Beatrice Borromeo, recuperada de su lesión, reaparece en Milán

La periodista italiana y su marido, Pierre Casiraghi, han pasado unas vacaciones invernales entre Suiza y Austria

Con la belleza y elegancia effortless que le caracteriza, Beatrice Borromeo se ha dejado ver por las calles de Milán –ciudad en la que reside junto a su marido, Pierre Casiraghi- acompañada por su madre, Paola Marzotto. Una jornada de compras en la que la periodista italiana parece recuperada de la lesión que hace unos días le obligaba a caminar con muletas.

nullVER GALERÍA

Un abrigo de inspiración militar, unos pantalones vaqueros y unas cómodas Converse all star le han servido a Beatrice Borromeo -que ponía una nota de color en sus uñas y labios- para salir a disfrutar de un paseo por el centro de la ciudad junto a su madre, con la que guarda un gran parecido físico. En su mano la nuera de Carolina de Mónaco llevaba una bolsa de una económica marca de cosméticos italiana.

Pierre Casiraghi y Beatrice Borromeo, segunda luna de miel para recibir el año

Beatrice Borromeo no da pistas sobre su posible embarazo

Una nueva generación Grimaldi a los mandos de Mónaco

Su presencia en la ciudad significa que los días de idílicas vacaciones invernales han llegado a su fin, al menos de momento. En las últimas semanas el matrimonio se había dejado ver en la estación suiza de St. Moritz, en donde su hermana Lavinia y el marido de esta -el presidente de imperio Fiat, John Elkan Agnelli- tienen una residencia de invierno. Tras unos días de descanso y esquí, el matrimonio regresó a Milán, allí fue donde se pudo ver a Beatrice con muletas abandonando el hospital La Madonnina, tal y como recogieron las páginas de la revista ¡HOLA!. Una lesión de la que ahora parece totalmente recuperada, no en vano, días después acudió junto a la familia de su marido a otra estación de esquí, en esta ocasión la favorita de Carolina de Mónaco, Zürs, en Austria.

nullVER GALERÍA

Beatrice y Pierre –que tal y como se pudo ver en las páginas de ¡HOLA! llegó cargado de regalos a recoger a su esposa en el hospital- parecen vivir en una perpetúa luna de miel, después de que este verano protagonizaran dos de las bodas –una civil en Mónaco y una religiosa en Italia- más espectaculares y románticas de todos los tiempos. Desde entonces los rumores de embarazo en torno a la pareja han sido constantes, sin embargo la condesa italiana se ha dejado ver de lo más activa en las pistas de esquí y en este paseo luce su figura habitual.

Más sobre