Retiran el reconocimiento real a la firma que suministraba lencería a Isabel II desde hace 57 años

La firma 'Rigby & Peller' perdió el sello después de que su antigua dueña publicara sus memorias con alguna anécdota de sus visitas al Palacio de Buckingham

Las Royal Warrants, o sellos de reconocimiento real, son un distintivo que tienen algunas firmas y negocios que indica que son proveedores de la Reina de Inglaterra, del Duque de Edimburgo o del príncipe Carlos. En el Reino Unido esto es un valioso distintivo y un sinónimo de calidad que las empresas exhiben con orgullo. Una de ellas, la que suministraba lencería a la Reina, lo acaba de perder después de que su antigua dueña publicara en sus memorias algunas anécdotas de sus visitas al Palacio de Buckingham, entre ellas cómo tomaba medidas a la soberana.

rigby-pellerVER GALERÍA

La firma Rigby & Peller contaba con el sello de reconocimiento real después de haber suministrado ropa interior a Isabel II durante 57 años, un periodo de tiempo en el que Diana de Gales y la princesa Margarita también usaron prendas de esta marca de lujo británica. Sin embargo, esta confianza se ha perdido. Según ha publicado The Daily Telegraph la Casa Real ha retirado el sello a la firma por la autobiografía que June Kenton publicó el pasado marzo.

June Kenton –dueña de la firma desde 1982 hasta 2011 y que lanzó sus memorias bajo el título Storm in D-Cup (Tormenta en una copa D)- cuenta al citado medio que después de la publicación de su libro recibió una carta del Lord Chamberlain en el que se le informaba que la pérdida del reconocimiento real se haría efectivo a partir del 2018. “Nunca pensé cuando estaba escribiendo el libro que molestaría a nadie. He tenido la orden real durante tanto tiempo que nunca imaginé que esto sucedería", afirma la mujer de 82 años.

libro-lenceriaVER GALERÍA

Efectivamente cuando se busca en la web la asociación de las empresas que cuentan con la garantía real el nombre de la compañía fundada en 1939 por una refugiada de origen húngaro ya no aparece. En este sentido el director de la Royal Warrant Holders Association, Russell Tanguay, confirmó que ha perdido el sello y por tanto tendrá que retirar el emblema de sus establecimientos y publicidad.

No te pierdas esta guía de 'shopping’ por las tiendas que lucen con orgullo los sellos que indican que son proveedoras de la monarquía británica

“Nunca he difundido nada personal sobre ninguno de mis clientes, nunca lo haría. El libro no contiene nada travieso”, asegura Kenton a la vez que explica que si no incluyera su trabajo con la Reina habría un agujero en su biografía. "Es muy triste para mí que no les haya gustado y me resulta muy difícil de aceptar. Es horrible y un verdadero shock", añade.

diana-lenceriaVER GALERÍA

Entre las anécdotas que detalla el medio están cómo tomaba medidas a la Reina, a medio vestir y con sus perritos corgis presentes en la sala, o que Diana de Gales aceptaba póster de modelos en ropa interior o trajes de baño para regalárselos a Guillermo y Harry. La experta en lencería también contó que ayudaba a elegir los bañadores a Diana y que reconoció alguno de los modelos que ella le recomendó cuando salieron las fotos de la Princesa a bordo del yate de Dodi Al Fayed.

Su hija y representante Jill Kenton asegura en redes sociales que están en medio de una tormenta y puntualiza: “Algunas personas creen que el libro de mi madre lo ‘cuenta todo’ y ‘aparentes’ detalles íntimos de la Reina, cuando en realidad es solo una especie de memoria de su camino desde que es una niña. La Reina formó parte de esta historia y no estoy segura de qué ‘secreto’ se ha revelado”.

Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más