El momento más esperado del viaje de los Duques de Cambridge: 24 años después, la imagen se repite

El recuerdo de Diana de Gales está estos días más presente que nunca en el recuerdo (y en la agenda) de los Duques de Cambridge. Su gira de una semana por la India y Bután nos trae inevitablemente a la memoria aquel viaje que Diana y Carlos de Inglaterra emprendieron hace 24 años, una de sus últimas visitas al extranjero antes de anunciar su separación. Ahora, el príncipe Guillermo y su esposa, la duquesa Catherine, han seguido los pasos de la fallecida Diana por la India, y ahora han protagonizado la que probablemente era la imagen más esperada de su viaje: el posado frente al Taj Mahal, exactamente igual que lo hizo la princesa Diana hace casi un cuarto de siglo.

taj-VER GALERÍA

diana-gales-5-VER GALERÍA

Este sábado por la mañana, los Duques tomaban tierra en la localidad de Agra, India. Dejaban atrás dos días de visita por Bután y otros cuatro recorriendo los rincones más simbólicos de la India, pero aún les quedaba esta última parada antes de volver a casa. El príncipe Guillermo y su esposa han cerrado su viaje en el icónico Taj Mahal, y allí han rendido tributo a la Princesa de Gales "emulando" aquella mítica fotografía.

Los Duques de Cambridge siguen la senda de Diana de Gales

Catherine, la duquesa ‘valiente’

El esperado encuentro de los Duques con sus 'gemelos'

Memorias de la India de los Duques de Cambridge

taj5-VER GALERÍA

Lejos de intentar huir de las comparaciones evitando una imagen demasiado parecida, parece que los Duques han optado por considerar esta visita un bonito homenaje a la madre del príncipe Guillermo, y han posado en el mismo banco en el que ella se sentó hace 24 años. Incluso la posición de la Duquesa, con las rodillas ligeramente inclinadas y las manos apoyadas sobre sus piernas, es prácticamente idéntica a la postura que adoptó la princesa Diana.

tajcordon-VER GALERÍA

Misma pose y mismo escenario, sí, pero la situación no podía ser más distinta. Aquella imagen que las cámaras captaron en febrero de 1992 mostraba precisamente la soledad de la princesa Diana, que posó sentada en un banco frente a este monumento considerado símbolo del amor eterno sin la compañía del príncipe Carlos, que mientras tanto cumplía sus propios compromisos oficiales por separado. Todo lo contrario a lo que hemos visto en esta ocasión.

Los Duques de Cambridge y sus miradas que lo dicen todo​

Los Duques de Cambridge se encuentran finalmente con su 'mayor' admirador en la India

El príncipe Guillermo se apunta a la Fórmula E

Enamorados, cómplices y sonrientes. Así han llegado al Taj Mahal los Duques de Cambridge, demostrando su compenetración incluso en su forma de vestir, con unos 'looks' bastante conjuntados en blanco y azul. Padres de dos niños, el príncipe George y la princesa Charlotte, los Duques atraviesan un momento muy dulce que se refleja perfectamente en las instantáneas. La viva imagen del amor y la felicidad.

taj2-VER GALERÍA

Los looks de la Duquesa de Cambridge y la princesa Diana

Durante su visita de siete días por Bután y la India, la Duquesa de Cambridge no ha dejado al azar ninguna de sus elecciones de vestuario. Manteniéndose fiel a su estilo, Catherine ha sabido adaptarlo perfectamente y darle ese toque exótico que este viaje pedía a gritos, con colores intensos y estampados animando sus outfits, algo que también hizo la princesa Diana en su día. Ambas consideradas iconos de estilo, encontramos similitudes y diferencias en sus looks escogidos para visitar el Taj Mahal. Las dos han optado por la falda a la altura de la rodilla, aunque la madre del príncipe Guillermo prefirió dos piezas (parte superior en blanco e inferior en violeta, a juego con los zapatos) mientras que la Duquesa se ha decantado por un vestido blanco con estampados étnicos de color azul que ha combinado con tacones en nude. Además, Catherine ha lucido los brazos al aire, al revés que Diana, que se puso una chaqueta roja para protegerse del frío y dar a su estililsmo un aire aún más colorido. Las dos llevan gafas de sol, pero no es el único "complemento" en el que coinciden: en sus manos lucen exactamente el mismo anillo, un espectacular zafiro de 18 kilates rodeado por 14 pequeños diamantes, la joya que Guillermo entregó a su esposa con motivo de su compromiso y que resultó ser la misma pieza que el príncipe Carlos entregó a Diana de Gales en 1981.

Más sobre