La desconocida amistad de Charlene de Mónaco y Julian, hijo de John Lennon

Fue testigo secreto de la Boda Real de la Princesa y las extraordinarias e íntimas fotografías de aquel momento se exponen hasta el 15 de enero en la galería ArtCube de París

Desconocemos si el origen de esta secreta amistad es la música, la filantropía, la fotografía, el propio Alberto de Mónaco… o todo a la vez. Pero sea como sea que empezara, lo cierto es que el cariño que se tienen Julian Lennon, hijo mayor de John Lennon, y la princesa Charlene, aunque poco conocido por la gran mayoría, es muy especial. Tanto es así que Julian Lennon tuvo el privilegio de fotografiar a su amiga la Princesa nada más y nada menos que el día de su boda. Fue testigo secreto de los prolegómenos de sus nupcias y ahora aquellas extraordinarias e íntimas imágenes se exponen (hasta el 15 de enero) en la galería ArtCube de París.

 

Diez minutos. Ese fue el lapso de tiempo que Julian Lennon dispuso para captar a Charlene Wittstock justo cuando estaba a punto de convertirse en Princesa de Mónaco, el 2 de julio de 2011. El artista cuenta a la publicación francesa Point de vue que pasaron por muchos controles de seguridad hasta que por fin llegaron al hotel y que el fotógrafo Patrick Demarchelier con su equipo comenzó hacer su trabajo, mientras él hacía lo propio desde una esquina con su cámara. “Peluquerías, maquilladores, asistentes y ayudantes de asistentes se entregaron totalmente para que Charlene luciera preciosa. ¡Y yo, por supuesto, también intenté hacerlo lo mejor posible!”.

Las catorce impresionantes fotografías encantaron a la Princesa, que en algunas aparecía en un profundo estado contemplativo, en otras un poco temerosa del gran paso que estaba a punto de dar y de la nueva vida que se le avecinaba y en otras decidida y preciosa como bello recuerdo de uno de los días más importantes de su vida. Las fotos se vendieron por primera vez en forma de cajas con fines benéficos a favor de su fundación White Feather, así como también de la fundación Princesa Charlene de Mónaco.

Y ahora, con el nacimiento de los mellizos de Alberto y Charlene de Mónaco, no falta quien se pregunte si tendrá el honor de fotografiar a los bebés reales. Julian Lennon no lo descarta y revela que en una reciente ocasión en la que tuvo oportunidad de mencionar el tema en una cena con el príncipe Alberto, a quien conoce desde hace quince años, la idea pareció agradarle mucho al soberano: “Probablemente no seré el fotógrafo oficial, pero tal vez entre bambalinas… Este ángulo también me interesa mucho”. ¿Se habrán tomado ya esas otras fotos?

Más sobre

Regístrate para comentar