El bautizo ‘retro’ de Charlotte de Cambridge

La Duquesa llevó a la pequeña gran protagonista en un cochecito 'vintage' que usó la reina Isabel para sus hijos pequeños, las damas se decantaron por conjuntos de aire años 50 en un nuevo homenaje al pasado, el príncipe George lució un trajecito casi idéntico al que llevó su padre hace más de tres décadas… hasta la niñera española se unió a la temática 'revival' y vistió un uniforme de estilo años 20

Un halo retro enmarcó el bautizo de la princesa Charlotte. Desde los principales protagonistas hasta el último invitado han participado de una u otra manera en este homenaje al pasado. Desconocemos si se ha tratado de una bonita coincidencia o de un efecto buscado y premeditado, pero el resultado ha sido muy evocador.

bautizo-2VER GALERÍA

La propia Duquesa de Cambridge centró toda la atención con un vestido-abrigo de Alexander McQueen y un tocado de Jane Taylor, todo de color márfil, que recordaba a décadas pasadas, potenciaba el estilismo revival el cochecito vintage de Millson que empujaba. El mismo carrito de bebé que fuera usado por la reina Isabel para sus hijos los príncipes Andrés y Eduardo en la década de 1950 y en el que en este día histórico viajaba la princesa Charlotte.

Por supuesto la pequeña también hizo su particular guiño al pasado. Charlotte de Cambridge lució para el gran acontecimiento el mismo vestido de cristianar que en su día llevó su hermano mayor en su propio bautizo en 2013. Una delicada creación de encaje que es una réplica del largo faldón, blanco con adornos en batista, que vistieron los hijos de la reina Victoria en 1841 y usado por un récord de 62 bebés, incluida la reina Isabel, el príncipe Carlos y el príncipe Guillermo.

bautizo-3VER GALERÍA

Tampoco el príncipe George quiso faltar al recordatorio de otros tiempos, muy queridos y añorados, e hizo las delicias de todos con un conjunto de Rachel Riley, casi idéntico al que el príncipe Guillermo llevaba treinta años atrás cuando fue a visitar al entonces recién nacido príncipe Harry en el hospital.

Pippa Middleton, epítome de elegancia, se volvió a conjuntar con la Duquesa de Cambridge, al igual que hiciera en el bautizo del príncipe George, y también rescató la moda de varias décadas atrás. La hermana de la Duquesa lució para la ocasión un vestido-abrigo de Emilia Wickstead, con bolsillos de adorno y cuello alto. Para coronar este look años 50, Pippa eligió un llamativo sombrero pastillero de encargo, con organdí y detalle de plumas desnudas, de la sombrerera Jane Taylor.

invitados-3VER GALERÍA

No ha escapado la niñera del príncipe George, María Teresa Turrion Borrello, a la aureola retro del bautizo. La nanny española, que ha formado un fuerte vínculo con los Cambridge en los últimos dos años, hasta el punto de hacerse cargo de comprar la primera puesta de ropa que la princesa Charlotte luciría para su primera aparición pública y sus primeros retratos oficiales con su hermano mayor, ha rememorado los años 20 con un uniforme al que no le faltaba bombín ni zapatos de cordones de corte masculino. Los tocados de madrinas e invitadas también combinaron con la temática de época. Y la Duquesa de Cornualles, muy elegante con un vestido azul cielo y gran pamela, rememoró el momento más emblemático de la historia del cine cuando un golpe de viento le levantó la falda a lo Marilyn.

bautizo-1VER GALERÍA

También la iglesia St. Mary Magdalene, uno de los más representativos edificios de carrstone (algo así como caliza), cuya planta actual se remonta al siglo XVI, recordaba a otros bautizos reales allí celebrados como los del rey Jorge VI (10 de febrero 1896); de la princesa Mary (7 de junio 1897); del rey Olav V de Noruega (11 de agosto 1903); del príncipe Juan (3 de agosto 1905), y de la princesa Eugenia de York (23 de diciembre 1990). Pero el que latió en los corazones de todos, al son del protagonizado por la pequeña Princesa de Cambridge, fue el de la princesa Diana.

Más sobre