Carlota Casiraghi se estrena en la treintena y lo hace en un momento en el que vive enamorada el director de cine y aristócrata italiano Lamberto Sanfelice. Instalada en Roma y volcada en su hijo, Raphaël, fruto de su amor con el actor de cine Gad Elmaleh, la hija de la princesa Carolina de Mónaco sopla las treinta velas de su tarta convertida en la mejor muestra de las damas Grimaldi. Así ha sido la vida familiar, profesional y amorosa de Carlota Casiraghi.

Loading the player...

Los felices 30 de Carlota Casiraghi y el inesperado giro del destino

Más sobre