El juego en el que Meghan Markle tendrá que dejar ganar a la reina Isabel II estas navidades

Según apuntan varios medios británicos, el príncipe Harry habría advertido a su esposa de que este año se muestre comedida en la reunión familiar que tienen los Windsor cada año en Sandringham

Esta es la primera Navidad que Meghan Markle pasa como duquesa de Sussex y miembro de pleno derecho de la Familia Real británica -el año pasado acudió como prometida gracias a una excepción que hizo con ella la reina Isabel II-. Las reuniones de los Windsor se caracterizan por los bizarros regalos, las excéntricas tradiciones, como la de pesarse antes y después de la cena, los chistes y los divertidos juegos que hacen las delicias de la Soberana, quien esta semana estrenaba por cierto nuevo retrato.

Meghan MarkleVER GALERÍA

La esposa del príncipe Harry parte con ventaja en algunos de ellos, y es que su carrera como actriz le dota de unas habilidades de las que carecen otros miembros de su familia política. Es por eso por lo que el duque de Sussex le ha pedido que durante estos encuentros en Sandringham no haga alarde de sus dotes artísticas y deje ganar a la reina de Inglaterra, una entusiasta de los juegos en familia.

Según apuntan varios medios británicos como Express, el Príncipe quiere que la Navidad junto a su abuela y al resto de los Windsor sea perfecta y por eso ha recomendado a su esposa que no demuestre esa ventaja de la que parte por el hecho de haber sido actriz, y deje ganar así a la reina Isabel II. Y es que uno de los juegos planeados para estas fechas consiste en que la Monarca, quien posee también grandes dotes interpretativas, imita a personalidades, estrellas y líderes mundiales que ha conocido a lo largo de sus viajes, mientras los demás miembros de su familia intentan adivinar de quién se trata.

Meghan MarkleVER GALERÍA

Estas fiestas serán diferentes en el seno de los Windsor. Meghan será casi una veterana en lo que a pasar estas fechas con la Familia Real se refiere, si la comparamos con el pequeño Louis de Cambridge, el tercer hijo de los duques de Cambridge, que vivirá su primeras navidades, al igual que Doria Ragland, la madre de Meghan, que ha sido invitada personalmente por la reina Isabel II de Inglaterra para sumarse a las celebraciones. También serán distintas porque serán las últimas que los duques de Sussex pasen en Kensington. Coincidiendo con el nuevo año, la pareja se mudará a Frogmore Cottage, en los terrenos de Windsor, donde esperarán la llegada de su primer hijo en común, por lo que esta será además la última navidad antes de ampliar su familia.

Esta semana precisamente, la duquesa de Cambridge hablaba, por primera vez, del embarazo de Meghan, y se mostraba "absolutamente emocionada". "Es un momento tan especial para tener niños pequeños... Un primo para George, Charlotte y Louis ¡es realmente muy especial!", reveló durante el acto que realizó en la Universidad de Leicester.

La duquesa de Cambridge se pronuncia sobre el embarazo de su cuñada

Más sobre