Estefanía de Mónaco, una madre orgullosa y espectacular en la boda de su hijo

La princesa estaba entusiasmada en la boda de su primogénito, Louis Ducruet, y Marie Chevallier

Los protagonistas indiscutibles de este fin de semana en el Principado de Mónaco han sido Louis Ducruet y Marie Chevallier, quienes contraían matrimonio tanto civil como religioso después de varios meses de intensos preparativos y de siete años de idílica relación. Sin embargo, tanto en la ceremonia civil como en la religiosa, celebradas con solo un día de diferencia, no solo ellos han acaparado las miradas. Irremediablamente, los ojos también estaban puestos en Estefanía de Mónaco, quien ejercía en ambas ocasiones de radiante madrina.

Palais-Princier_presse-09VER GALERÍA

En las imágenes oficiales vemos a la hija menor de Rainiero de Mónaco y Grace Kelly muy feliz de poder ser testigo en primera persona de una celebración tan importante. Así, en la foto familiar agarra muy cariñosa a Louis del brazo, orgullosa del "sí, quiero" civil que había dado a Marie Chevallier solo minutos antes. Un sentimiento compartido con su exmarido y padre de su hijo, Daniel Ducruet, también al lado de los recién casados, así como los señores Joubert, la madre de la novia y su padrastro, que han sido recibidos con los brazos abiertos por todos los miembros de los Grimaldi.

A pesar de que le gusta mantenerse en un segundo plano y ha hecho de la discreción su máxima, en esta primera ceremonia, Estefanía de Mónaco brilló con un llamativo mono de color amarillo con el que estaba espectacular y que combinó con un original bolso y una pulsera con una flor idéntica a las del ramo nupcial. Además, a su llegada al Ayuntamiento, no pudo ocultar ni la inquetud ni la emoción que sentía al ver a su hijo dar un paso tan importante. Y es que, tal y como explicó Louis en HelloMonaco recientemente, la princesa estaba "feliz y muy emocionada pero nerviosa y estresada" durante los días previos.

estefaniaVER GALERÍA

La hermana menor del príncipe Alberto y de Carolina de Mónaco también tuvo un papel destacado en la boda religiosa, en la que se vivieron momentos realmente emotivos y románticos. La princesa hizo varias veces uso de un pañuelo de papel para secarse las lágrimas de emoción. En esta liturgia volvió a apostar por el color amarillo, eso sí, prefirió lucir un vestido midi de una tonalidad más suave con bordados en el pecho y falda evasé. 

El entrañable homenaje a Rainiero de Mónaco en la boda de Louis Ducruet

Estefanía de Mónaco tiene una relación muy cercana con sus tres hijos y, además, adora a Marie, su nuera. "Cuando se conocieron, mi madre me dijo que Marie era perfecta, que no la dejara ir", revelaba en una entrevista concedida a Point de Vue, donde reveló también que tanto Estefanía como sus hermanas reaccionaron de la mejor manera posible cuando les contó que iba a pedirle matrimonio a su novia durante un viaje a Vietnam. "Mi madre y mis hermanas lloraron cuando se lo dije y me abrazaron. Fui a recoger el anillo de pedida con mamá y Pauline y en la tienda de nuevo no pudieron contener las lágrimas", relataba.

Loading the player...

Una gran fiesta y fuegos artificiales para culminar el 'sí quiero' de Louis Ducruet y Marie Chevallier

Más sobre