Alberto de Mónaco inaugura en nuestro país su fundación en defensa del medio ambiente

La institución tratará de movilizar a los ciudadanos, políticos, científicos y agentes económicos sobre la protección de la naturaleza

Mostrando un firme compromiso a favor de la protección del medio ambiente, Alberto de Mónaco ha visitado nuestro país para inaugurar en España la Fundación Príncipe Alberto de Mónaco, con la que pretende reforzar el papel de la institución en la defensa medioambiental del Mediterráneo. "Juntos podemos salvaguardar el Mediterráneo", ha afirmado durante el acto de presentación que ha tenido lugar en la Fundación Ramón Areces de Madrid.

alberto2VER GALERÍA

El mandatario monegasco ha resaltado que el Mediterráneo es "más que un mar" y el "corazón de muchas acciones", que "une a Europa con África y a Oriente con Occidente". Ha subrayado, además, el papel de este territorio que experimenta un "intercambio permanente" y también se enfrenta a "crisis y tragedias, como las que se están viviendo". "Por delante queda mucho trabajo juntos", ha apuntado.

Loading the player...

El príncipe de Mónaco también ha hecho hincapié en la necesidad de que existan en la zona "estados movilizados y pueblos comprometidos" con la conservación del medioambiente, así como países que cuenten con el "apoyo de la sociedad civil". De esta forma, ha citado a Miguel de Unamuno: "La obra humana es colectiva; nada que no sea colectivo es ni sólido ni durable", ha declarado. Igualmente, ha recalcado la responsabilidad ambiental de los países, poniendo como ejemplo el papel de Marruecos que, a su juicio, se encuentra "a la cabeza en el desarrollo de las energías renovables". "Lo que hagamos hoy será nuestro planeta del futuro. La situación es grave y es necesaria una solución eficaz", ha indicado.

alberto3VER GALERÍA

Así, la Fundación Príncipe Alberto II de Mónaco se pone en marcha en España con el objetivo de hacer frente a las amenazas que afectan al medio ambiente del planeta y promover el desarrollo sostenible. La institución tratará de movilizar a los ciudadanos, políticos, científicos y agentes económicos sobre la protección de la naturaleza, con tres objetivos principales: limitar los efectos del cambio climático y promover las energías renovables; salvaguardar la biodiversidad y proteger los recursos hídricos; y luchar contra la desertificación.

Para conseguirlo, la Fundación apoya las iniciativas de las organizaciones públicas y privadas en los campos de la investigación, la innovación tecnológica y las prácticas sostenibles de los problemas sociales. El pasado 2 de octubre de 2015 la Fundación se comprometió a apoyar a 367 nuevos proyectos por un total de 34,8 millones de euros.

alberto4VER GALERÍA

La Fundación Príncipe Alberto II de Mónaco en España estará dirigida por la exvicepresidenta de Fundación Instituto de Victimología, Carol Portabella Settimo, que ha destacado el papel de dicha institución en el país por varias razones: "Por la proximidad geográfica; por nuestra singularidad medioambiental; por el interés medioambiental que tiene nuestra larga costa; y porque España se encuentra en la vanguardia de Europa con empresas e instituciones públicas en la inclusión del cambio climático en sus políticas", ha apuntado.

- Alberto y Charlene de Mónaco, eclipsados por sus mellizos en una singular entrevista

- Alberto de Mónaco confiesa cómo es la princesa Charlene con sus hijos: 'Una gran madre'

- Los príncipes Alberto y Charlene recorren con sus hijos las calles de Mónaco

Desde su creación, la entidad ha realizado y apoyado más de 340 proyectos, la mayoría de ellos focalizados en tres áreas geográficas prioritarias, donde se promueven y apoyan las iniciativas de proyectos que tengan un impacto positivo sobre las cuestiones cruciales para el futuro del planeta. El Mediterráneo, donde se ponen en marcha proyectos para proteger el rico ecosistema terrestre y marino, frenar la extinción de especies amenazadas y mejorar el acceso a recursos hídricos. Otro de los puntos en donde centra sus acciones es en los países menos desarrollados, que se ven gravemente afectados por la desertificación, la escasez de agua y la deforestación, reciben apoyo por parte de la Fundación, en particular las comunidades del África subsahariana ayudándoles a adaptarse a los efectos del cambio climático. Por último, también prestan apoyo a las regiones polares, que sufren significativamente los efectos del calentamiento global, la contaminación, extinción de especies y amenazas para las poblaciones indígenas.

Más sobre