfecta o políticamente correcta. No soy perfecta- y no hay persona alguna que lo sea. No todo puede ser siempre tan positivo. - Nuestra perspectiva es que tenemos que estar aquí el resto de nuestra vida".

Más sobre

Leer más