Carlota Casiraghi, cita en el polo con la reina Isabel y la princesa Beatriz

Acudieron a la final de la Copa de la Reina de Cartier en el Guards Polo Club de Egham, una pequeña ciudad situada en Surrey, al sudeste del país

VER GALERÍA


Durante estos últimos meses, Carlota Casiraghi se ha dejado ver en tan pocos actos públicos que podríamos contarlos con los dedos de una mano. Tan sólo disfrutamos de su belleza y elegancia innatas durante el Baile de la Rosa de Mónaco, que se celebró a finales del pasado mes de marzo, y en el clásico encuentro benéfico previo al Gran Premio de F1 que tuvo lugar en estadio Luis II en mayo. Sin embargo, en cada una de sus aparaciones Calorta hace honor a la mítica cita de Julio César "Vine, vi, y vencí", ya que con su sola presencia ilumina cualquier evento, independientemente del motivo por el que se celebre.

Este domingo, el Guards Polo Club de Egham, una pequeña ciudad situada en Surrey, al sudeste de Inglaterra, se vistió con sus mejores galas para albergar la final de polo de la Copa de la Reina de Cartier. A pesar de que la anfitriona fue la reina Isabel II, que acudió acompañada de su nieta, la princesa Beatriz, la que acaparó todos los flashes fue, sin duda, la hija de Carolina de Mónaco. Era un día lluvioso, típicamente inglés, sin embargo, con su sonrisa y ese halo chic que desprende allá por donde va, consiguió que desapareciesen todas las nubes. 
 

VER GALERÍA

 
Debido al mal tiempo, para esta jornada de polo Carlota se decantó por un vestido en tonos azules que combinó con un trench de color beige y sandalias de tiras de color granate. En cuanto al peinado, la sobrina del príncipe Alberto volvió a dar una lección de buen gusto con un recogido informal con un tupé y los mechones de los laterales más sueltos, muy de moda esta temporada, que le aportaba un aire desenfadado al look y dejaba al descubierto unos sencillos pendientes de brillantes.

 

VER GALERÍA



El llamativo color fresa que eligió la soberana británica también destacó por encima de todas las demás invitadas, que se decantaron por colores más suaves. Como en el caso de su nieta, Beatriz de York, que acudió acompañada de su novio, Dave Clarke, y que lució un favorecedor conjunto en el que combinó una falda de original estampado en tonos verdes, con una blusa en tonos crema y zapatos de tacón con plataforma a juego.

Este ha sido un fin de semana intenso para la Familia Real británica, ya que este mismo sábado les veíamos a todos juntos acudiendo al tradicional desfile 'Trooping the Colour' con el que se celebra oficialmente el cumpleaños de la Reina Isabel II, a pesar de que cumplió 87 años el pasado 21 de abril. El de este año ha sido un festejo doblemente importante para ellos, ya que además de homenajear a la soberana se trata de la última aparición en un acto público de la Duquesa de Cambridge antes de que de a luz a su primer hijo, cuyo nacimiento está previsto para mediados de julio.

 

VER GALERÍA


En la final de la Copa de la Reina de Cartier también vimos a numerosos rostros conocidos como a las actrices Sharon Stone y Oona Chaplin, o a la reconocida cantante británica Katherine Jenkins.

More about