El menú, la mesa... Así fue la romántica cita de los Duques de Sussex en Dublín

Harry y Meghan almorzaron en Delahunt, uno de los restaurantes más conocidos de Dublín

Los Duques de Sussex han vivido en Irlanda dos días muy intensos en los que han tenido una apretada agenda llena de compromisos. Ha sido su primer viaje internacional desde que se dieron el 'sí, quiero' y sabían que todas las miradas iban a estar puestas en ellos, examinando al milímetro cada detalle, cada anécdota... Harry y Meghan no perdieron la sonrisa en ningún momento y se mostraron muy cercanos, cómplices y espontáneos, pero también han querido dedicarse un tiempo para ellos mismos y disfrutaron de una cita solo para dos en Delahunt, uno de los restaurantes más conocidos de Dublín.

Los Duques de Sussex, romántica cita para dos en DublínVER GALERÍA

- Una broma, una polémica y un halago… Así fue la noche de los duques de Sussex en Dublín

Foto a foto, la secuencia del niño que quería tocar a una princesa

El local, ubicado en Camden Street, cerró al público para que pudieran estar tranquilos, ya que eran conscientes del revuelo que podían causar con su presencia si había más comensales. La gerente de Delahunt, Grace Davis, ha contado a la revista Vanity Fair que los recién casados hicieron hace tiempo la reserva y habían solicitado previamente el menú que iban a compartir, firmado por platos tradicionales elaborados con ingredientes de temporada. Así, la pareja se sentó en una mesa situada en un acogedor rincón en la parte trasera del restaurante y compartió medio litro de cerveza Guinness, aunque el Príncipe tomó una Coca-Cola. Para comer, salmón ahumado de entrante y, como plato principal, merluza para ella y cordero para él. "También habían planeado tomar postre, pero dijeron que estaban demasiado llenos", dijo Davis. 

Harry y Meghan disfrutaron de este momento de paz y tranquilidad después de pasar la mañana visitando Croke Park y Trinity College, donde se reunieron con una multitud de personas que estaban deseando poder darles una calurosa bienvenida. "Se mostraron cariñosos y se les veía muy felices juntos", afirmó la gerente del restaurante irlandés de estilo contemporáneo situado en un edificio histórico victoriano ubicado en la calle Camden de Dublín.

A pesar de respetar su privacidad, los trabajadores del local se hicieron una foto con ellos cuando terminaron de almorzar y la compartieron orgullosos en sus redes sociales, donde presumieron de haberles tenido como clientes. "¡Qué honor servir al Duque y a la Duquesa de Sussex! ¡Gracias, Harry y Meghan! Cuando llegó el Príncipe, dijo en la cocina que había escuchado que servíamos la mejor comida de Irlanda. El chef estuvo de acuerdo, pero también dijo que no éramos imparciales", escribieron en su perfil personal de Instagram. "¡Nuestra mejor mesa para una ocasión especial! Todo listo para un servicio real", publicaron junto a una foto de la mesa en la que pueden verse los platos, la cubertería y los vasos que utilizaron los Duques.

Su visita despertó una increíble expectación y es probable que muchos se enteraran de que estaban almorzando en Delahunt. De hecho, tal y como puede verse en un vídeo que han compartido en su perfil personal, al salir les esperaba muchísima gente que, una vez más, les demostró su cariño y no dejó de gritar sus nombres. Harry y Meghan se fueron en un coche tipo todoterreno de color azul marino, no sin antes saludarles y regalarles la mejor de sus sonrisas en agradecimiento por el viaje tan especial que han vivido estos días.

Más sobre