Todo vuelve a su cauce. Y es que, según la prensa inglesa, el príncipe Guillermo ha decidido enviar una carta en la que pedirá disculpas al aristócrata que lo acusó de comportarse en la carretera como un ‘inconsciente’, tras el incidente automovilístico en el que ambos se vieran involucrados: una persecución al coche del futuro Príncipe de Gales por exceso de velocidad cuando el Conde conducía por un camino de grava de su propiedad, en los alrededores del parque de Cirencester.

Desde el percance del pasado sábado por la tarde, el conde Bathurst, espera, tal y como revelaron ayer los diarios británicos, una explicación y una disculpa del joven Príncipe. Su padre, el príncipe Carlos, amigo personal del Conde, ya lo ha hecho. Llamó por teléfono, muy apesadumbrado, para disculparse por el incidente. Una llamada que obtuvo por respuesta una seria regañina. "Espero que le diga a su hijo cuáles son las reglas que tiene que seguir en el futuro. Condujo de manera temeraria, realmente no debería hacerlo a esa velocidad, más del doble de la permitida. Pensé que era un joven inconsciente y me molestó mucho", le dijo Bathurst.

Lo justifica el protocolo
El episodio, ocurrido una semana antes del 21º cumpleaños de Guillermo, sucedió después de que el Príncipe jugara un partido de polo con su padre en el Club de Cirencester, donde su equipo de Highgrove perdió 4-3 contra los Lovelocks. Tras lo cual, Guillermo salió a toda prisa de allí para llegar en poco tiempo al estado de Highgrove, donde, atendiendo a rumores, había quedado con su amiga Jessica Craig, invitada a su fiesta de cumpleaños y, según algunos informadores, su novia.

Más sobre

Leer más