El príncipe Jacques, Marqués de Baux, es el heredero del Principado

A pesar de que nació en segundo lugar, el varón tiene preferencia sobre la mujer en el orden sucesorio

Los príncipes Alberto y Charlene de Mónaco han sido padres de mellizos por lo que, a la hora de designar heredero, se tiene en cuenta lo que indica la ley de mayor uso internacional en materia de sucesión en nacimientos gemelares, que determina que el primogénito es el llegado a la vida en primer lugar, y por la propia ley monegasca, que establece en su artículo 10 (modificado por la ley Nº 1.249 de 2 de abril de 2002) que la Corona recaerá en los descendientes del príncipe reinante por orden de primogenitura, con preferencia del varón sobre la mujer, en el mismo grado de parentesco.

 

 

 

Teniendo en cuenta estas premisas, a pesar de que la niña Gabriella ha nacido en primer lugar, el trono recae sobre el niño Jacques, que nació en segundo lugar. Así se indica en el comunicado que se ha emitido para anunciar el nacimiento de los pequeños: “El príncipe Jacques, Honoré, Rainier será el Heredero. De acuerdo a la costumbre histórica establecida por el tratado de Péronne (1641), recibirá el título de Marqués de Baux (en la Provenza)”.

El nombre que han elegido para el Heredero tiene un cierto significado familiar dado que el tatarabuelo de Alberto (bisabuelo del príncipe Raniero de Mónaco) se llamaba así. Cuando acceda al trono lo hará con el nombre de Jacques II. La niña, Gabriella, será la segunda en el orden sucesorio, tal y como se cita en el comunicado y recibirá el título de Condesa de Carladès (en la Auvergne).

Más sobre