Andrea Casiraghi y Tatiana Santo Domingo celebraron el bautizo de su hijo, Sacha, dos días antes de su boda

Todo estaba listo para la boda: Invitados, recepción y vestido, pero Tatiana Santo Domingo y Andrea Casiraghi decidieron aprovechar su estadía en la hermosa localidad de Gstaad para celebrar otro acontecimiento muy especial, el bautizo de su hijo Sacha, quien ya tiene 10 meses de edad.




El pasado jueves 30 de enero, y a dos días de la celebración de su enlace matrimonial, los orgullosos papás festejaron el bautismo de su hijo en una íntima ceremonia a la que al parecer sólo asistieron ellos y cuatro invitados más: la princesa Carolina de Mónaco, abuela paterna del niño, sus tíos el príncipe Pierre y la princesa Alexandra de Hannover, y Alex Dellal, antiguo amor de Carlota Casiraghi, quienes se cree podrían ser padrinos del pequeño.

Sacha, quien cumplirá un año el 21 de marzo, recibió los nombres de Alexandre, Andrea, por su padre, y Stefano, en recuerdo de su abuelo paterno, Stefano Casiraghi, fallecido en un trágico accidente en 1990.




El bautizo se celebró un par de días antes de la boda religiosa de sus padres, con lo que podría entrar a formar parte de la línea de sucesión al trono.

Cinco meses después de su boda civil en Mónaco, la pareja pronunció su segundo 'sí, quiero', pero esta vez con el glamour de fondo de las montañas nevadas. El viernes comenzaron las celebraciones con una 'fondue party', ayer, sábado 1 de febrero se celebró la ceremonia religiosa la preciosa capilla dedicada a San Nicolás de Myra, y han finalizado hoy con un brunch y lluvia de confeti en el lujoso hotel Palace.

Más sobre