En ¡HOLA!: Jacques y Gabriellade, los pequeños Príncipes de Mónaco, descubren la nieve en brazos de mamá

Charlene de Mónaco enseña, en un reportaje excepcional, cuánto han crecido sus mellizos y lo feliz que es como madre. La revista ¡HOLA! publica esta semana las imágenes de la Familia príncipesca en la intimidad de sus vacaciones en Lauenen, Gstaad, donde el príncipe Alberto celebró su 58º cumpleaños. La Princesa disfrutó con los niños de sus ojos durante quince días de paseos, picoteo, siesta y juegos de invierno en el cantón de Berna, en Suiza, emtre pastos y vacas, entre montañas y lagos, a 1.050 metros de altitud, para inculcar a los dos futuros esquiadores, de quince meses, su afición a la montaña.

monaco-1VER GALERÍA

La vida de los pequeños Príncipes transcurre en Gstaad entre las rodillas de su madre, paseos en calesa o en la piscina. De la mañana a la noche, la princesa Charlene se ocupa de los mellizos y rara vez se concede un descanso para recibir una lección de esquí o unos tratamientos de spa en su hotel, el Alpina, un palacio de cinco estrellas inaugurado por el príncipe Alberto. Cuando vuelve al lado de los niños se le ilumina el rostro. A ellos también. No hay más que verlos en la piscina armando jaleo para atraer la atención de la Princesa y acabar en sus brazos, y en el agua.

Haciendo malabarismos con su agenda, el príncipe Alberto, que considera un deber "pasar con ellos todo el tiempo posible", a pesar de sus obligaciones de soberano de Mónaco, se reúne con su familia casi todos los fines de semana, aunque el 14 de marzo se quedó un día más para celebrar junto a ellos su 58º cumpleaños. Nada especial: una cena informal con buenos amigos. Dicen que ese día el príncipe Alberto no dejó de hacer fotos a Jacques, riendo a carcajadas, y a Gabriella, bailando para él. Quién tuviera ahora la revista y no perdérselo.

alberto-charlene-3-VER GALERÍA

Más sobre