Se celebrará el 12 de octubre en el Castillo de Windsor y durará dos días

Las invitaciones de boda de Eugenia de York confirman lo esperado... ¡Será un 'fiestón'!

La etiqueta que se requiere es más formal que la que pidieron los duques de Sussex

Cada detalle que se conoce del enlace de Eugenia de York y Jack Brooksbank apunta a que será una celebración que poco tendrá que envidiar a la de los duques de Sussex, por mucho que la de Harry y Meghan se considere ya en el Reino Unido la “boda de la década”. Dos días de fiesta, un listado de invitados más grande de lo esperado y una amplia presencia de celebrities son algunas de las pistas que indican que la novena en la línea de sucesión al trono británico está organizando grandes fastos. ¿Lo último? La pista que dejan sus invitaciones de boda.

eugenie-york-cpVER GALERÍA

“Su Alteza Real el Duque de York, Caballero de la Orden de la Jarretera, y Sarah, Duquesa de York, tienen el placer de solicitar su compañía en la boda de su hija Su Alteza Real Princesa Eugenia de York con Mr. Jack Brooksbank en la Capilla de San Jorge del Castillo de Windsor el próximo viernes 12 de octubre a las 11:00 de la mañana, seguido de una recepción en el Castillo de Windsor”. Hasta aquí ninguna sorpresa en una invitación coronada por la Orden de la Jarretera y que ha revelado la edición estadounidense de Vanity Fair, sin embargo, al final de la página hay una sorpresa.

La etiqueta que se solicita para acudir a la boda real es más formal que la que Harry y Meghan eligieron. Es decir, el pasado 19 de mayo los hombres podían vestir con uniforme militar, chaqué o traje, de este modo hubo invitados como David Beckham que fueron con chaqué, impecable por cierto, y otros, como George Clooney, que lució su porte "hollywoodiense" con la apuesta menos formal, un traje.

eugenie-yorkVER GALERÍA

El próximo 12 de octubre todos tendrán que vestir chaqué, aunque está por ver si el príncipe Andrés, vicealmirante de la Royal Navy, lleva a su hija al altar vestido con uniforme, un detalle que se espera aunque no ha sido confirmado. En el caso de las damas no hay ningún cambio, así que se espera de nuevo un espléndido desfile de colores, tocados y sombreros.

La incógnita de las invitaciones

Mientras que el Palacio de Kensington se encargó de revelar las invitaciones de boda del príncipe Harry y, entonces, la señorita Meghan Markle, en este caso la invitación de Eugenia y Jack ha comenzado a circular sin aclarar más detalles. Por ejemplo, los duques de Sussex pidieron para sus tarjetas tinta americana en papel inglés y que sus bordes fueron bañados en oro.

eugenie-york-kpVER GALERÍA

En ese caso se comunicó que habían salido de los talleres de Barnard y Westwood, quienes tienen órdenes reales de la Reina y el Príncipe Carlos. Esta firma viene realizando invitaciones reales desde 1985 pero de momento tampoco se ha aclarado si han sido ellos los que han confeccionado las 850 invitaciones (250 más que en la boda de Harry y Meghan) que se han envidado para el próximo 12 de octubre. 

La boda no termina aquí

Esta invitación sería, por así decirlo, la formal. Es la que convida de la celebración religiosa y la recepción posterior en el Castillo de Windsor, sin embargo, los medios británicos aseguran que la boda se convertirá en uno de los pocos enlaces Windsor que duran más de un día. Desde mediados de agosto medios británicos como Daily Mail advierten que al caer la tarde los invitados se trasladarán al Royal Lodge, la residencia oficial de los duques de York a menos de 5 kilómetros del castillo, para una velada de etiqueta. Hasta aquí, se planea algo similar a lo que vimos en la boda de los duques de Sussex, que con las luces de la tarde pusieron rumbo a Frogmore House, a bordo de ese espectacular Jaguar de 1968, y con un cambio de vestuario de los que quitan la respiración.

frogmore-gtresVER GALERÍA

Sin embargo, “Eug y Jack”, como los llama la prensa británica, podrían estar organizando una fiesta, más bien un festival, para el día siguiente, el sábado 13 de octubre. El The Sunday Times publicó que los novios y sus invitados disfrutarán de una cita, también en la residencia York, con coches de coche, atracciones de feria, juegos tradicionales, puestos de comida y una gran carta de cócteles. Los novios parecen soñar con una fiesta temática que recuerda a uno de los muchos festivales musicales que se organizan en verano en la campiña inglesa y para ello habrían contratado al profesional que organizó la boda de los Beckham en 1999.

Más sobre

Regístrate para comentar