Aldo Comas, marido de la actriz Macarena Gómez, organiza una despedida de soltero catalana a Pierre Casiraghi

Todos los amigos del novio, incluido Alberto de Mónaco, acudieron a la fiesta en el castillo de Requesens

No ha faltado una memorable despedida de soltero como antesala de una boda (en dos tiempos) por todo lo alto con la que Pierre Casiraghi y Beatrice Borromeo sellarán su compromiso de amor para toda la vida el próximo 25 de julio por lo civil en el Palacio del Principado y una semana después, el 1 de agosto, por la Iglesia en el lago Maggiore en Italia. El novio ha sido fiel a la tradición y ha despedido su soltería a la catalana, en el castillo de Requesens, en Cantallops (el Ampurdán), cerca de La Junquera, arropado por todos sus amigos, incluido a su tío Alberto de Mónaco, según informa el periodista Josep Sandoval para La Vanguardia.

monaco-1-VER GALERÍA

El encargado de organizar la fiesta (sólo para hombres) ha sido Aldo Comas, marido de la actriz Macarena Gómez, que conoció a los hermanos Casiraghi en su época de estudiante en el exclusivo colegio Alpine Beau Solei y que más tarde se integró en su grupo a través de otro amigo común, Andrea Stefanowikz Sabrier, íntimo de Andrea.

La amistad ha crecido con los años hasta el punto de haber compartido algunos de los momentos más importentes de su vida. Aldo y Macarena, que comienza también a ser fija de los eventos relacionados con los Casiraghi, fueron de los únicos españoles, junto a Alejandra Rojas, hija de los Condes de Montarco, que fueron invitados a la boda blanca en Gstaad de Andrea Casiraghi y Tatiana Santo Domingo el pasado invierno de 2014. Además son frecuentes las visitas de Aldo al Principado para practicar su deporte favorito, el paracaidismo, siempre vistiendo los colores monegascos.

macarena-gomez-17VER GALERÍA

El castillo de Requesens, ubicado en la cima de la sierra de la Albera, se convirtió en el escenario de la despedida de Pierre y de los brindis por su felicidad. Algunos de los invitados accedieron a caballo y los demás en vehículos por los tortuosos derroteros que conducen hasta la fortaleza, construida en el siglo XI, reconstruida totalmente en el siglo XIX y en la actualidad abierta al turismo. Para la ocasión fue especialmente acondicionada con los servicios básicos de agua y electricidad.

Cenaron productos típicos de la gastronomía española y concretamente de la catalana, como embutidos, carnes a la brasa y paella, servidos por el restaurante La Cantina, situado en la misma ladera. Durante su estancia en el Ampurdán, el novio y su séquito se hospedaron en el hotel de cuatro estrellas Can Xiquet, en Cantallops, donde el precio de una habitación suite oscila de los 245 (alojamiento y desayunno) a los 325 euros (pensión completa) por noche, mientras que Alberto de Mónaco pudo haberse alojado en la masía de Comas.

requesens-VER GALERÍA

hotel-xin-1VER GALERÍA

Más sobre