Los ‘trapos sucios’ de los Duques de Cambridge

Durante una cena de gala preparada por cinco chefs con estrella Michelin, el matrimonio hizo toda una revelación de lo que se 'cuece' en su cocina

Dice el refranero español que los “trapos sucios” se lavan en casa… ¡En las reales parece que no! Los Duques de Cambridge, siempre naturales y espontáneos, han dejado una simpática muestra de ello en su último acto de gala. Hagan sus apuestas: ¿Quién es el mal cocinero del matrimonio?

A priori podríamos pensar que el que menos destreza tiene en los fogones es Guillermo de Inglaterra, si consideramos que un Príncipe nacido en Palacio ha contado con frecuencia con un servicio de cocineros. Sin embargo, hay que recordar que durante sus años universitarios, y tras su estancia en la residencia de estudiantes St. Salvators Hall el nieto de la Reina vivió como un estudiante más en un piso compartido, precisamente con la duquesa Kate y, según han contado, con su mejorable cocina.

Los Duques de CambridgeVER GALERÍA

Esta revelación salió a la luz durante una cena de gala que tuvo lugar Norkfolk para recaudar fondos para el hogar infantil de East Anglia. El banquete de la velada organizada por los Marqueses de Cholmodeley contaba con un menú especial de cinco platos preparados por cinco chefs con estrellas Michelin y, claro, las comparaciones son odiosas.“El Príncipe tiene que soportar mis comidas la mayoría de las veces", dijo con humor la Duquesa agradeciendo a los cocineros el respiro que esa noche le darían al estómago de Guillermo. “Esa es la razón por la que me mantengo tan delgado”, bromeó el Príncipe en alusión a las habituales recetas de su mujer.

Los Duques de Cambridge y su romántica estancia en el lugar donde se enamoraron

Conocemos a los Cambridge a través de la decoración de su casa

Así fue la última cita a solas de los Duques de Cambridge

Continuando con el refranero, dicen que “no hay mal que por bien no venga” y Guillermo de Inglaterra ha sabido sacar el lado positivo del asunto. Además hay que reconocer que él ya sabía bien de la “destreza” de la Duquesa en la cocina, no en vano antes que pareja fueron amigos y compañeros de piso en St. Andrews, el lugar en el que se enamoraron mientras acudían a la universidad y en donde seguro compartieron más de una cena.

Más sobre