La reina Isabel combate la crisis cultivando sus propias hortalizas

La Soberana presidió ayer el colorido desfile 'Trooping the Colour' en Londres, que coincide con la celebración oficial de su 83º cumpleaños

Ante la crisis mundial, todos intentamos apretarnos el cinturón y así poder ahorrar cuanto podamos. Parece que Isabel II quiere también predicar con el ejemplo en Inglaterra y ha tomado algunas medidas. Según las últimas informaciones, la Reina ha reservado un pequeño terreno en los jardines de Buckingham para dedicarlo única y exclusivamente al cultivo de verduras y hortalizas. Se trata de una costumbre muy arraigada en los británicos, que nace durante la Segunda Guerra Mundial, cuando los ingleses comenzaron a cultivar en sus propios jardines este tipo de productos ante la carestía de alimentos.

Además de ser una medida para hacer frente a la recesión, se trata de una forma de cuidar el medio ambiente así como de poder consumir alimentos que han crecido sin necesidad de productos químicos. Al parecer, un portavoz de la Casa Real ha señalado que "se ha utilizado líquido de algas para alimentar a las plantas y ajos contra los pulgones. Todo será consumido en el Palacio". Y los habitantes de Buckingham ya han podido degustar sus primeros productos. Según ha informado el diario The Observer, la semana pasada, con motivo del cumpleaños del Duque de Edimburgo, se sirvieron unas fresas que venían directamente de la nueva área de cultivo. 

 Además de fresas, se cultivarán tomates, judías, cebollas, zanahorias y puerros, entre otros. Pero la Reina de Inglaterra no es la única que se ha sumado a esta inicitavia. Al otro lado del océano, Barack y Michelle Obama han reservado un pequeño recinto en los jardines de la Casa Blanca (Washington) para su propio huerto. De hecho, ha sido la Primera Dama en persona la encargada de allanar el terreno y plantar las semillas, siempre en compañía de alumnos de colegios de la zona. 

Un fin de semana de celebraciones

Aunque cumplió 83 años el pasado 21 de abril, la tradición establece que los festejos oficiales con ocasión del aniversario del monarca coincidan con el colorido Trooping the Colour, que data de 1748 y que, un año más, reunió ayer a la Familia Real inglesa. Este tradicional acto busca honrar a los monarcas independientemente de la fecha de su nacimiento. Acompañada por su marido, el Duque de Edimburgo, la Reina se trasladó hasta su residencia londinense en carruaje. Los príncipes Guillerno y Harry, ambos con uniforme militar, seguían a la comitiva en otra carroza, que compartían con la Duquesa de Cornualles.

Miles de personas se concentraban junto a la avenida de The Mall, que conduce al Palacio de Buckingham, para contemplar el desfile de los 1100 soldados y los 300 jinetes. Los miembros de la Familia Real que asistieron siguieron desde el gran balcón de Palacio la demostración aérea del cuerpo de los Flechas Rojas. Una vez finalizado, la Soberana ofreció una recepción oficial en el Palacio de Buckingham.

Más sobre

Regístrate para comentar